© NASA
La NASA calculó que cerca de 4.700 asteroides dentro del sistema solar son potencialmente peligrosos para nuestro planeta. Sus trayectos podrían un día atravesar el de la Tierra.

Los datos que sirvieron de fundamento para tal conclusión fueron recogidos por la sonda WISE, lanzada en diciembre de 2009. El aparato utilizó una luz infrarroja para estudiar detalladamente 107 asteroides y considerados como potencialmente peligrosos. Luego, un grupo de astrónomos hizo su predicción acerca de toda la población espacial con órbitas inestables.

El conjunto está formado por los objetos celestes que ruedan más o menos cerca del planeta azul: a unos 8 millones de kilómetros. Además, tienen diámetros mayores a 100 metros, puesto que deben ser lo suficientemente grandes como para resistir el paso por la atmósfera terrestre y causar daños considerables a la superficie del planeta.

La NASA admite que por el momento solo se ha logrado localizar entre el 20 y el 30% de ese grupo de asteroides. Sin embargo, el responsable del Programa de Observación de Objetos Cercanos de la agencia, Lindley Johnson, considera que se trata de "un buen comienzo en la búsqueda de aquellos objetos que realmente representan un peligro de impacto con la Tierra". La mayor parte del trabajo se completará durante las próximas dos décadas y en su opinión será un destino de las misiones espaciales del futuro.

Recientemente, los científicos rusos anunciaron sus planes de enviar una nave no tripulada hacia el asteroide Apophis, considerado como la mayor amenaza para nuestro planeta, para evitar un eventual 'fin del mundo'.