aguamarina Don Pedro1
© Museo Smithsoniano
La aguamarina Don Pedro en el Museo Smithsoniano
Don Pedro, la joya aguamarina más grande del mundo, rescatada hace un año por una coleccionista y donada al Museo Smithsoniano en Estados Unidos, fue destacada por los organizadores de la muestra por su magnífico esplendor sin igual.

Fue encontrada en 1980 por tres mineros en Piedra Azul de Minas Gerais, Brasil. Al descubrir la pieza se cayó accidentalmente y se fragmentó en 3 trozos. Dos de estos fueron destacados por tener colores excepcionales, y fueron seleccionados para ser cortados y tallados como gemas, para ser luego venderlas. La pieza original medía unos dos tercios de metro

"La pieza más fina y más grande se salvó y se transformó en lo que ahora se conoce como la Aguamarina Don Pedro", dijo el Museo.

Según el comerciante de gemas preciosas, Jürgen Henn esta piedra es la más grande y más fina aguamarina que hayan visto en su vida. Henn visitó en 1991 la minera brasileña y fotografió esta valiosa pieza.

Un año más tarde contactó a Bernd Munsteiner, otro experto en joyas preciosas, para decidir comprar a Don Pedro.

Los hijos de ambos, también expertos en joyas, viajaron a Brasil y lograron cerrar un trato con los dueños para que fuera entregada en manera segura a Munsteiner.

"Fue amor a primera vista", dijo el experto, al ver a la aguamarina de un azul transparente, como el mar.

Esta aguamarina tenía una claridad excepcional y Munsteiner se pasó meses admirándola antes de decidirse a limarla y tallarla para darle la forma actual de obelisco, de esta manera la luz parece provenir desde su interior.

La aguamarina Don Pedro mide 35 centímetros de alto por 10 centímetros de ancho en la base, con un peso de 10,363 quilates, es decir unas 4,6 libras.

En 1993 se dio a conocer la joya en una feria, y viajó como embajadora alemana, por el gran estilo de corte. En 1996 la coleccionista Jane Mitchell ayudó a organizar una muestra en Palm Beach, Florida, y ante el temor de que fuese cortada en numerosos pedazos decidió comprarla.
aguamarina Don Pedro2
© Museo Smithsoniano
La aguamarina Don Pedro en el Museo Smithsoniano
El Don Pedro fue en 2011 generosamente donada a la Institución Smithsoniana, y ahí tomó su lugar privilegiado en la Galería Gema de Colección Nacional, entre algunas de las mejores joyas del mundo.

La aguamarina Don Pedro es una gran joya de mineral berilo. Su llamativo color azul verdoso fue producido por pequeñas cantidades de hierro en la red cristalina.

Otras impurezas en el berilo producen diferentes colores, igualmente vivos, y una gran variedad de gemas vienen de este único mineral.

Hoy la gran joya aguamarina luce con esplendor su colorido entre las muestras del Museo.