perro salvaje
© El Universo
Un estudio genético revela que una ola de migración de India, hace unos 4.000 años, podría haber llevado consigo a dingo, un perro salvaje encontrado en Australia.
Australia, territorio que se creía aislado entre la llegada de los primeros humanos hace 40.000 años y el desembarco de los europeos en el siglo XIX, conoció una ola de migración de India hace unos 4.000 años, según un análisis genético publicado en Estados Unidos.

Los autores del estudio explican que estos inmigrantes podrían haber llevado consigo ciertas herramientas de piedra de pequeño tamaño llamadas microlitos, así como el dingo, un perro salvaje encontrado en Australia.

Las dataciones de estas herramientas y de los restos fosilizados de estos animales se remontan a unos 4.000 años, precisaron los científicos del Max Planck Institute de Alemania, autores de esta investigación publicada por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos(PNAS, por sus siglas en inglés) de fecha 14 al 18 de enero.

Estos investigadores compararon algunas variaciones genéticas de los aborígenes australianos con las de las poblaciones de Nueva Guinea, el Sudeste Asiático e India.

"Los resultados permiten pensar en un flujo sustancial de genes de India hacia Australia hace 4.230 años, mucho antes de los primeros contactos con los europeos", explicó Irina Pugach, del Max Planck Institute, y principal autora de la investigación.

"Este periodo coincide también con numerosos cambios en los datos arqueológicos de Australia, como la tecnología o las herramientas de piedra, así como en la manera de transformar las plantas", continuó.

"En la medida en que detectamos el flujo de genes de India hacia Australia alrededor de este mismo periodo, es probable que estos cambios y la aparición del dingo estén ligados a esta migración", concluyó Pugash.

Este análisis genético revela igualmente un origen común de las poblaciones aborígenes de Australia, de Nueva Guinea y de las Mamanwa, un grupo de Negritos de Filipinas, que se remonta a entre 35.000 y 45.000 años atrás.

Durante este periodo, Australia y Nueva Guinea formaban un único bloque geográfico llamado Sahul.

Según los investigadores, estos tres grupos divergieron uno del otro hace unos 36.000 años.

"Este descubrimiento refuerza la hipótesis según la cual estas poblaciones descienden del flujo de migración de África hacia el sur, mientras que otros grupos llegaron más tarde", precisó Mark Stoneking, del Max Planck Institute, uno de los coautores del estudio.

Estos datos genéticos indican igualmente que los aborígenes australianos y los de Nueva Guinea divergieron más pronto en la historia del Sahul y no cuando Nueva Guinea y Australia se separaron por el aumento del nivel del océano hace alrededor de 8.000 años, según los nuevos hallazgos.