óxido nitroso1
© Sandra Mu/Getty Images
Un tractor extiende fertilizante en una granja de Morrinsville, Nueva Zelanda. Se cree que el uso de fertilizantes hidrogenados utilizados en la producción agrícola incrementó el nivel de óxido nitroso en el ambiente, un nocivo gas invernadero.
Los científicos del Laboratorio Berkeley de Estados Unidos revelaron que el óxido nitroso, un nocivo gas invernadero, alcanzó niveles tres veces más altos de lo esperado, y las principales causas serían los fertilizantes hidrogenados que se usan en la producción agrícola.

"Si nuestros resultados son correctos, entonces se sugiere que el N2O no constituye un tres por ciento del total de gases de efecto invernadero de California, sino más bien cerca del 10 por ciento", dijo Marc Fischer, investigador principal del estudio.

El óxido nitroso (N2O) es descrito como un gas tóxico, incoloro, con un olor dulce. Es conocido como el gas de la risa, ya que provoca alucinaciones, euforia y en algunos casos puede significar en parte una pérdida de la memoria humana. No es inflamable ni explosivo, es tan activo en la combustión como el oxígeno cuando está presente en concentraciones apropiadas junto a otros productos. Su durabilidad es de unos 100 años.

óxido nitroso2
© Desconocido
Este mapa muestra la cantidad de emisiones de óxido de nitrógeno en California (en nanomoles por metro cuadrado por segundo).
Contribuye al efecto invernadero, al igual que el dióxido de carbono (CO2), con severos efectos en el clima y en la reducción de la capa de Ozono.

De acuerdo a las últimas mediciones realizadas en California, el N2O superó el ocho por ciento del total de las emisiones. Además del CO2 y el N2O, en enero los investigadores encontraron que el nivel de metano, otro gas con el efecto invernadero, se alzó a 1,8 veces más de lo estimado previamente.

Para los expertos de Berkeley, el óxido nitroso, es un gas que tiene un indicador potencial de calentamiento global de aproximadamente 300, "lo que significa que es 300 veces más activo que el CO2, por unidad de masa. A su vez, es 10 a 15 veces más potente que el metano".

Ahora los científicos estiman que las emisiones de metano y de N2O suman aproximadamente un 20 a 25 % de las emisiones de California. Cifras desalentadoras en la región que está intentando revertir la situación. "Eso está empezando a ser más o menos comparable a las emisiones de CO de los combustibles fósiles", agrega Fischer.

Fischer explica que el gas óxido nitroso "es muy potente", aunque se encuentre en milésimas partes con respecto al CO2, lo que lo pone en niveles peligrosos.

"Los niveles mundiales de N2O se incrementaron rápidamente durante las últimas décadas, y el principal culpable fue confirmado recientemente, como el uso intensivo de fertilizantes nitrogenados para cultivar alimentos en el mundo", informa el Laboratorio.

Otras fuentes menos importantes de N2O son las emisiones de residuos humedales, de animales e industriales o de automóviles.

El personal del equipo de Berkeley midió las emisiones desde una torre a 2.000 pies en Walnut Grove, en California, Estados Unidos. Los resultados los compararon con las predicciones realizadas con el llamado 'método de inventario'. Este sistema enumera a todos los lugares que contribuyen activamente con emisiones de N2O y los enumera asignándoles un valor de esta emisión. Los actuales valores medidos en la torres son 2,5 a 3 veces superiores a los previstos por estos valores.

Al respecto, el estudio destaca que los procesos biogenéticos de la producción de N2O son muy variables y sensibles a las condiciones ambientales e incluso a factores de temperatura y humedad, tipo de suelo y cuánto fertilizante se aplica.

"Este es el primer estudio de su tipo que observa un ciclo anual completo de las emisiones, que en realidad es de dos años, y de una gran región de California, que incluye las fuentes que creemos son las más importantes", dijo Fischer.

"En general, hemos encontrado que las señales medidas eran mucho más grandes que las señales predichas", agrega el investigador.

Ahora el equipo de Fischer está trabajando con la empresa California Air Resources Board para añadir más instrumentos de medición y torres adicionales, tanto para el óxido nitroso como el metano en todo el estado.