© Desconocido
El Gobierno de España ha brindado este miércoles su apoyo a Francia en su intervención militar en Malí, ofreciendo un avión de transporte militar, que muy probablemente será un Hércules C-130.

Tras el tercer diálogo mantenido entre el ministro español de Defensa, Pedro Morenés, con su par francés, Jean Yves Le Drian, acerca de la intervención del país galo en Malí, la parte española ha aceptado la petición de París de prestar su apoyo al transporte aéreo.

La afirmación del Gobierno español a la demanda francesa tiene lugar poco después de que Morenés precisara, durante una rueda de prensa, que España no tenía intención de respaldar logísticamente a Francia, indicando que solamente habían puesto, y se les había pedido, "la capacidad del sobrevuelo sobre espacio aéreo nacional".

Sin embargo, aparte de la aeronave, España dispensará, en breve, entre 40 y 50 instructores militares a la misión de la Unión Europea (UE) en Malí.

Mientras tanto, el presidente galo, François Hollande, ha sido objeto de censuras por parte de varios medios de comunicación europeos, entre ellos el 'Financial Times', por perseguir intereses económicos y colonialistas mediante la injerencia militar de su Ejecutivo en Malí.

La oferta española ha salido a la luz pública, después de que EE. UU., Canadá, el Reino Unido, Bélgica, Alemania y Dinamarca anunciaran, con anterioridad, su colaboración en la intervención francesa en Malí.

La crisis política en Malí comenzó el pasado 21 de marzo con la rebelión de elementos de las Fuerzas Armadas, que anunciaron la disolución de las instituciones gubernamentales y la suspensión de la Constitución.

Los rebeldes Tuareg del norte del país se valieron de esa coyuntura e iniciaron enfrentamientos violentos con el Ejército nacional. Esta situación fue aprovechada también por grupos rebeldes que se han apoderado de gran parte del territorio, provocando el desplazamiento de más de 400 mil personas.