© Desconocido
En su afán por el orden y hacer cumplir las leyes, la Policía de la ciudad de Aachen, en Alemania, fue víctima de una inocente broma al darse cuenta de que el auto al que le había dejado una multa por mal estacionamiento, no era más que una escultura de nieve.

Según reporta la propia Policía, unos bromistas construyeron una réplica de un Volkswagen Escarabajo en una zona donde estaba prohibido estacionar. La escultura de nieve, que tenía limpiaparabrisas y hasta el logo de la marca alemana, resultó ser tan real que los agentes de tránsito la confundieron con un auto de verdad y le dejaron un ticket con una multa por mal estacionamiento.

Los policías recién se dieron cuenta de la broma cuando intentaron quitar la nieve de la patente para anotar el número de matrícula del automóvil. Ahí descubrieron que el supuesto auto no era más que una montaña de nieve.

A pesar de todo, la Policía se tomó la broma de buen humor. Un vocero de la institución declaró que se rieron al descubrir que no había auto, pero sin embargo se justificaron: "Ya sea una montaña de nieve o de metal, estaba obstaculizando el paso, y mereció una multa".