© desconocido
Un gran número de manifestantes chiíes ha tomado este viernes las calles de la ciudad paquistaní de Karachi (sur) en protesta por el asesinato del alto líder chií de Jaffaria Alliance Pakistan (JAP), Agha Aftab Haider Jaffari.

Tras el rezo colectivo de este viernes, los manifestantes, al grito de eslóganes antiestadounidenses, se dirigieron hacia la residencia del Gobernador de la provincia de Sindh, a la que pertenece la ciudad portuaria de Karachi.

El partido Majlis-e-Wahdat-ul-Muslimeen (MWM, por sus siglas en urdu), el grupo Pasbane-e-Aza y la Organización de Estudiantes de Imamia (ISO, por sus siglas en inglés), entre otros, convocaron la manifestación para condenar la ola de asesinatos de musulmanes chiíes, particularmente el crimen selectivo contra Jaffari.

Los enfurecidos paquistaníes responsabilizaron a EE.UU. y al régimen israelí de estas muertes y exigieron al Gobierno detener y castigar a los autores de los ataques contra los chiíes en Karachi, Quetta y otras ciudades paquistaníes.

La movilización, iniciada de forma pacífica, se convirtió en un escenario de violencia, luego de que agentes de policía reprimieran con gases lacrimógenos a los manifestantes.

Varios jóvenes perdieron la conciencia a causa de los gases mientras que otros resultaron heridos por la brutal actuación de los agentes del orden, informaron los medios locales.

Mientras tanto, otras ciudades paquistaníes, como Lahore y Rawalpindi también fueron escenario de movilizaciones celebradas por el mismo motivo.

Más de 200 chiíes han sido asesinados en lo que va de año, afirma el MWM.