© AFP Fethi Belaid
Este lunes un grupo de tunecinos se manifestaron frente al Ministerio de Asuntos de la Mujer para exigir la dimisión de la titular de este departamento por el caso de la violación de una niña de tres años en una guardería.

La semana pasada la madre de la niña víctima de la agresión denunció en una entrevista a un medio tunecino que su hija había sido violada en un jardín de infancia de la capital. Según relató, los genitales de la niña estaban magullados y sangraban. Además, la menor pudo describir al supuesto violador, un vigilante del centro educativo, señaló la mujer.

El hombre fue detenido e interrogado. Además se le imputan cargos delictivos relacionados con la pornografía infantil.

El caso despertó la polémica en la sociedad tunecina, que dirigieron su ira contra el Ministerio de Asuntos de la Mujer, ya que la guardería carecía de licencia y no había pasado las supervisiones necesarias.

El Ministerio de Asuntos de la Mujer, que se encontró bajo la avalancha de crítica de la sociedad, ha condenado en un comunicado la violación y ha prometido apoyo moral y jurídico a la familia de la pequeña. Sin embargo, los tunecinos exigen la dimisión de la titular de la entidad, Sihem Badi, por negligencia.