© NASA / REUTERS
Comparativa de las imágenes de la superficie de Mercurio tomadas desde la sonda espacial 'Messenger' en distintos momentos del año.
La expedición 'Messenger', de la NASA, ha localizado agua congelada en los cráteres situados en su Polo Norte

Mercurio, el planeta más cercano al Sol, podría contener hielo en sus polos. Así se desprende de las pruebas recabadas por la sonda 'Messenger' de la NASA , según publicó ayer la revista 'Science'. Situado a tan solo 58 millones de kilómetros del Sol -por los más de 149 millones de la Tierra-, la superficie de Mercurio alcanza temperaturas superiores a los 400º C. Esto no impide que pudiera contener agua congelada en algunos de los cráteres más profundos situados en su polo norte; zona del planeta que siempre permanece en sombra y, por tanto, se expone a temperaturas menores.

Mercurio es, además, el planeta del sistema solar con mayor orquilla entre altas y bajas temperaturas. Dependiendo de su posición con respecto al Sol, estas pueden varias entre los 450 grados y los 170 bajo cero. Otro factor que podría explicar la presencia de agua congelada.

La Messenger, situada en la órbita de Mercurio desde marzo de 2011, ha recabado datos que han permitido desvelar algunos de sus misterios -ha enviado ya a la Tierra más de 100.000 fotografías-. Ahora, la sonda estadounidense ha enviado imágenes en las que muestra áreas brillantes en las zonas polares: un indicio que permite pensar a los científicos que se trate del reflejo producido por depósitos de hielo. «Nunca antes dispusimos de imágenes capaces de ver las características de las zonas donde se encuentran estos depósitos brillantes», declaró Nancy Chabot, científica de esta misión en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins. Con el fin de no exponerse a temperaturas que pudieran dañar su funcionamiento, la'Messenger completa una órbita alrededor del planeta extremadamente elíptica, al variar entre los 200 kilómetros en el punto más cercano a su superficie hasta los 15.000.

Sorpresa en el núcleo

El miércoles 'Science' también hacía público un nuevo descubrimiento de la Messenger. Las mediciones realizadas por la sonda apuntan a que Mercurio poseería un núcleo central de hierro en estado sólido mucho más extenso del que se teorizaba. A su alrededor, se encontraría una capa de este mismo material en estado líquido que actuaría a modo de caparazón del interior del planeta.

Lo más llamativo son las dimensiones de ambas zonas, que en su conjunto alcanzarían hasta un 83% del radio del planeta, un porcentaje hasta ahora desconocido entre los astros explorados del Sistema Solar. Mercurio sería de esta forma una gigantesca reserva de hierro. Igualmente, gracias a la información obtenida, se sabe que el hemisferio norte carece de importantes alturas y está formado principalmente por grandes llanuras.