Washington, 31 mar (EFE).- La primavera, además de las proliferación de flores en parques y jardines, trae consigo otro fenómeno, ya que es la época del año en la que más "bolas de fuego" se ven en el cielo, indicó hoy la NASA en su página web.

"Por razones que no entendemos del todo, la tasa de meteoritos brillantes aumentan durante las semanas próximas al equinoccio de primavera", apunta Bill Cooke, del Centro de Meteoritos de la NASA.

© EFE
Con la primavera aumentan las "bolas de fuego" en el cielo
En otras épocas del año cualquier aficionado a la astronomía puede ver esporádicamente al atardecer unos diez meteoritos o "esporádicas" bolas de fuego, con un brillo superior al del planeta Venus.

Sin embargo, en primavera la Tierra es bombardeada con esos fragmentos desprendidos de algún asteroide o cometa descompuesto en el sistema solar, hasta un 30 por ciento más.

Este fenómeno es conocido desde hace más de 30 años, indicó Cooke, que explicó que no sólo aumenta la presencia de las bolas de fuego sino que también de las rocas espaciales que aterrizan en la Tierra.

Los investigadores que estudian el entorno de los meteoritos de la Tierra nunca han llegado a una explicación satisfactoria a este fenómeno, aunque una posible está relacionada con la dirección en la que giran los planetas o la producción de residuos del propios sistema solar.

"Algunos investigadores creen que puede haber una variación intrínseca en la población de meteoritos a lo largo de la órbita terrestre, con un pico en la producción de escombros de 'bolas de fuego', alrededor de la primavera y principios del verano", señala el profesor Peter Brown de la Universidad de Western Ontario.

Para resolver éste y otros enigmas, Cooke y su equipo ha creado una red de cámaras inteligentes de meteoritos en EE.UU. para fotografiar y calcular las órbitas de las bolas de fuego detectadas en todo el país.

"Podría tomarnos varios años recolectar esos datos", señaló Cooke pero espera que las observaciones, a las que anima a participar a estudiantes, educadores y aficionados, puedan llevar a revelar su origen.