La fotografía original fue encontrada en la biblioteca de una escuela de la ciudad japonesa, atacada por EEUU en 1945 / La imagen en blanco y negro fue tomada unos 30 minutos después de la explosión, a unos diez kilómetros al este del lugar de impacto
Una foto excepcional del hongo atómico fruto del ataque nuclear de EEUU que asoló la ciudad japonesa de Hiroshima, el 6 de agosto de 1945, visto desde el suelo, fue hallada en la biblioteca de una escuela de la urbe.

Según informó la conservadora del Museo de la Paz, la foto en blanco y negro fue tomada unos 30 minutos después de la explosión, a unos diez kilómetros al este del lugar de impacto.

Se puede ver la nube mortal elevarse en dos partes diferentes. "Se sabía de la existencia de esta foto por los manuales de historia, pero es la primera vez que se halla el original", explicó la funcionaria.

La foto estaba entre numerosos artículos y documentos sobre la explosión reunidos en una escuela de la ciudad. Las imágenes más conocidas de la explosión y del hongo mortal fueron tomadas desde el aire por Fuerza Aérea estadounidense.

Las bombas de EEUU:

Después de seis meses de intenso bombardeo de otras 67 ciudades japonesas, EEUU lanzó una nueva bomba, la nuclear, bautizada como Little Boy, sobre Hiroshima el lunes 6 de agosto de 1945, seguida por la detonación de una segunda, Fat Man, el jueves 9 de agosto sobre Nagasaki.

Ambos bombardeos atómicos fueron ataques nucleares ordenados por Harry Truman, presidente de EEUU, durante la segunda Guerra Mundial.

Hasta la fecha estos bombardeos constituyen los únicos ataques nucleares de la historia contra ciudades civiles, que además estaban inermes porque no eran consideradas objetivos militares.

Se estima que hacia finales de 1945, las bombas atómicas de EEUU habían matado a 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki, aunque sólo la mitad había fallecido los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20% murieron por lesiones o enfermedades atribuidas a la radiación.

Desde entonces, algunas otras personas han fallecido de leucemia y distintos tipos de cáncer atribuidos a la exposición a la radiación liberada por las bombas. En ambas ciudades, la gran mayoría de las muertes fueron de civiles.