Argentina. El supuesto fenómeno ocurrió el pasado 20 de diciembre cuando la mandataria se recluyó en Calafate. Un fotógrafo registró una extraña figura que acompañaba a la nave en el tramo final del viaje. Hay una investigación oficial.
© Javier Sofía
Cristina de Kirchner arribaba a Río Gallegos el pasado 20 de diciembre en el Tango 01 cuando un camarógrafo captó supuestas imágenes de un ovni pasando cerca de la aeronave. La investigación está en marcha en la Comisión de Estudios del Fenómeno Ovni en la República Argentina (Cefora).

Durante la visita a Río Gallegos que realizó la presidente Cristina de Kirchner, el 20 de diciembre pasado, un ciudadano que no observó nada anormal al momento de capturar la imagen, logró un video en el que aparece un objeto volador no identificado (ovni), muy cerca del avión Tango-01 en el que se trasladaba la mandataria, confirmó a AIM la investigadora Andrea Pérez Simondini. Hasta ahora, el caso no tuvo explicación.

En diálogo con la agencia AIM, Pérez Simondini admitió que cada día, "abrimos los mails esperanzados de que aparezca una noticia distinta, con el elemento diferenciador que necesitamos para saber que alguna estructura se mueve".

La directora de la Comisión de Estudios del Fenómeno Ovni en la República Argentina (Cefora), organización que insiste ante el Estado para que desclasifique los expedientes ovnis (objetos voladores no identificados), explicó que el investigador Javier Sofía, que se encuentra en el sur del país realizando trabajos en el Lago Fangano, documentó en un video el aterrizaje del avión presidencial Tango-01 en el aeropuerto internacional "Piloto Civil Norberto Fernández", ubicado ocho kilómetros al noroeste de la localidad de Río Gallegos, el 20 de diciembre a las 15:45.

Según su propio relato, Sofía se encontraba en las inmediaciones del aeropuerto, cuando observó en el cielo la maniobra de descenso del Tango 01, que describió con precisión. "Mi posición relativa al momento era la margen sur del Estuario del río Gallegos a una distancia de +/- 4.279 metros de la cabecera de pista (con inclinación de 10º al Sur) y a una distancia del avión de unos 700 metros hacia el Sur. Por eso, la captura tiene una inclinación de 40º y el barrido de imagen cubre un arco de circunferencia de unos 90º".

El hombre agregó que intentó contactar "sin éxito" a los pilotos del Tango 01 y afirmó que la captura de video es suya: "cuando estaba filmando no vi el evento, ya que apenas si se aprecia al reproducirlo a velocidad normal. El material forma parte de un grupo de tomas, capturas fotográficas y otras de video, que aún no he procesado en su totalidad".

Según Sofía, "el objeto que aparece, por su trayectoria opuesta a la del avión, su proximidad física al T-01, su enorme velocidad de desplazamiento, su tamaño aparente y por el cambio de dirección registrado, es una prueba manifiesta de la necesidad de que quienes poseen los recursos, habilitaciones jurisdiccionales y extensa experiencia se involucren activamente. No es la primera vez que algo así así se manifiesta en proximidades de aeropuertos y aviones en vuelo, con el riesgo pasivo implicado".

El aficionado detalló que la imagen "es una muestra de la captura en video digital de alta definición realizada el 20 de diciembre de 2012", y destacó que "el fotograma es una extracción del video realizado a sesenta cuadros por segundo. Por sus características, el material permite determinar distancia, tamaño, velocidad, posición y formas".