Traducido por SOTT.net en español


El Departamento de Justicia (sic) de Estados Unidos levanta cargos y sentencia a inocentes rutinariamente con crímenes falsos y fabricados que ni siquiera se hallan en los libros de estatutos. El destacado fiscal de defensa y defensor de derechos civiles, Harvey A. Silverglate, publicó un libro el año pasado, Tres Crímenes al Día: Cómo los Federales Hacen Blanco de Inocentes, que prueba contundentemente que hoy, en los Estados Unidos de "la libertad y la democracia", tenemos castigo sin crimen.

El mismo Departamento de Justicia (sic), que de modo rutinario culpa y hace a un lado a los inocentes, argumentó en una Corte Federal el 8 de noviembre que el gobierno de EEUU, si lo aprueba el presidente, puede asesinar a quien desee, ciudadano o no ciudadano, a voluntad. Lo único que necesita es que el gobierno declare que sospecha que la persona o personas asesinadas son una "amenaza", sin evidencia, cargos, juicio, sentencia de jurado o cualquiera de los procesos requeridos por la constitución de EEUU,

El Departamento de Justicia (sic) de EEUU incluso le dijo al Juez de Corte Federal de Distrito John Bates que la Judicatura de EEUU, antes una rama co-igual de gobierno, no tiene ninguna autoridad legal en lo absoluto para meter su nariz en la decisión del Presidente "Cambio" Obama de asesinar estadounidenses. La falta de rendición de cuentas de la decisión del presidente de asesinar gente es, según declaró el Departamento de Justicia (sic) de EEUU, uno de "los más centrales poderes del presidente como comandante en jefe".

El argumento del Departamento de Justicia (sic) de que la rama ejecutiva tiene autoridad no sujeta a revisión para matar estadounidenses, a quienes la rama ejecutiva haya unilateralmente, sin presentar evidencia, determinado como amenazas, fue cuestionado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el Centro para Derechos Constitucionales

El resultado de este caso determinará si el neoconservador y patiño de Israel, el presidente George W. Bush, estaba en lo correcto cuando dijo que la Constitución de EEUU no era más que "un pedazo de papel".

En mi opinión el pueblo norteamericano y la Constitución de EEUU no tienen mucha oportunidad de ganar este caso. La Sociedad Federalista Republicana ha tenido éxito en nombrar muchos jueces federales de distrito, de apelación y de la suprema corte, que creen que los poderes de la rama ejecutiva son superiores a los poderes de la legislatura y judicatura. Los Padres Fundadores de nuestro país declararon inequívocamente que las ramas ejecutiva, legislativa y judicial eran co-iguales. Sin embargo, los camisas cafés republicanos que componen la Sociedad Federalista han implantado la ideología demoniaca de la sociedad en la banca federal y en el Departamento de Justicia (sic). Hoy, la errónea creencia de que la rama ejecutiva es suprema y las demás ramas de gobierno son menos que iguales está ampliamente extendida.

Si los norteamericanos tienen un enemigo mayor que los neoconservadores, ese enemigo es la Sociedad Federalista, una colección de nazis incipientes.

Pueden estar en desacuerdo conmigo si lo desean, pero veamos estos sucesos desde otra perspecitva. Soy lo bastante viejo para recordar los años de Nixon, y fui nombrado por la presidencia, confirmado por el Senado de EEUU, en la administración Reagan. Para aquéllos demasiado jóvenes para saber o demasiado viejos para recordar, el Presidente Nixon renunció para evitar el retiro de la investidura simplemente porque Nixon mintió acerca de cuándo se enteró acerca del robo a la oficina de Watergate del partido demócrata.

Nixon mintió acerca de cuándo se enteró de este robo, porque sabía que el diario Washington Post tomaría el asunto del robo, si lanzaba una investigación, para derrotar su reelección. El complejo militar y de seguridad y los grupos de operaciones negras en el gobierno de EEUU estaban enojados con Nixon por suavizar las relaciones con China. El Washington Post, que por mucho tiempo ha sido considerado como herramienta de la CIA, se escondió detrás de su imagen "liberal" para derrocar a Nixon. Woodward y Bernstein escribieron reportes de tipo de novela de suspenso de encuentros a media noche con "garganta profunda" en peligrosos estacionamientos para obtener información acerca de la fecha en que Nixon se enteró del robo insignificante.

Supongamos que estoy totalmente equivocado. El hecho es que Nixon fue retirado de su cargo debido al robo de Watergate. Nadie salió lastimado. Nixon no mató a nadie ni se adjudicó el derecho de matar ciudadanos norteamericanos, sin prueba ni rendición de cuentas. Si el vil Presidente Nixon tuviera un Departamento de Justicia (sic) como el actual, simplemente hubiera declarado a Woodward, Bernstein y al Washington Post como amenazas y los hubiera asesinado ejerciendo el poder que la administración de Obama se adjudica.

Nixon podría estar muy lejos en la historia para la mayoría de estadounidenses, así que veamos a Ronald Reagan.

El escándalo Irán-Contra de los neoconservadores casi derribó al Presidente Reagan. No está claro si el Presidente Reagan sabía acerca de la operación y, si sabía, si fue informado de la situación. Pero dejando todo esto de lado, ¿cuál piensan que hubiera sido la suerte del Presidente Reagan si él, o su Departamento de Justicia (sic), hubieran declarado que Reagan tenía el poder como comandante en jefe de asesinar a cualquiera que considerara como una amenaza?

Instantáneamente, los medios hubieran protestado, las escuelas de leyes y las facultades universitarias hubieran protestado, los demócratas hubieran demandado la renuncia de Reagan, y esto hubiera ocurrido a velocidad luz.

Hoy en Estados Unidos de América, aproximadamente 25 años después, la ACLU tiene que acudir a la corte federal para intentar afirmar que "si la Constitución significa algo, sin duda significa que el presidente no tiene autoridad libre de revisión para ejecutar sumariamente a cualquier estadounidense que él concluya es un enemigo del estado."

En respuesta, el Departamento de Justicia (sic) le dijo a la corte que asesinar a ciudadanos estadounidenses es una "pregunta política" que no está sujeta a revisión judicial. El gobierno de "libertad y democracia" luego invocó el "privilegio de secretos de estado" y declaró que el caso en contra del poder del gobierno de cometer asesinato debe ser descartado para evitar "la revelación de información sensible."

Si el Régimen de Obama gana este caso, EEUU se habrá convertido en una dictadura.


Hasta donde tengo entendido, a los "medios liberales" y la mayoría de estadounidenses no les importa. En efecto, los republicanos conservadores lo están celebrando.