Inteligencia artificial
© Universidad de Cambridge
Nuestra especie puede estar en riesgo de extinción con el avance de la tecnología.
Un filósofo, un científico y un ingeniero están analizando en la Universidad de Cambridge si realmente la humanidad recibió beneficios después de que se instaló la era de la electrónica y la inteligencia artificial.

Tras vislumbrar potenciales riesgos para la humanidad, crearon el Centro para el estudio de riesgo existencial (CSER).

Según Cambridge, desde que se anunció en 1965 la "última gran invención" con la explosión de la inteligencia artificial, en los casi 50 años que pasaron, los computadores dominan la vida moderna en vastas áreas del planeta y dirigen la economía.

Advierten que aunque aumenta la precisión en el campo sanitario o se destaca en el monitoreo de la identidad, ésta tecnología parece estar avanzando sin control y sin dirección.

Ahora, los tres investigadores propusieron a CSER afrontar el desarrollo de la nanotecnología, el cambio climático extremo y, por sobre todo, la inteligencia artificial, ya que juntos pueden ser los potenciales factores causantes de la extinción en masa o de riesgo para nuestra especie, informa la Universidad de Cambridge el 26 de noviembre.

"Hasta un cierto punto, en este siglo o en el sucesivo, podremos estar al frente de uno de los grandes cambios de la historia humana, incluso también de la historia cósmica, cuando la inteligencia digital sobrepase los vínculos de la biología", comentó Huw Price, profesor de filosofía y uno de los tres fundadores de CSER, según Cambridge.

Una de las grandes preocupaciones es que la inteligencia artificial puede resultar "una verdadera caja de Pandora", con sorpresas inesperadas que podrían causar un desastre en el mundo, por lo que el tema se debe tomar en serio, dice Price.

"No digo que esto lo podemos prever con certeza en estos momentos: Nadie hoy en día está en condiciones de hacerlo, sin embargo en este punto, con tantas cosas en juego, tenemos que hacer un mejor trabajo en la comprensión de los riesgos de las tecnologías que son potencialmente catastróficas".

Price expresó que fue Jaan Tallinn, ingeniero, y uno de los fundadores de Skype, quien despertó su preocupación por el futuro de la humanidad, al comentar que las probabilidades de muerte son mayores por algún tipo de accidente, que por causas naturales.

Según Tallinn, se pretende controlar los cuatro millones de años de evolución natural, e incluir en su reemplazo el progreso tecnológico para que actúe como un factor dominante de la escena.

El punto crítico que ve Tallinn, será cuando las computadoras atraviesen la barrera y empiecen a construir sus propios programas de computación y a desarrollar sus propias tecnologías, en lo que llama una "explosión de inteligencia".

El grupo CSER de Cambridge está formado por Huw Price, Jaan Tallinn y también por el prestigioso presidente de la Royal Society, el científico Lord Martin Rees, que tiene en su haber un libro de 2003 titulado 'Nuestro último siglo, y desde ahí hacia el infinito'.

"La filosofía básica del proyecto es que estamos llegando al punto donde nuestras tecnologías tienen el potencial de amenazar a nuestra propia existencia", señala el recientemente conformado grupo.

CSER espera reunir la ciencia, la política, el derecho, la filosofía de vida, los factores de riesgo y la informática para contribuir intelectualmente a buscar la manera de revertir los temibles y probables resultados desastrosos que se vislumbran en la humanidad.