En España hay cerca de 40 aldeas en venta y cada día son más los que buscan la tranquilidad del campo para instalar negocios.
aldeas abandonada
© ABC
La mayor parte de los pueblos en venta de Aldeasabandonadas.com están en el norte de España
Quien no ha soñado alguna vez con pasear por un pueblo solitario donde las piedras de sus casas abandonadas cuenten las historia de los que algún día allí nacieron, vivieron y murieron, donde sus destartaladas calles recuerdan el paso de los años, el desfilar de sus hoy desaparecidos habitantes y el trasiego de antaño de los niños corriendo por ellas.

Esa especia de intriga, misterio y enigma existe en cientos de lugares en España que no solo atraen a los curiosos sino a los compradores que ven en estas aldeas una oportunidad de dejar el bullicio de las ciudades e instalarse en la tranquilidad del campo o para iniciar un negocio de turismo rural. En España hay cerca de 3.000 pueblos o aldeas abandonada aunque no todas están en venta. Desde portal inmobiliario Aldeasabondonadas.com se gestiona la mayoría de la compra-venta de las cerca de 40 aldeas del mercado.

Cuatro casas y hórreo: 125.000 euros

Anuncios como «precioso conjunto de cuatro casas y hórreo enclavado en una zona privilegiada en el valle del Eo, cerca de las playas de Vegadeo, una hectárea de terreno, vistas impresionantes, solo 125.000€» o «conjunto rústico sobre finca de 1.000 m2. Comprende: 2 casas, 3 cobertizos y hórreo. En municipio de Costa da Morte. La Coruña. Precio: 59.000 euros» son algunas de las «joyas» que se pueden encontrar aunque claro está al coste de la compra hay que añadir la restauración de los inmuebles.

La crisis no ha sido un grave problema para esta peculiar inmobiliaria ya que son los extranjeros, en concreto británicos y alemanes, los que ven en estos lugares una oportunidad única para invertir su dinero. También están los que ven en estos lugares un lugar idóneo para poner un negocio de hostelería o de alquiler de casas rurales.

En cualquier caso, la venta de pueblos enteros es un negocio en auge donde el entorno rural gana algo de terreno a la maltrecha economía de la ciudad.