© Raúl González - ABC Color
Las riadas provenientes de Bolivia ya se sienten en el Paraguay y no solo en la zona de la Chacarita, sino también en otras zonas situadas en la rivera del río.
Unas 90 viviendas en la zona de la Chacarita quedaron inundadas por las aguas del Río Paraguay que poco a poco, centímetro a centímetro avanza por el populoso barrio.

Detrás del conocido Club 3 de Febrero, la situación se muestra muy preocupante según cuenta Sandra Ramírez, empleada del Congreso y madre de dos niñas de un año y siete años, respectivamente.

"Yo me mudé a esta casa porque mi casa está bajo agua, pero hoy amaneció el agua, entró en el patio y ya entra en la pieza. No me fui a trabajar porque ahora me tengo que mudar otra vez", contó la acongojada madre soltera.

Las riadas provenientes de Bolivia ya se sienten en el Paraguay y no solo en la zona de la Chacarita, sino también en otras zonas situadas en la rivera del río como el barrio Yukyty, ubicado a los pies del Cerro Lambaré, el cual, además de las aguas del canal que divide al Paraguay en dos regiones, tienen a la laguna Cateura alimentada por las constantes lluvias.

"Ayer el agua estaba más allá y hoy ya llegó hasta esta zona. Mañana va a venir un poco más y así va a continuar", relataba una funcionaria pública del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones que fue hasta el lugar para documentar la cantidad de viviendas que ya están bajo agua.

"De las 30 casas que visitamos en la orilla, 20 ya están bajo agua", contó la funcionaria que prefirió no citar su nombre.

Las aguas avanzan y con ella los desechos que flotan y las alimañas. Una serpiente, no más gruesa que un pulgar ni más larga que un teclado, apareció de pronto sobre la calle inundada, serpenteando en el agua ante el asombro de los presentes y asustando a las mujeres.

Un hombre tomó un machete y, con un certero golpe, puso fin a la vida del reptil que intentaba ingresar al patio, aún seco, de una de las casas.

"Las casas en el barrio Tacumbú también ya están ya bajo agua", agregaba la trabajadora quien además especificó que muchos pobladores ya comienzan a migrar a zonas más altas. También defendía a la Costanera, aclarando que la inundación no era a causa de las obras, sino más bien "a causa de la lluvia y las aguas del Rio Pilcomayo".

Otros vecinos que fueron incorporándose a la entrevista, relataron que las casas inundadas ya fueron abandonadas y con todos los artículos incluso como camas, roperos, heladeras, debido a rapidez con que el agua sube y por la carencia de medios económicos para trasladar sus objetos.

"Tienen que venir a llevar sus cosas", decía Sandra, la madre quien además se mostraba preocupada por el estado de salud de su pequeña de un año, la cual presenta síntomas de una infección respiratoria a su corta edad.

"Nadie vino a ayudarnos", contaba uno de los vecinos que fue a ver la casa de su padre donde las aguas de a poco iban ingresando.

"La crecida del rio llegó con su canto de penas y angustias" decía Maneco Galeano en su conocida composición "Soy de la Chacarita", relatando una experiencia que hoy los pobladores actuales deben nuevamente enfrentar con la crecida del río Paraguay.

Otras 70 casas

La Policía Nacional realizó un censo de las casas afectadas por la inundación y en total registaron que 70 viviendas de familias sufren el avance las aguas del río Paraguay. Las mismas se encuentra entran entre las calles Iturbe y Comuneros de Asunción.

Con los datos de la Policía, más lo citado por la funcionaria pública, son ya unas 90 familias que quedaron sin casa.

Según el oficial Nestor Rolón no se descarta que el número vaya en aumento, a medida que el nivel del río continúe subiendo.