Historia Secreta
Mapa


Star of David

Los judíos vienen del Cáucaso y no del antiguo Israel

Su material genético muestra que proceden del viejo imperio jázaro. La oleada que les trajo a Europa estaba formada por una mezcla de judíos y jázaros conversos, según un estudio.
judíos vienen del Cáucaso
© Genome Biology and Evolution
Este mapa plasma las rutas de las dos hipótesis sobre el origen de los judíos europeos: la de los jázaros, en amarillo, y la Rhineland, en marrón.
El 90% de los judíos del mundo no proceden del Israel bíblico sino de las tierras del Cáucaso. Es más, ni siquiera son del todo judíos. Su material genético es un mosaico de genes donde predominan los antiguos pueblos caucásicos, de Mesopotamia, ancestros europeos y hasta chipriotas, además de los semíticos. Según una investigación publicada en Genome Biology and Evolution, grupos de israelíes fueron llegando a aquellas tierras entre el mar Negro y el mar Caspio hasta que el imperio que los acogió se convirtió al judaísmo. Fueron estos conversos los que protagonizaron una nueva diáspora hacia Europa.
Pharoah

Momia Inca del Cerro El Plomo se conserva en el Museo de Historia Natural de Santiago

Momia Inca1
© Dibam.cl
Niño Inca.
El Museo de Historia Natural de Chile reveló nuevos informes de la momia del niño Inca encontrado en el Cerro El Plomo, en el entorno de Santiago de Chile, un caso único en su género al representar un sacrificio humano impuesto por la autoridad Inca, y que se expone en excelente estado de conservación, mantenido en un cubículo a bajas temperaturas.

El cerro El Plomo, visible desde el centro de Santiago, del Tawantisuyu Sur o Imperio Inca que llegaba hasta la capital chilena, era uno de los lugares considerados sacros para esta población que vivió en las riberas del río Mapocho antes de la llegada de los europeos.

El niño fue encontrado congelado en la cumbre a 5400 metros de altura en 1954 y desde entonces se mantiene en una vitrina; los antropólogos se encargan de su conservación y manutención.
Cult

"El Vaticano siempre ha sido una empresa de negocios, lo de la religión es secundario"

La Santa Sede siempre ha escondido su dinero, ya que en primer lugar es una organización que se centra en los negocios, y no en la religión. Esta es la opinión, expresada por el periodista e investigador Daniel Estulin, en referencia al revelador artículo del periódico ´The Guardian´.

Hourglass

El genoma del abeto casi no ha cambiado en los últimos cien millones de años

genoma del abeto
© Steve Sellers, East Carolina University / Collection of Frank Cantelas, NOAA / OAR / OER
Piceas en Alaska.
Un análisis genético ha revelado que el genoma de coníferas como el abeto, el pino y la picea ha permanecido casi inalterado durante más de 100 millones de años. Esta notable estabilidad genómica explica la semejanza entre las coníferas actuales y los fósiles de las que vivían en tiempos de los dinosaurios.

El equipo de investigadores del Servicio Forestal Canadiense y la Universidad Laval también en Canadá, llegó a esta conclusión después de analizar genomas de coníferas y compararlos con los de plantas con flores. Ambos grupos de plantas se bifurcaron evolutivamente a partir de un ancestro común hace unos 300 millones de años.
Hourglass

El color negro de las pinturas Paleolítico se obtuvo con carbón y tierra con óxido

Cueva del Parpalló en Gandía
© ABC
Imagen de archivo de la Cueva del Parpalló en Gandía
Científicos de la Universitat de València han realizado la primera caracterización de pigmentos de plaquetas de la Cueva Parpalló de Gandía (Valencia) y han demostrado, mediante técnicas no destructivas, que los colores negros de las pinturas se consiguieron en el Paleolítico con carbón y tierras con óxido de manganeso.

La Cueva Parpalló de Gandía reúne una colección referente en el ámbito europeo por el volumen de material que aglutina y el amplio periodo cronológico que cubre, de más de 10.000 años, según un comunicado de la institución académica.
Hourglass

Hombre de Tianyuan fue un antepasado de los asiáticos y nativos americanos de hoy

Hombre de Tianyuan1
© Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología (IVPP), Beijing
Investigadores realizan excavaciones en la cueva de Tianyuan donde en 2003 se descubrieron restos humanos de hace 40 mil años
Investigadores observaron el DNA de los restos óseos de habitantes que vivieron hace 40.000 años en la gruta Tianyuan cerca de Beijing y concluyeron que es muy similar al de la población asiática y nativa de los americanos de hoy.

Al igual que el hombre moderno, era una familia diferente a la que vivía en Europa, señala un informe del Instituto Max Planck, publicado el 21 de enero.

El investigador Svante Pääbo dijo que los pequeños porcentajes de DNA Neanderthal y Denisovo encontrados en este hombre de Tianyuan son además similares al hombre de ahora.
Hourglass

Más revelaciones sobre la ciudad Inca bajo Santiago de Chile

ciudad Inca1
© dibam.cl
Mapa de Santiago de Chile en 1552.
El arqueólogo Rubén Stehberg del Museo Nacional de Historia Natural de Chile sorprendió con el estudio realizado junto al historiador Gonzalo Sotomayor de la Universidad de Andrés Bello, al presentar evidencias de que bajo el casco de Santiago se desarrolló en etapas prehispánicas un centro urbano político Inca, el Tawantinsuyu Sur.

Para llegar desde Cuzco, Perú, usaban el "Camino del Inca", que terminaba en la plaza Mayor, hoy la Plaza de Armas, cuyo último tramo Diego de Almagro llamó "Camino de Chille". Desde ahí al propio estilo cusqueño emergían rutas en todas la direcciones, abundaban los terrenos agrícolas con organizados regadíos y prosperaba la minería de oro y plata.
Pharoah

Hallan 12 tumbas púnicas de los siglos V y IV a.C con más de 300 joyas y amuletos

Las obras en el solar que ocupaba la antigua sede de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz han destapado, entre otros hallazgos arqueológicos, doce tumbas púnicas de los siglos V y IV antes de Cristo y que tenían en su interior, además de huesos, más de 300 joyas y amuletos egipcios.

Pharoah

Descubren ciudad inca de Mapocho oculta bajo Santiago de Chile

ciudad inca de Mapocho 1
© Dibam.cl
Croquis de la ciudad de Santiago a fines del siglo XVI, donde aparece en la esquina superior izquierda y junto al río Mapocho los Paredones o Tambillos del Inca. Extraído de Thayer (1905).
Investigadores concluyeron que bajo el casco antiguo de Santiago había una infraestructura incaica de la cual salían caminos en todas las direcciones, de acuerdo al último boletín del Museo Nacional de Historia Natural de Chile publicado en enero.

El arqueólogo del Museo, Rubén Stehberg y el investigador Gonzalo Sotomayor de la Universidad Andrés Bello reunieron las pruebas de las investigaciones presentadas en 1976, más documentos históricos; y a esto agregaron nuevas evidencias de que bajo la ciudad del casco viejo de Santiago se encontraba la ocupación Tawantinsuyu incaica en los cursos medios de los ríos Mapocho y Maipo.
Telescope

Una explosión de rayos gamma "golpeó la Tierra en la Edad Media"


Una erupción solar también podría explicar la radiación.
Un brote de rayos gamma, la explosión más poderosa que se conoce en el Universo, podría haber golpeado la Tierra en el siglo VIII, de acuerdo con un estudio reciente.

En 2012, un grupo de investigadores halló evidencia que sugería que nuestro planeta había sido impactado por una ráfaga de radiación durante la Edad Media, pero los detalles sobre el tipo de evento cósmico que la originó seguían siendo un misterio.

Ahora, un estudio sugiere que fue el resultado de la fusión de dos agujeros negros - o estrellas de neutrones- en nuestra galaxia.

La colisión arrojó, al parecer, grandes cantidades de energía.

La investigación al respecto se publicó en la revista Monthly Notices de la Real Sociedad Astronómica.

Ráfaga de energía

El año pasado, un equipo de investigadores descubrió que algunos viejos cedros en Japón tenían un tipo de carbono radiactivo conocido como carbono-14.

En el mismo contexto, en la Antártida, se registró un aumento en los niveles de berilio -10 en el hielo.

Estos isótopos se crean cuando una radiación intensa alcanza los átomos de la atmósfera superior, lo que sugiere que una ráfaga de energía golpeó alguna vez a nuestro planeta desde el espacio.

Tomando como referencia los anillos de los árboles y los datos de los núcleos de hielo, los investigadores fueron capaces de determinar que el fenómeno habría ocurrido entre los años 774 y 775 dC, pero la causa del evento siguió siendo un rompecabezas.

Comentario: Para un análisis convincente de lo que estaba sucediendo en nuestro pasado, lea el nuevo libro de Laura Knight-Jadczyk The Horns of Moses (en inglés).

Top