La empresa se declarará culpable a cambio de una renuncia de futuras acciones penales sobre los cargos
© EFE
Derrame de crudo en las aguas del Golfo de México, EE UU en 2010
BP Plc se espera que pague una multa criminal récord y se declare culpable de dolo criminal en el desastre del 2010 en la plataforma Deepwater Horizon mediante un acuerdo de declaración que alcanzó con el Departamento de Justicia de Estados Unidos que podría ser anunciado tan pronto como el jueves, según fuentes familiarizadas con las discusiones.

Tres fuentes, que hablaron con Reuters bajo condición de anonimato, dijeron que BP se declarará culpable a cambio de una renuncia de futuras acciones penales sobre los cargos.

BP confirmó que está en discusiones avanzadas con el Departamento de Justicia y la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) sobre "resoluciones propuestas" en conexión con el derrame.

Las negociaciones eran relativas a "resoluciones propuestas sobre todos los reclamos federales criminales y de la SEC contra BP en conexión con el incidente Deepwater Horizon", dijo la firma en una declaración el jueves, pero agregó que no se han alcanzado acuerdos finales.

Las discusiones no cubren los reclamos civiles federales, dijeron las fuentes y BP.

BP ha estado enfrascada en meses de negociaciones con el Gobierno estadounidense y los estados de la costa del Golfo de México para resolver miles de millones de dólares en potenciales reclamos de responsabilidad civil y penal derivados de la explosión a bordo de la plataforma Deepwater Horizon ocurrida el 20 de abril del 2010.

Las fuentes no revelaron el monto del pago de BP, pero una dijo que sería la mayor multa criminal en la historia de Estados Unidos. Ese récord ahora está en manos de Pfizer Inc, que pagó una multa criminal de 1.300 millones de dólares en el 2009 por fraude de marketing relacionado con su medicamento para el dolor Bextra.
El Departamento de Justicia declinó ofrecer comentarios.

El acuerdo podría resolver una parte importante de la responsabilidad que BP enfrenta después de una explosión que causó la muerte de 11 trabajadores y contaminó las costas de cuatro estados en el Golfo de México en el peor derrame petrolero en alta mar en la historia de Estados Unidos.

BP, que vio caer en picada su valor de mercado y reemplazó a su CEO tras el derrame, todavía se enfrenta a demandas por daños económicos y ambientales que buscan los estados de la costa estadounidense del Golfo de México y otros demandantes privados.

La multa sobrepasaría de lejos el último acuerdo extrajudicial importante de BP con el Departamento de Justicia en el 2007, cuando pagó alrededor de 373 millones de dólares para resolver tres investigaciones separadas sobre una mortal explosión en el 2005 de una refinería de Texas, una fuga de un oleoducto en Alaska y el fraude por conspirar para acaparar el mercado estadounidense de gas propano.

En una presentación de agosto, el Departamento de Justicia dijo que "la gestión temeraria" del pozo Macondo "constituyó una negligencia grave y conducta dolosa deliberada", que tenía la intención de demostrar en un juicio civil pendiente que comenzaría en Nueva Orleans en febrero del 2013.

El Gobierno estadounidense aún no ha presentado cargos criminales en el caso.

Dado que el acuerdo no resuelve los cargos civiles presentados por el Departamento de Justicia, no está claro cuán grande sería la sanción financiera que BP podría pagar para resolver esos cargos, u otros castigos que la petrolera británica podría enfrentar.