gravedad lunar
© NASA/JPL-Caltech/MIT/GSFC
Mapa de la gravedad lunar muestra en color rojo las masa elevadas y en azul, las disminuidas
El laboratorio GRAIL de la NASA, que está estudiando la gravedad y las características internas de la Luna, reveló esta semana un nuevo mapa más detallado de nuestro satélite, indicando que está compuesto por un mismo material que la Tierra y con una corteza mucho menor de lo esperado.

Además de los notables impactos en la Luna, se reveló además, la evidencia de una fractura del interior que se extiende a la profunda corteza y seguramente al manto, señala.

La densidad aparente de la corteza de las tierras altas de la Luna, se demostró mucho menor de lo que generalmente se supone, señalo el equipo de GRIAL.

"Esta densidad de la corteza de baja masa concuerda con los datos obtenidos durante las últimas misiones lunares Apolo de la década de 1970, lo que indica que las muestras locales devueltas por los astronautas son indicativas de los procesos globales", señala NASA..

"Con nuestra nueva determinación de la aparente densidad de la corteza, nos encontramos con que el espesor medio ( de la corteza) de la Luna es de entre 21 y 27 millas, equivalentes a 34 y 43 kilómetros, "dijo Mark Wieczorek, GRAIL co-investigador en el Institut de Physique du Globe de Paris.

Esto significa que la Luna es 6 a 12 millas, entre 10 a 20 kilómetros más delgada de lo que se pensaba, "dijo Wieczorek.

A su vez el científico concluye que con el espesor estimado de la corteza, la composición global de la Luna debe ser similar al de la Tierra.

"Esto apoya modelos en los que se deriva la luna de materiales de la Tierra que fueron expulsados ​​durante un evento de gran impacto en la historia temprana del sistema solar", concluye Wieczorek.

El nuevo mapa del campo gravitatorio de la Luna muestra en detalle sus estructuras tectónicas, volcánicas, así como los accidentes geográficos, los anillos de las cuencas, los picos centrales de los cráteres y numerosos cráteres simples, en forma de cuenco", destaca GRIAL.

La NASA confirma que los datos demostraron una vez más que el campo gravitacional de la Luna es diferente a la de cualquier planeta de nuestro sistema solar.

La misión GRIAL se puso en marcha en septiembre de 2011, con dos sondas que fueron nombrados GRAIL A y B, y que se les cambió el nombre a Ebb y Flow respectivamente, en enero, por los estudiantes de primaria en Bozeman, Montana, en un concurso a nivel nacional.

Ebb y Flow estaban en una órbita polar, casi circular, a una altitud de aproximadamente 34 millas, es decir 55 kilómetros el 31 de diciembre de 2011, y 1 de enero de 2012, respectivamente.