Traducido por el equipo de Sott.net en español

© Sott.net
En la víspera del Día de Gracias, el diario China Daily en inglés y People's Daily Online reportaron que Rusia y China acordaron abandonar el uso del dólar americano en su comercio bilateral y utilizar en su lugar sus propias monedas. Los rusos y los chinos dijeron que habían dado este paso para aislar sus economías de los riesgos que han socavado su confianza en el dólar americano como moneda de reserva mundial.

Ésta es una noticia muy importante, especialmente para el periodo de Día de Gracias, normalmente falto de noticias, pero no la vi reportada en Bloomberg, CNN, el New York Times ni ningún otro medio de EEUU. La cabeza del avestruz permanece bajo tierra.

Previamente, China concluyó el mismo acuerdo con Brasil.

Ya que China tiene una gran reserva creciente de dólares por ganancias comerciales, China está enviando la señal de que prefiere rublos rusos y reales brasileños a más dólares americanos.

La prensa financiera norteamericana encuentra consuelo en los episodios de espanto de la deuda soberana en la Unión Europea que incrementan el valor del dólar con respecto al euro o la libra esterlina. Pero estos movimientos de moneda son sólo medidas de jugadores financieros vendiendo en corto deuda denominada en la Unión Europea. No constituyen una medida de la fortaleza del dólar.

El papel del dólar como la moneda de reserva mundial es uno de los principales instrumentos de la hegemonía financiera norteamericana. Nadie nos ha dicho cuánto daño ha infringido el fraude de Wall Street sobre las instituciones financieras de la UE, pero los países de la UE ya no necesitan del dólar americano para comerciar entre ellos, ya que comparten una moneda común. Una vez que los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dejen de guardar los dólares que reciben a cambio del petróleo, la hegemonía del dólar habrá desaparecido.

Otro instrumento de la hegemonía financiera norteamericana es el Fondo Monetario Internacional (FMI). Cuando un país no puede pagar sus deudas a bancos norteamericanos, el FMI interviene con un paquete de austeridad que exprime a la población del país con impuestos más altos y cortes en programas de apoyo educativo, médico y económico, hasta que los banqueros obtienen su dinero.


Comentario: Y ya sabemos lo que sucedió en varias oportunidades en América Latina y en Asia a causa de la "ayuda" del FMI. Naomi Klein lo describe de la siguiente manera: "Para remover ese obstáculo hay una estrategia bien probada durante la "guerra de la deuda" en América Latina: crear el pánico, para luego presionar a fin de que se adopten "terapias" económicas neoliberales. El Banco Mundial y el FMI se convierten entonces en instituciones supranacionales adaptadas al objetivo de limitar la soberanía popular y privar a los gobiernos nacionales de cualquier autonomía decisional. Los programas económicos son, pues, confeccionados en Washington, pero su aplicación in situ viene garantizada por personal político "fiel a la línea". Nami Klein muestra documentalmente cómo incluso las crisis asiáticas de los años noventa tuvieron como protagonistas al Banco Mundial y al FMI, que orquestaron a sabiendas la crisis financiera a fin de demoler toda presencia estatal en la economía. " Para más información, léase: La doctrina del Shock, de Naomi Klein


Esto es lo que le está ocurriendo ahora a Irlanda y es probable que se extienda a Portugal, España e incluso Francia. Después de la crisis financiera ocasionada por EE.UU., el papel del FMI como herramienta del imperialismo estadounidense es cada vez menos aceptable. Podría llegar el día en que los gobiernos ya no puedan vender a su gente a nombre de los bancos norteamericanos.

Se ven otras señales de que algunos países se están hartando del uso irresponsable del poder de EE.UU. Los gobiernos civiles de Turquía han estado por mucho tiempo bajo el dominio del ejército turco, influenciado por EE.UU. Sin embargo, recientemente el gobierno civil se movilizó en contra de dos generales de alto rango y un admiral sospechosos de haber estado involucrados en el planeamiento un golpe de estado. El gobierno civil fortaleció su postura aún más cuando el primer ministro anunció en el Día de Gracias que Turquía estaba preparada para reaccionar ante una ofensiva israelí contra Líbano. Aquí tenemos a un aliado norteamericano de la OTAN liberándose del dominio norteamericano ejercido a través del ejército turco. Quién sabe, Alemania podría seguirle los pasos.

Mientras tanto, en EE.UU. los borregos continúan contentos o ciegos en su camino al matadero para alimentar a los ricos. La administración de Obama se las ha arreglado para crear una Comisión del Déficit, cuyos miembros quieren pagar las guerras multimillonarias que enriquecen al complejo militar/de seguridad y el rescate del sistema financiero reduciendo los costos de incrementos anuales de Seguridad Social, elevando la edad de jubilación a los 69 años, cancelando la deducción del interés de hipoteca, eliminando la deducción de impuestos por seguros de salud provistos por patrones, imponiendo un impuesto federal de ventas del 6.5%, a la vez que se reduce la tasa más alta de impuestos para los ricos.

Incluso las tasas de interés bajas de la Reserva Federal tienen como propósito ayudar a los banqueros.

Las tasas de interés bajas privan de ganancias por interés a los retirados y a aquéllos que viven de sus ahorros. También han privado de fondos a las pensiones corporativas. Para compensar, las corporaciones están emitiendo miles de millones de dólares en bonos corporativos para financiar sus pensiones. La deuda corporativa se está incrementando, pero no así la planta y el equipo que producirían ganancias para pagar la deuda. A medida que la economía empeora, pagar la deuda adicional será un problema.

Adicionalmente, cada vez menos doctores aceptan a los ancianos de EE.UU. como pacientes, ya que un corte de 23% amenaza a los de por sí bajos pagos de Medicare a doctores. El gobierno norteamericano sólo tiene recursos para guerras de agresión y rescates a banqueros ricos. El ciudadano norteamericano se ha convertido en un mero sujeto a ser sangrado a nombre de las oligarquías gobernantes.

La actitud de estado policial de la TSA hacia los viajeros aéreos es una clara indicación de que los norteamericanos ya no son ciudadanos con derechos sino sujetos sin derechos. Quizá llegará el día en que los norteamericanos oprimidos salgan a la calle como los franceses, los griegos, los irlandeses y los británicos.