© Desconocido
El Banco de Valencia suprimirá hasta 890 empleos, es decir más del 50% de su plantilla, en el marco del "plan de reestructuración del Banco de Valencia aprobado por el Banco de España y la Comisión Europea".

Según un comunicado de la entidad, un máximo de 890 personas de la plantilla del banco, integrada por 1.600, se verán afectadas en el segundo Expediente de Regulación de Empleo (ERE); el primero eliminó unos 360 puestos.

El texto remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) menciona que la reestructuración de la entidad se llevará a cabo de forma "ordenada, planificada y consensuada con los representantes de los trabajadores".

El Banco de Valencia (BdV) rescatado por el Estado, sigue su plan de "racionalización" para responder a un fondo de 4.500 millones de euros en el marco de la ayuda que le facilitó la Unión Europea (UE).

La burbuja inmobiliaria iniciada en 2008 obligó al Gobierno central de España a nacionalizar entidades como Banco de Valencia, Bankia, CatalunyaCaixa y NovaCaixaGalicia, con el objetivo de evitar su quiebra.

De acuerdo con los datos del Banco de España, el sector bancario eliminó más de 28.000 puestos de trabajo entre 2008 y 2011, mientras la Unión General de Trabajadores de España (UGT) denuncia que en los próximos cinco años se eliminarán otros 20.000 empleos.