Traducción del Averiguador para es.sott.net

© Firestone et al.
Recientemente el Establishment Científico aumentó la temperatura contra el científico Allen West y el resto de los investigadores del Evento de Impacto del Younger Dryas desatando a su perro de ataque, Rex Dalton, cuyo artículo está siendo utilizado para manchar el buen nombre de West y a la Teoría del Impacto Younger Dryas por poder. Mientras que este es un desafortunado vuelco de los eventos, no estamos del todo sorprendidos considerando lo que hemos observado de los psicópatas en otros sectores de la sociedad. Si existe un punto general que deseamos que los lectores de SOTT comprendan es que los psicópatas controlan nuestro mundo - todo el mundo. Mientras que ello sería totalmente obvio al analizar a los gobiernos corruptos, corporaciones e instituciones religiosas, el mundo de la ciencia y el académico no están exentos de este hecho.

La suposición del Uniformismo apuntala a muchas sino todas las disciplinas científicas. Sus proponentes exponen que el "presente es la clave para comprender el pasado", que el lento y gradual proceso que observamos en la naturaleza hoy en día ha sido constante a lo largo de la historia. Una enorme cantidad de científicos de diferentes campos han apostado sus carreras (sean concientes de ello o no) por esta suposición fundamental. Este enfoque Uniformista, o gradualista, se utiliza para explicar cuestiones como características geológicas, eventos celestiales, evolución de especies, avance de la civilización, progreso tecnológico y demás. Cuando se habla de eventos catastróficos, las ciencias dominadas por el Uniformismo solo permiten considerar a aquellos que pudieron haber sucedido en una escala de tiempo de millones de años, como la extinción de Cretáceo-Terciario de hace 65 millones de años que supuestamente borró a los dinosaurios de la faz de la tierra. Admitir que los catastróficos eventos de impactos ocurren en la escala de tiempo de la historia humana significaría deshacerse de la confortable noción que vivimos en un mundo seguro y estable que ha evolucionado en espléndido aislamiento, protegido de la intervención cósmica. Pocas personas, incluso científicos, están preparadas para investigar la abrumadora evidencia que indica la realidad del catastrofismo cíclico. La elite de nuestro mundo ha ido demasiado lejos para evitar que las masas lo sepan, por lo tanto no es difícil ver de qué forma el enfoque del Uniformismo de hoy en día sirve a muchos intereses.

Un pequeño repaso de la historia: El grupo de investigadores compuesto por Richard Firestone, Allen West y Simon Warwick-Smith (habitualmente nombrados como Firestone et al.) registraron la evidencia en su libro El ciclo de las catástrofes cósmicas respecto a un importante evento de impacto alrededor del 13.000 AC. Por supuesto, tal marco temporal ubicaría al evento perfectamente dentro de la historia humana, un suceso que podría ser la fuente de los mitos de la destrucción de una civilización antediluviana. Si has sido un lector regular de SOTT, sabrás que tomamos en cuenta la evidencia reunida por Firestone et al como de vital importancia en la comprensión de la realidad y magnitud de los eventos de impactos. Incluso sin estar de acuerdo con su postura sobre la forma que los cometas llegaron al Sistema Solar cortesía de una explosión de una supernova (nosotros asignamos una mayor probabilidad a las hipótesis alternativas que explican el origen de los cúmulos de cometas), la evidencia de impacto que ellos describen es muy buena. En lugar que el presente sea la clave para el pasado, según creen los Uniformistas, comprender el pasado según describe Firestone et al se transforma en la clave para entender nuestro futuro.

© NatureNews
Rex Dalton, ex escritor de Nature.
Con Firestone et al produciendo olas en la comunidad científica, también llega el lacayo del Establishment, Rex Dalton, ex escritor de Nature, para atacar a Allen West, un geólogo retirado, co-autor e investigador del libro antes mencionado, de una manera completamente ad hominem. Nosotros publicamos nuestra propia versión ampliamente comentada de este engañoso artículo, señalando de qué manera Dalton buscó matar el mensaje atacando al mensajero. Dalton castigó a West por no ser un geólogo formalmente entrenado (dicho sea de paso, el mismo Dalton es solo un periodista) apelando al pequeño problema que West tuvo con autoridades de California hace una década atrás, en lugar de negar la mayoría de la evidencia de impactos reunida por Firestone et al y enfocándose en preguntas que desde entonces surgieron sobre una pequeña porción citada en el libro. Desafortunadamente, muchos científicos no lo verán de esta manera, y diseminarán el artículo de Dalton como si fuera un evangelio (lo cual ya está sucediendo). La pieza de Dalton es un ejemplo perfecto del desprecio que el Establishment Científico tiene por la verdadera ciencia - la clase de ciencia que podría ayudar a la humanidad a escapar de las cadenas de la historia.

Ahora que los lectores comprenden un poco la historia y contexto de este lamentable cuento, recapitulemos con algunas de las acusaciones realizadas por Dalton en su artículo original. Así es como empieza el mismo:
Una elegante teoría arqueológica, bajo fuego por resultados que no pueden ser replicados, podría en última instancia irse de las manos.

Parecía una elegante respuesta a un antiguo misterio: la desaparición de lo que supuestamente fueron los primeros habitantes de Norteamérica. Un veloz cometa hace 13.000 años fue el culpable, según la teoría, arrojando hielo y rocas por todo el continente, acabando con el pueblo Clovis y los mamuts con los que se alimentaban, y produciendo un profundo enfriamiento de la región. La idea cautivó al público de manera tal que se produjeron tres películas que describían la catástrofe.
Hasta aquí, todo viene bien. Ahora Dalton avanza y muestra su verdadera agenda:
Pero ahora, cuatro años después de reportada la supuesta evidencia que apoya esa teoría, un grupo de autoridades científicas han llegado sistemáticamente a la conclusión que la teoría del cometa es un "fraude". Investigadores de múltiples disciplinas científicas señalan a la teoría como una de las ideas más equivocadas en la historia de la arqueología moderna, la cual necesita una revisión independiente para que un registro preciso se refleje en la literatura.
Como veremos más abajo, muchos de estos "investigadores de múltiples disciplinas científicas" solo han observado evidencia aislada reunida por Firestone et al. Algunos de estos investigadores que Dalton cita no poseen ningún tipo de relación con esta área de estudio. Sus opiniones parecen ser arrojadas a la mezcla solo para dar la impresión de un frente unificado contra la Teoría del Impacto. Los investigadores que tienen la experiencia en esta área de estudio no parecen haber observado toda la evidencia; en lugar de ello parecen estar fijados en aspectos aislados de la teoría sin consideración por el cuadro mayor. ¿Podría realmente alguien de este grupo hacer una revisión independiente de la Teoría del Impacto? Noten el doble discurso aquí también. La frase "revisión independiente" sugiere el significado de "Opinión Uniformista" por parte de Dalton. Más abajo Dalton declara:
Aún así, los científicos que describieron el supuesto impacto en una consagrada publicación científica norteamericana se niegan a considerar la evidencia de los críticos - insistiendo que están en lo correcto, aunque incluso nadie pueda replicar su trabajo, lo cual es el sello de credibilidad en el mundo científico.
Esta Teoría del Impacto no es un experimento que pueda ser fácilmente "replicado" y rápidamente verificado. Piensa en la teoría como una larga lista de pistas, o descubrimientos independientes e indicios, todos indicando al probable culpable - que la tierra sí colisionó con grandes rocas espaciales alrededor del 13.000 AC. Leer el Ciclo de Catástrofes Cíclicas es casi como leer una novela de detectives, realmente puedes sentir el entusiasmo de este equipo de investigadores uniendo juntos las pistas para saber quien (o qué) 'lo hizo'. Debemos reconocer, partes de esta teoría pueden y deberían ser verificadas o refutadas por otros investigadores de mente abierta; es posible que algunas piezas haya que apartarlas y agregar otras o explicarlas de diferente manera. Todas las teorías científicas saludables sufren modificaciones a través del tiempo a medida que surge nueva evidencia. Pero en general, hubo mucho trabajo plasmado en esta Teoría del Impacto y existen muchos otros grupos además del de Firestone trabajando en problemas similares que tratan con recientes eventos geológicos de impactos. A pesar de la engañosa presentación por parte de Dalton de un 'frente unificado' de científicos elevando sus 'preocupaciones', ninguno de estos ha refutado todos los hechos a favor de la Teoría del Impacto, ¡e incluso algunos ni siquiera han revisado la evidencia en absoluto!
Los principales autores de la teoría forman una inusual mezcla: James Kennett, padre virtual de la geología marina de la Universidad de California, Santa Bárbara; Richard Firestone, físico del Laboratorio Lawrence Berkeley en California; y Allen West, un desconocido académico de la industria minera que vive en Dewey, Arizona.

"Estamos bajo una gran coacción", dijo Kennett. "Ha sido bastante doloroso". Tanto que los miembros del equipo catalogan a los críticos de su trabajo como "tendenciosos", "sinsentido", y de "locos".

Semejante intransigencia se ha visto anteriormente en otros casos de grandes afirmaciones científicas. En oportunidades aquellas teorías estaban basadas en irregularidades de la evidencia. Otras veces, los proponentes sucumbieron al autoengaño. Pero típicamente, los defensores se vuelven tan interesados en sus ideas que no pueden aceptar el error públicamente.
Quizás en lugar de explicar la coacción de los teóricos del impacto como "intransigencia" y "autoengaño", sería útil que den su opinión de manera decente. En otras palabras, ¿qué clase de patraña han tenido que inventar del otro lado? Sin embargo, Dalton no parece estar interesado en ello en absoluto. Eso sería pedirle demasiado a Dalton que a esta altura ya reveló su agenda.

Luego Dalton avanza para asesinar a uno de los coautores, Allen West:
...Efectivamente, los renombrados científicos del equipo están tan empeñados en la teoría que han optado por ignorar el hecho que su colega "Allen West" no es exactamente quien dice ser.

West es Allen Whitt - quien, en el año 2002, fue arrestado en California y condenado por hacerse pasar por geólogo con matricula estatal y haber cobrado grandes sumas de dinero por servicios de análisis de agua a autoridades de una pequeña ciudad.

Luego de completar una probatoria en el 2003 en San Bernardino, empezó a trabajar en la teoría del cometa, adoptando legalmente su nuevo nombre en el 2006 mientras lo promocionaba en un popular libro. Sus coautores supieron su identidad original e historia legal cuando fue cuestionado por este periodista el año pasado. Desde entonces, no lo han dado a conocer a la comunidad científica.

La historia de West - y nuevas preocupaciones sobre los resultados de estudios en los que estuvo integralmente involucrado - generaron intrigantes preguntas acerca de la veracidad de la afirmación del cometa...
Aquí Dalton presenta a West como un ladrón de poca monta y lejos de ser un científico 'objetivo'. ¿Pero realmente tiene clara Dalton su evidencia?

En su defensa de Allen West, George Howard del blog El Colmillo Cósmico escribe:
Allen West fue empleado como consultor para una empresa en California durante 13 años que realizaban análisis de agua en varias ciudades. Los geofísicos pueden trabajar sin matricula en California bajo ciertas condiciones. Él pensó que estaba dentro del marco legal, pero en este caso, necesitaba la matricula.

El inadvertido error condujo a un delito menor y una multa de $4500. El Fiscal del Distrito reconoció que no hubo intención de fraude y permitió la reducción del delito a una simple infracción que luego fue eliminada de su registro. El registro de Allen West en el Estado de California está completamente limpio, y no posee "registro criminal" alguno, contrario a las declaraciones de Rex Dalton en su artículo (ver 1).

Dalton menospreció la calidad del trabajo en cuestión a pesar del hecho que sabe que el trabajo de West como geofísico en California sigue siendo referido positivamente en 10 informes por parte de cuatro agencias Federales y Estatales del gobierno, el Servicio Geológico de EEUU, la Oficina de Rehabilitación de EEUU, el Departamento de Recursos Acuíferos de California, y la Comisión de Energía de California (ver 2).

En el año 2005, siete años después que Allen terminara ese trabajo, se retiró y se dedicó a escribir el Ciclo de las Catástrofes Cósmicas. Optando por la privacidad, eligió el pseudónimo "West" en lugar de su nombre "Whitt," y registró el nombre en el Estado de Arizona como marca registrada bajo la designación de "autor" (ver 3). Continuó utilizando el nuevo nombre en su carrera científica y lo cambió legalmente, es decir que no se trata de un "alias" como equivocadamente denuncia Dalton. La gente habitualmente modifica sus nombres por varias razones, como por ejemplo, Isaac Asimov, que cambio su nombre Ozimov - nadie acusó a Asimov de engaño.
© Douglas J. Kennett
El antropólogo de la Universidad de Arizona C. Vance Haynes y el geofísico Allen West observan la capa del Manto Negro durante un muestreo al Murray Springs Clovis en el sur de Arizona.
Como hemos señalado en nuestro comentario original del artículo de Dalton, los documentos muestran que West/Whitt no lo hizo con mala intención. De hecho, sería patético que West necesite defenderse aquí. ¿No se suponía que el artículo de Dalton era sobre los defectos de la Teoría del Impacto del Younger Dryas y no sobre los enredos burocráticos del trabajo anterior de West? El hecho que Dalton, él mismo formado como periodista sin credenciales científicas reales, burlonamente critique la falta de credenciales de West es la máxima hipocresía. Este ataque ad hominem muestra realmente los verdaderos colores de Dalton, especialmente si consideramos que este ataque conforma la pieza central de su artículo. Sumando insultos al golpe, Dalton nuevamente apalea a West con esta falsa acusación más abajo en su artículo. Para un ex escritor de Nature, uno esperaría un comportamiento más civilizado. Este es un desesperado y turbio intento de empañar los descubrimientos realmente demoledores del trabajo de Firestone y West.

El resto del artículo de Dalton es mayormente el trabajo de un inepto, dando al lector la impresión que existe una 'creciente preocupación' entre los científicos que Firestone y West simplemente están inventando toda esta evidencia de los impactos. Aunque sigue siendo muy engañosa, esa es realmente la única parte de su artículo que toca ni siquiera de cerca a la verdadera ciencia, y de todas maneras muy selectivamente. Cita a un número de sus científicos amigos que han intentado refutar algún aspecto de la Teoría del Impacto, dando a la gente la impresión que todos estos 'científicos' deberían tener un poco de conocimiento sobre la Teoría del Impacto misma (que no parece ser el caso). Aquí sus declaraciones:

Wallace Broecker - Investigador 'Climático': "Aquellos que no creen en el calentamiento global producido por el hombre la adoptan [supuestamente se refiere a la Teoría del Impacto]." (¿Cómo? ¿Qué tiene que ver el "calentamiento global" aquí? Me encanta cómo Dalton intenta relacionar a quienes niegan el 'calentamiento global' con los Teóricos del Impacto. ¡Clásico!)

Todd Surovell - Arqueólogo: "No pude encontrar esférulas magnéticas en 7 lugares de Clovis"

Tyrone Daulton - Científico de Materiales: "Informó que los supuestos nanodiamantes formados por el impacto fueron mal identificados"

Mark Boslough - Físico: "Informó que el fechado por radiocarbono de una muestra de esférula de carbono muestra que solo tiene 200 años - una "irregularidad" que indica que no se trata del supuesto momento de impacto de hace 12,900 años."

Vance Holliday - Arqueólogo: "Una mezcla semejante de esférulas de diferentes eras podría invalidar toda conclusión respecto a que un elevado conteo representaba evidencia de un impacto cometario." (Refiriéndose aquí al descubrimiento de Boslough arriba.)

Nicholas Pinter - Geólogo: "'[La Teoría del Impacto] está tan lejos de lo aceptable - fuera de las experiencias normales de conducir ciencia - que no puedes ignorarlo...". Cuando se le preguntó si colaboraría con West, dijo, 'saldría corriendo horrorizado'" (Más difamación contra West.)

Jeffrey Severinghaus - Químico: "Al preguntarle si aceptaría [una investigación pública de la Teoría del Impacto], dijo, 'Absolutamente. Es realmente importante mantener la confianza del público en la ciencia. Es decir que si hay una manzana podrida, esta sea arrancada y expuesta.'" (Si debiera haber una investigación, tendrían observar los últimos 60 años del ámbito académico y arrancar todas las manzanas podridas que evitan el verdadero progreso de las ciencias. Es muy revelador que estos sujetos quieran investigaciones sobre Firestone et al., pero fueron demasiado temerosos o totalmente arrogantes para llegar al fondo del 'Climategate'.)

Los únicos argumentos científicos de Dalton, basados en las declaraciones de los mencionados individuos, se resumen a evidencia de las muestras de sedimentos tomados en cierta capa que Firestone y West denominaron como 'manto negro'. Esta es una capa negra en el sedimento que indica el límite donde aparecen artefactos de la cultura Clovis. Justo debajo de esta capa a veces se encuentran herramientas, implementos, descarte de huesos de animales de un antiguo pueblo denominado como 'gente Clovis'. Por encima de esta capa habitualmente no encontramos nada, al menos por un buen lapso de tiempo. Esta es también la capa donde permanecen los fósiles de mamut y otros animales del fin del Holoceno, al menos en Norteamérica. Todo esto indica que este 'manto negro' podría contener ciertas pistas sobre cómo el pueblo Clovis y todos sus amigos animales desaparecieron repentinamente. (Nos resulta asombroso que los geólogos y arqueólogos nunca hayan hecho esta conexión, al menos no oficialmente.)

De hecho, esa es exactamente la línea de razonamiento que Firestone y West siguen en su libro. Presentan la hipótesis que esta región del 'manto negro' es lo que quedó de vegetación chamuscada y otra materia quemada que quedó enterrada luego que 'algo' causara una gran conflagración en el continente norteamericano. Ellos describen muchas otras anomalías sedimentarias y químicas de este 'manto negro' que indican algo más que el típico proceso uniformista gradual durante este período. Entonces cuando los muchachos de arriba citan a Dalton hablando de nanodiamantes y esférulas magnéticas, están hablando de anomalías en los sedimentos que West descubrió en su 'manto negro', el lugar donde la vida del Holoceno llegó a su abrupto fin. Estas anomalías son las que Firestone y West creen ser el resultado de un impacto extra-terrestre. La teoría detrás del porqué y cómo los nanodiamantes y esférulas magnéticas se formarían durante un impacto está más allá de la visión de este artículo, pero el libro de las Catástrofes Cósmicas hace un buen trabajo al explicarlo en términos comprensibles.

Mientras que estas anomalías sedimentarias son ciertamente interesante evidencia y deberían tomarse en cuenta, no representan de ninguna forma la totalidad de la Teoría del Impacto según es presentada por Firestone et al en su libro. El gran cuadro de la Tierra recibiendo un impacto de cometas realmente no cambia con o sin esta evidencia de anomalías sedimentarias. Esto es solo la 'cobertura de la torta', se podría decir. Incluso si esta evidencia de sedimentos puede refutarse, según Dalton y los demás detractores aseguran, ello aún no invalida la masa de otra evidencia de impactos reunida por Firestone et al. Es una obvia ofuscación por parte de Dalton sugerir que la evidencia que indica 'es todo lo que existe' sobre la Teoría del Impacto.

Dalton cita el fechado por radiocarbono de Mark Boslough sobre las micro-esférulas en el manto negro de sedimentos en solo 200 años de antigüedad, cuando obviamente deberían ser mucho más antiguas para refutar la teoría de Firestone et al que solo se pudieron haber formado en condiciones de extremo calor. Pero los autores señalan varias veces en su libro lo precario que puede ser confiar en el fechado de radiocarbono. Dalton debe haber pasado por alto esta parte, de lo contrario se habría dado cuenta de lo débil de cualquier evidencia fechada al intentar confirmar o refutar la Teoría del Impacto.
Explorando en detalle el tema del radiocarbono, Bill descubrió que algunas fechas de radiocarbono Paleo-Indias estaban ridículamente equivocadas. Por ejemplo, las fechas de lugares Paleo-Indios en Leavitt y Gainey, en Michigan, provienen de capas que los científicos sabían que tenían unos 13.000 años; y aún así la fecha de radiocarbono sugirió que, inexplicablemente, los largamente desaparecidos indios de la Era de Hielo todavía cazaban camellos extintos cuando los faraones egipcios construían el Templo de Karnak hace 2,800 años atrás.

Otro sitio de 13.000 años de antigüedad en Thedford, Ontario, Canadá, parecía mostrar que los desaparecidos indios volvieron milagrosamente a la vida y vivieron hasta los tiempos de Jesús. Sumado a ello, el sitio más espectacular de la era Clovis era en Grant Lake en la Provincia Nunavut al norte de Canadá, donde los desaparecidos Paleo-Indios de la Era de Hielo aparentemente anduvieron cazando mamuts durante el tiempo de la Batalla de Gettysburg ¡en la Guerra Civil de EEUU!

[El Ciclo de Catástrofes Cósmicas p12]
¡Demasiado para la selección de fechas incorrectas de muestras de sedimentos de Dalton que dan la impresión que la Teoría del Impacto es maliciosa e inconsistente! Toda evidencia que se base en fechas de radiocarbono debe ser tomada con una pizca de sal. El fechado por radiocarbono podría funcionar bien para los últimos 6.000 años aproximadamente, pero más allá de ello la suposición sobre el promedio de radiación cósmica (que determina la cantidad del isótopo C14 en los objetos vivientes) se hace un tanto complicada. Está claro que Dalton está yendo detrás de un vaso capilar pretendiendo que sea la yugular en su obsesión sobre las fechas de muestras de sedimentos, confiando en la ignorancia de sus lectores respecto a toda la evidencia sobre la Teoría del Impacto para llenar los huecos que deja con su lógica.

Bien, ¿qué otra evidencia provee Firestone et al., que Dalton haya omitido convenientemente de su artículo?

La historia de las Bahías de Carolina

Las Bahías de Carolina son depresiones elípticas concentradas a lo largo del lecho marino del Atlántico. Típicamente nos son visibles desde tierra; la gente solo comienza a notarlas en vuelo. Hay una cantidad enorme de estas 'bahías' (más de medio millón, de hecho), cada una bordeada con una capa de arena.

Una interesante característica de estas 'bahías' es que el ángulo de todas sus formas elípticas apunta en una o dos direcciones generales. Rastreando estas ubicaciones hacia el oeste, vemos que las líneas parecen converger en dos puntos centrales: uno en el fondo del Lago Michigan, y el otro en la parte baja de la Bahía Huron en Canadá. Luego se descubrió que las depresiones 'estilo-bahías' también existen en el oeste, sudoeste, y alrededor de las regiones de las grandes planicies norteamericanas. Muchas de estas 'bahías' forman 'cadenas de cráteres', nuevamente apuntando a las mismas dos regiones centrales en el norte. Es probable que estos lugares en Canadá y Michigan fueran cubiertos con gruesas capas de hielo en la época que se formaron estas 'bahías', por lo tanto un impacto en estos lugares probablemente haya generado una explosión de hielo.

© El Colmillo Cósmico
Las dos ubicaciones generales donde convergen las Bahías de Carolina y similares depresiones estilo cráter.
Esto es exactamente lo que Firestone y West proponen, que estos puntos centrales donde las puntas de las Bahías de Carolina convergen estuvieron cubiertos de gruesos glaciares antes del 13.000 AC. Un impacto sobre estos lugares cubiertos de hielo habrían arrojado enormes cantidades de hielo en dirección sudoeste y sudeste a lo largo de cientos de kilómetros, resultando en un verdadero bombardeo de explosiones aéreas mientras medio millón de pedazos de desechos explotaban al reingresar a la atmósfera inferior para formar, gracias a la ablación de la explosión atmosférica, todas esas 'bahías' que vemos a lo largo de todo el lecho marino en el este y también el sudoeste. Un impacto también podría explicar las características descoloridas o arenosidad encontradas en ciertas partes de Norteamérica, como el área alrededor del norte de Minnesota y centro de Canadá. Un evento semejante probablemente habría causado que una repentina elevación de agua dulce llegara a los océanos también, seguido de un rápido enfriamiento de las temperaturas oceánicas, en consecuencia conduciendo a la Tierra a una Era de Hielo. También podría explicar el repentino aumento en el nivel del mar alrededor de aquella época, según muestran estudios de los arrecifes de coral. Todavía hay gran cantidad de temas a resolver en esta teoría, pero la idea general de un repentino impacto conduciendo a cambios climáticos y geológicos inmediatos es bastante sólida.

Puntos negros en colmillos de mamuts

Podrá parecer extraño a algunos que la evidencia de bombardeo cometario pudiera existir en antiguos fósiles de colmillos de mamuts, pero aquí tenemos otro hecho interesante observado por Firestone et al. Luego de investigar cajas de colmillos de mamuts, ellos descubrieron pequeños puntos negros, algunos rojizos, señal de hierro incrustado en algunos de los mismos. Mediante una inspección más detallada, se hizo claro que algo había lanzado hierro por los aires a grandes velocidades, acabando probablemente con los animales de manera instantánea. También descubrieron las mismas marcas negras de hierro en cráneos de mamuts, indicando que estos animales perecieron por un repentino y explosivo evento.

© Desconocido
Muestra de marcas negras descubiertas en algunos colmillos de mamut, indicación de un explosivo evento de impacto.
Los mismos micro-proyectiles de hierro aparecieron en colmillos de mamut en zonas lejanas como Siberia, y en astas y piedras en Norteamérica también. Lo que sea que haya causado que estos micro-proyectiles de hierro se esparcieran por los continentes del hemisferio norte a increíbles velocidades debe haber sido un evento enormemente explosivo. También se han encontrado mamuts enterrados en hielo desde Alaska a Siberia con alimentos sin digerir en sus fauces. Es muy claro que aquello que acabó con estas criaturas lo hizo instantáneamente. El mismo evento pareció haberlos congelado instantáneamente también, ya que muchos de sus restos fueron descubiertos en muy buen estado de conservación. Ningún proceso gradual puede atribuirse a esto.

Estas son algunas de las mayores pistas trabajadas por Firestone et al en su libro. El artículo de Dalton no menciona ninguna de estas.

Conclusión

Rex Dalton realmente no tiene con qué defender su argumento al refutar la Teoría del Impacto del Younger Dryas creada por Firestone et al. La pregunta es, ¿por qué apelaría a semejantes rebajadas tácticas y se arriesgaría a exponerse con tan débil razonamiento científico? Hemos publicado otros artículos de Dalton en SOTT antes del presente y en su mayoría parecían equilibrados e informativos (aunque puedes estar seguro que los observaremos muy cuidadosamente de ahora en adelante). Resulta interesante que otro tema del que habla Dalton es la investigación del Neanderthal, un área en la cual nosotros también hemos adoptado un interés debido a sus consecuencias para la investigación sobre los orígenes de la psicopatología. ¿Nos preguntamos qué otras distorsiones de la verdad se dirigen hacia nosotros desde Rex en este otro campo de estudio? ¿Está Rex siendo comprado por el Culto de Uniformismo, o simplemente busca reconocimiento como perro de ataque, lamiendo las botas de su amo, si se quiere? Sabemos que estas son palabras fuertes, pero adoptamos una fuerte postura contra semejantes inconsistencias que prevalecen en la ciencia corrupta. También deberíamos notar que Rex no es el único; hubo muchos de los de su clase que han llegado jugando el rol de traficantes de la desinformación en el mundo de la ciencia, y aquí en SOTT hacemos todo lo posible para exponerlos.

Cualesquiera sean sus motivos, el resultado final de sus esfuerzos es un ataque contra el catastrofismo, en un momento clave de la historia; en un momento en el que más y más personas están despertando a la realidad que la Tierra podría no ser un cielo seguro en el cosmos como alguna vez se pensó. ¿De qué manera observará la gente a los Rex Daltons del mundo cuando comprendan no solo que el Establishment Científico no tiene la capacidad para proteger a la civilización de los cometas, sino que sabían acerca de la amenaza y la encubrieron en favor de la elite? Solo el tiempo lo dirá...