© desconocido
El país, que quiere reconstruir su imagen, abrió un concurso.

¿Y si otras naciones en crisis hicieran lo mismo? Grecia podría ser rebautizada "Trono de Zeus", España podría convertirse en "Patria de las Castañuelas", e Italia.

Por ahora, el único intento es el de Islandia: cambiar de nombre, reconstruir su imagen, reconvertirse en una "marca país" , después de la debacle financiera que golpeó a todos los sectores del país y del embate de ese volcán que cada tanto vomita ceniza al cielo y se gana el odio de media Europa.

Para elegir el nuevo nombre, el ente de turismo y la Unión Industrial islandesa organizaron un concurso, destinado sobre todo a los extranjeros. Hay tiempo hasta el 21 de marzo de 2013 para enviar sugerencias a la web de la iniciativa, o para depositarlas en un buzón en el aeropuerto de Reikiavik, capital del país, y ya se recibieron miles de propuestas provenientes de todo el mundo.

Hasta ahora, se vio un poco de todo: ideas populares y nada originales, como "Niceland" (literalmente, "Bello País"), "País de los Volcanes" y "Tierra del Valhala" (el mítico palacio del dios Odín), y otras más novedosas, como la reivindicativa "Tierra Reconquistada", la romántica "Tierra de las Nubes", la impronunciable "Tierra de Eujafjallajoekull" (inspirada en el nombre del volcán que enturbia los cielos), o "Birdland", o sea "País de los Pájaros".

Y hasta hay un tal Palacio Vendetta, según se da a conocer en Internet, que propuso maliciosamente el nombre de Macedonia, "nada más que para hacer rabiar a los griegos", y un señor que se hace llamar Geoff Cook que dice que "el nombre perfecto es Canadá, una buena manera de hermanar a esos dos países".

Aunque todavía no se sabe según qué criterio será elegido el nombre, el ganador recibirá un "título honorífico" y un "pedacito de Islandia", que vaya uno a saber lo que significa, así como una invitación para visitar el país.

Los organizadores aclararon que no se trata de un concurso oficial del gobierno, y aunque la iniciativa linda con el ridículo, ya generó un enorme revuelo.

A juzgar por los mensajes y las propuestas, hay islandeses y extranjeros que no celebraron la novedad. El menos contento de todos sería seguramente el "Cuervo Floki", o sea Floki Vilgerdarson, el vikingo que en el año 900 acuñó el nombre de Islandia, "Tierra de los Hielos".

Floki recibió ese apodo porque a bordo de su nave tenía tres cuervos que usaba como avanzada de reconocimiento. Una mañana, el tercer cuervo no regresó, y cuando Floki navegó en dirección al punto de destino del ave, descubrió aquella isla helada. Allí se detuvo un tiempo para cazar y pescar, pero la llegada del invierno lo obligó a escapar. De vuelta a casa, en Noruega, Floki dijo que en Islandia no había nada, que no valía la pena echar raíces.

Eso que no sabía nada de los bancos en quiebra ni del volcán que deja a los pilotos volando a ciegas. Así fue que el nombre, 1112 años después, aún es el mismo.