Traducido al español por Sott.net

El salmón genéticamente modificado (GM) pronto podría encontrarse en los mostradores de pescado de supermercados luego de que la vigilancia de seguridad alimentaria de EE.UU. dictaminó que no representaba riesgos ambientales. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en Inglés) dijo que no encontraba razones válidas científicas para prohibir la producción de salmón del Atlántico modificado con genes extra de dos otras especies de peces.
Frankenfish
© aqubounty.com
Crecimiento acelerado: Se ve la abrumadora comparación del tamaño de un salmón genéticamente modificado AquAdvantage, en comparación con un salmón del Atlántico no transgénico hermano, en el primer plano, de la misma edad.
Si ahora se da la aprobación final, el pez será el primer animal GM en llegar a los estantes del supermercado en cualquier parte del mundo - y en los EE.UU. ni siquiera puede ser etiquetado como modificado. La FDA ya ha indicado que el salmón AquAdvantage es seguro para el consumo humano, pero publicó un proyecto de ley el Viernes declarando que es poco probable que dañe el medio ambiente.

Sus dos genes adicionales hacen que los peces crezcan dos veces más rápido que el salmón del Atlántico normal y los partidarios dicen que podría hacer que las granjas de peces en tierra firme sean mucho más fáciles y más baratas llevar a cabo. Pero los opositores de la tecnología del 'Frankenfish' advierten que podría escapar y cruzarse con peces silvestres, lo que socava la genética del salmón del Atlántico - ya en peligro de extinción- conocido como el "Rey de los peces".

También argumentan que la producción comercial del salmón podría ser el comienzo de esfuerzos concertados para confeccionar otros animales transgénicos para el consumo humano, aumentando las preocupaciones sobre el bienestar animal y la salud humana.

En la actualidad hay algunos obstáculos que quedan antes de que los peces GM puedan ser legalmente fabricados y vendidos en las tiendas en los EE.UU., lo que podría poner presión sobre el Reino Unido y Europa para seguir su ejemplo.

Varios organismos de gobiernos y de la UE tendrían que revisar la tecnología antes de que pueda ser aprobada en el Reino Unido, pero sucesivos científicos jefes del gobierno ya han respaldado a la modificación genética como un concepto para el aumento de la producción de alimentos.

Hasta el momento, solamente la oposición de los consumidores es la que ha bloqueado la aprobación de los alimentos transgénicos en el Reino Unido, aunque algunos productos en los supermercados ya contienen ingredientes modificados genéticamente y que se encuentran regularmente en la alimentación animal.

Los salmones AquAdvantage son todas hembras, poseen tres cromosomas en lugar de los dos habituales, y crecen al tamaño de mercado en 16 a 18 meses en vez de los 30 requeridos para el salmón del Atlántico.

AquaBounty Technologies, la compañía detrás del pez, afirma que el riesgo de entre-cruzamiento con salmones silvestres es bajo debido a que sus peces son estériles y se cultivan en contenedores seguros de piscifactorías en tierra firme.

La evaluación del proyecto de la FDA, que forma parte de una Solicitud de Nuevo Fármaco Animal (NADA por sus siglas en inglés), está de acuerdo con la empresa, dictaminando que la posibilidad de que el salmón GM escape a los ríos y al mar es "extremadamente improbable", informó The Independent.

El documento concluye que el pez "no tendrá ningún impacto significativo en la calidad del medio ambiente humano de los Estados Unidos (incluyendo las poblaciones de salmón del Atlántico en peligro de extinción) mientras se produzca y cultive en las condiciones de para la acción propuesta."

Sin embargo, los grupos anti-transgénicos han expresado su preocupación por el informe. Peter Riley del grupo de presión GM Freeze dijo a The Independent: "El sistema de esterilidad no es garantía de que no habrá fugas al medio natural y que algunas de ellas serán totalmente fértiles."

"También es discutible que alguien quiera comprar salmón GM, incluso en los EE.UU., si es que está correctamente etiquetado."

La FDA tomará los comentarios del público durante 60 días antes de realizar el informe final. La agencia dijo que hace más de dos años que el pescado parece ser seguro para comer, pero la agencia no había tomado ninguna acción pública desde entonces.

Ejecutivos de AquaBounty con sede en Massachusetts, especularaon que el gobierno estaba retrasando la acción en su aplicación debido a la oposición de grupos contra los el alimento animal genéticamente modificado.

Los expertos ven el lanzamiento del informe medioambiental como el paso final antes de la aprobación.

AquaBounty ha sostenido que el pescado es seguro y que hay varias medidas de seguridad contra los problemas ambientales. El pescado se criará como hembra y estéril, aunque un porcentaje muy pequeño todavía podría ser capaz de reproducirse.

El salmón AquaAdvantage tiene agregada una hormona de crecimiento del salmón Chinook del Pacífico que permite a los peces producir la hormona de crecimiento durante todo el año.

Los ingenieros fueron capaces de mantener la hormona activa usando otro gen de un pez parecido a la anguila llamado abadejo del océano que actúa como 'encender' del interruptor de la hormona.

Esto significa que el salmón AquAdvantage crece hasta el tamaño para el mercado en 16 a 18 meses en vez de los 30 requeridos para el salmón del Atlántico, que produce la hormona del crecimiento sólo durante una parte del año.

Aún no está claro si el público tendrá apetito para los peces si se aprueba, sin embargo, puede no importar ya que los consumidores ni siquiera saben si los están comiendo.

De acuerdo a las directrices de los Estados Unidos, el pez no necesita ser etiquetado como modificado genéticamente si la agencia decide que tiene el mismo material de base que el salmón convencional.

AquaBounty dice que el salmón modificado genéticamente tienen el mismo sabor, textura, color y olor que el pescado convencional, y la FDA hasta ahora no ha mostrado ningún signo de desacuerdo.

Wenonah Hauter, directora del grupo de defensa del grupo Food and Water Watch, dijo que la renuncia al etiquetado no sólo ignora los derechos de los consumidores de saber lo que están comiendo, sino que además "simplemente, es malo para los negocios, ya que muchos evitarán la compra de cualquier de salmón por temor a que sea genéticamente modificado."

Instó a los miembros del Congreso a bloquear la aprobación inminente de los peces. La oposición del Congreso a los peces GM hasta el momento ha sido dirigida por los miembros de la delegación de Alaska, quiens ven al salmón modificado como una amenaza para la industria de salmón salvaje del estado.

La senadora republicana Lisa Murkowski, de Alaska, dijo el Viernes que está trabajando para convencer a sus colegas senadores que la aprobación del pescado debe ser detenida.

"Esto es especialmente preocupante, ya que, la agencia está haciendo caso omiso de la oposición por parte de grupos de productores de salmón y pescadores, así como más de 300 organizaciones ambientales, de consumidores y de salud", dijo refiriéndose a la aprobación preliminar.