© El Tribuno
El Palio estaba limpio y bien cuidado. Los policías verificaron que no tenía denuncia por robo.
Hechos extraños ocurren a diario en diferentes partes del mundo, pero hay pocos que llamen tanto la atención como el ocurrido el sábado pasado entre las 22 y 23.50 en la calle 60, en el barrio Santa Ana I de la capital de Salta: el dueño de una casa salió momentáneamente a visitar a su esposa hospitalizada y cuando volvió, halló en el garaje de su vivienda un auto estacionado, cerrado con llave.

¿Quién lo dejó allí? y ¿por qué? son preguntas que al cierre de esta edición no tenían respuestas.

Matías Ugarte se llevó una sorpresa tremenda cuando arribó a su domicilio en su añoso Fiat Duna Weekend dominio ADT 821 ya que en el interior del garaje encontró estacionado un automóvil blanco desconocido, marca Fiat Palio Weekend patente CCI 709, sin ocupantes.

Las puertas de la reja de acceso estaban cerradas prolijamente, tal como él las había dejado.

Desconcertado le consultó a sus vecinos, creyendo que la extraña unidad era de alguno de ellos, pero al obtener solo respuestas negativas, decidió radicar la denuncia en la seccional de la zona.

Más tarde, los policías se dirigieron al lugar y pudieron constatar que efectivamente había un coche estacionado, cerrado con llave y con todos sus vidrios levantados.

Ugarte debió dejar su coche afuera y el domingo, durante toda la jornada, según comentaron los habitantes de la zona a El Tribuno, diferentes móviles del Sistema de Emergencias 911 patrullaron por el pasaje, pero nadie intentó retirar la unidad ni persona alguna dio informaciones concretas respecto del misterioso suceso.

Ayer al mediodía, a las 12.30, una grúa de la Secretaría de Tránsito de la Municipalidad llegó al domicilio y no con poco esfuerzo -ya que el Palio Weekend estaba en cambio y con el freno de mano puesto- , un grupo de inspectores y policías retiraron el Fiat Palio, primeramente del garaje, para luego subirlo al coche que lo trasladó al canchón de la zona sur.

Mientras se realizaban las tareas los uniformados se contactaron con la dueña del automóvil que figuraba en el Registro de Propiedad del Automotor, identificada como Patricia del Valle Chaile, pero ésta les dijo: "¡Uhhh...! ese coche lo vendí hace mucho y el comprador luego hizo lo mismo, así que no tengo idea de quién será ahora".

Lo que sí es concreto es que el vehículo transita habitualmente las calles de Salta, ya que en la parte posterior del mismo, figura una calcomanía de la institución deportiva "Universitario Rugby Club" de esta capital.

Si bien el dueño de la vivienda prefirió no brindar mayores detalles sobre el sorpresivo hallazgo, este matutino averiguó que el propietario de la vivienda temió, en un primer momento, que una banda de ladrones hubiese entrado a su casa. Pero al comprobar que en el inmueble no había nadie, comenzó a hacer las gestiones para averiguar la verdad.

"Antes de estar estacionado en la vivienda de la familia Ugarte, a este automóvil no lo vimos nunca en el barrio. Primero pensamos que era de Matías, pero después notamos su preocupación hasta que llegó la Policía y recién hoy (por ayer) pudieron trasladarlo", dijo una vecina.

"Probablemente robaron este coche y vinieron a abandonarlo a acá. No sería una locura pensar eso, porque los delincuentes siempre se instalan en la playa de estacionamiento de este pasaje", aseguró Miriam.

"Esto es muy raro", dijo otro de los testigos del caso