Dmitri Vinográdov
© eltribuno.info
Dmitri Vinográdov
Una de las dos personas heridas en la matanza perpetrada este miércoles en las oficinas de una empresa farmacéutica de Moscú falleció en el hospital, con lo que ascendieron a seis la víctimas mortales del múltiple asesinato, informaron las autoridades rusas.

La fallecida es Nikita Strélnikov, de 30 años, quien había ingresado con dos heridas de bala en hospital de urgencias Sklifosovski.

"Lamentablemente, Strélnikov falleció esta madrugada", dijo una fuente médica a la agencia Interfax.

El autor de la matanza, Dmitri Vinográdov, de 30 años, jurista de la empresa en cuyas oficinas se produjeron los hechos, se entregó a a la policía sin ofrecer resistencia.

La víspera, el hombre llegó a su lugar de trabajo, se puso un uniforme de camuflaje y armado con dos carabinas disparó indiscriminadamente contra sus compañeros.

Dos mujeres de 25 años, dos hombres de 26 y otro de 30 murieron en el acto causa de los disparos.

Resultaron gravemente heridas otras dos personas: Strélnikov y una mujer de 24 años, que según al versiones iniciales de la policía había sido pareja del homicida y lo había abandonado.

Esa última circunstancia habría llevado al múltiple homicida a emborracharse durante varios días previos a la matanza, que duró, según los peritajes policiales, 18 segundos.

La versión de que el asesino actuó por despecho se vio confirmada parcialmente: había sido rechazado por su pareja, pero ésta no era su compañera de trabajo, sino otra mujer.

Horas antes de la matanza, el asesino publicó un manifiesto contra la humanidad en una red social.
"¡Odio a la humanidad y me da asco ser parte de ella! ¡Odio el sinsentido de la vida humana! ¡Odio la vida misma! Solo veo una manera de justificarla: eliminar el mayor número de partículas del abono humano", escribió.
En su manifiesto, Vinográdov compara a la humanidad con un cáncer en el cuerpo del planeta.
"Estoy seguro de tener suficientes argumentos para considerar a toda la humanidad como un tumor canceroso en un organismo vivo: el papel de este último lo juega en este caso nuestro planeta", escribió.