© AFP / Aaron Tam
Miles de personas participaron el primer día del año en marchas en Hong Kong a favor y en contra del jefe del Gobierno de la ciudad, Leung Chun Ying. Los que protestaban contra él dicen que ha engañado a los ciudadanos sobre un polémico tema de su lujosa mansión.

A pesar de que las dos marchas principales transcurrieron con relativa calma, algunos de los partidarios de Leung le dieron una paliza a un par de periodistas locales durante una protesta paralela, ya que a su juicio eran parciales a favor de la democracia.

Los críticos de Leung dicen que este debería renunciar tras las acusaciones de haber mentido acerca de unas remodelaciones ilegales que le hizo a su mansión. Una de las pancartas de los manifestantes mostraba al político con una nariz de Pinocho, haciendo alusión a las mentiras que enmarcaron su elección.

© AFP / Aaron Tam
Leung amplió su casa, evaluada en 64 millones de dólares, sin el permiso de planificación del Gobierno ni el pago de los honorarios inmobiliarios. Se le acusa de mentir sobre ello durante la campaña electoral del año pasado y hasta construyó una falsa pared para tratar de ocultarlo.

Leung ha sido ampliamente acusado de hipocresía sobre este asunto, ya que durante las pasadas elecciones del 1 de julio de 2012 criticó fuertemente a su rival, Henry Tang, por la construcción ilegal de un enorme sótano para una villa propiedad de su esposa.

© AFP / Aaron Tam
Tang tampoco obtuvo el permiso de planificación del Gobierno, que es difícil de recibir sin hacer grandes pagos al Ejecutivo, que posee la mayor parte de la tierra en Hong Kong y cobra las cuotas de arrendamiento basándose principalmente en el metraje de los inmuebles.

Los opositores de Leung también lo acusan de ser un títere de Pekín. El jefe del Ejecutivo es elegido por un panel de 1.200 líderes empresariales y otros grupos en su mayoría leales a Pekín, mientras que la legislatura es elegida en un 50% por los ciudadanos y la otra mitad por los grupos empresariales.

Por otra parte los partidarios del polémico líder, muchos de los cuales están vinculados a grupos apoyados económicamente por Pekín, argumentan que Leung está empezando a abordar arraigados problemas sociales. También sugieren que la democracia es un concepto occidental, que no es compatible con el rápido desarrollo económico o la cultura local.

Banderas de la época colonial y consignas como 'Regálennos ahora el sufragio universal' y 'Leung Chun-ying, resígnate!', se vieron entre los manifestantes.

Desde 1997 la ex colonia inglesa cuenta con un estatus autónomo, pero desde julio de 2012, con la elección de Leung Chun Ying, la 'larga mano' de Beijing se ha hecho sentir cada vez más.