© RIA Novosti
Los miembros del Instituto de Magnetismo Terrestre ruso encontraron en el fondo del lago Chebarkul un cráter que supuestamente se formó por la caída de un fragmento de gran tamaño del meteorito de Cheliábinsk, según el científico Alexéi Popov

Los cientificos realizaron un escaneo especial del lago por medio de un GPR, un radar de banda ancha que puede registrar lo que hay a una profundidad de varios cientos de metros. Según informa la agencia de noticias rusa RIA Novosti, el sondeo permitió obtener unos 36 perfiles (imágenes de la sección transversal) del lago.

"En los perfiles cruzados podemos ver la disminución del nivel del terreno y la perturbación de la estructura del hielo. Una reconstrucción tridimensional del lago muestra en su fondo un cráter de una profundidad de unos tres metros que esta probablemente relacionado con la caída de un fragmento grande del meteorito", dijo Papov.

Según algunos testigos del incidente un fragmento del cuerpo celeste cayó en el lago formando en su superficie helada un agujero de tamaño considerable. Sin embargo, una primera búsqueda realizada por varios buzos no dio resultados, a causa de la gruesa capa de cieno que cubre el fondo. De hecho, el cráter que está en el fondo del lago está desplazado unos 10 metros del agujero producido en su superficie.

El meteorito de Cheliábinsk cayó en la región rusa de los Urales el 15 de febrero. De acuerdo con el informe del Ministerio del Interior de Rusia, unas 1.200 personas resultaron heridas y los daños causados por la caída de los fragmentos del meteorito se estiman en unos 1.000 millones de rublos (unos 33,5 millones de dólares).