© desconocido
La Cámara de Representantes de EEUU aprobó silenciosamente una adición de último minuto a la Agricultural Appropriations Bill para 2013 la semana pasada- incluyendo una medida precautoria protegiendo las semillas genéticamente modificadas de litigación en caso de riesgos a la salud.

La cláusula, conocida oficialmente como la Farmer Assurance Provision, ha sido ridiculizada por los oponentes a las biotech que hacen lobby bajo el nombre de Monsanto Protection Act, ya que negaría autoridad a las cortes federales para cesar inmediatamente la plantación y venta de cosechas GMO, sin importar la preocupación de consumidores respecto a la salud.

La provisión, denunciada también como la cláusula biotech, debiera haber sido revisada por los Comités de Agricultura o Judicial. En vez de eso, no hubo audiencias, y la pieza fue evidentemente desconocida para la mayoría de los demócratas (quienes son mayoría en el Senado) antes de su aprobación como parte de la HR 993, la ley de financiamiento a corto plazo que fue aprobada para evitar un cierre por parte del gobierno federal.

El Senador John Tester (D-MT) probó ser el único disidente de la llamada Monsanto Protection Act, a pesar de que su propuesta de enmienda para quitar el piloto del proyecto de ley, nunca fue puesta a votación.

Como funciona el sistema legal de USA en la actualidad, y como resultado de demandas previas, se requiere que la USDA presente declaración de impactos ambientales completos (EIS) antes de plantar y vender cosechas GMO. El alcance y la eficacia de que la USDA se acoja a esta regla es en sí misma es una fuente de conflictos graves.

Las revisiones han sido el foco de encendido debate entre grupos de defensa de la seguridad de alimentos y la industria de biotech en el pasado. En diciembre del 2009, por ejemplo, Food Democracy Now recolectó firmas durante el período de comentarios del EIS en un esfuerzo por prevenir la aprobación de la alfalfa GMO de Monsanto, la cual muchos creian que contaminaría el alimento orgánico usado por agricultores de lácteos; a pesar de esto, fue aprobada.

Antes, patógenos descubiertos en el máiz y soya Roundup Ready de Monsanto fueron sospechosos de causar infertilidad en el ganado e impactar la salud de las plantas.

Qué tan victorioso es esto para compañías como Monsanto? Los críticos están muy alarmados sobre cómo la provisión pasó en el Congreso- la cláusula fue introducida anónimamente mientras la legislación mayor progresaba en el Appropriations Committee del Senado. Ahora, grupos como el Center for Food Safety llaman al senador Mikulski (D-MD), cabeza de dicho comité, a encargarse de las acusaciones a lobbyistas de un "trato por la puerta trasera" con la industria de biotech.

Como destaca el Washington Times, el éxito de la cláusula es visto por muchos como una victoria para las compañías como Syngenta Corp, Cargill, Monsanto y PACs afiliadas que han donado $7.5 millones a los miembros del Congreso desde el 2009, y $372,000 a miembros del Appropriations Committee del Senado.

No está claro si el vencimiento en seis meses de la ley significa que la cláusula vivirá poco tiempo. Sin embargo, Food Democracy Now ha empezado una campaña llamando al presidente Barack Obama de vetar la ley de gasto, llamada Continuing Resolution, lo cual parece poco probable, ya que la HR 933 incluye una gran cantidad de financiamiento del gobierno.