Bienvenido a Sott.net
sab, 06 feb 2016
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Hourglass

¿Es el tiempo una ilusión? Parte I

"El tiempo es una imagen móvil de la eternidad", Platón. "Si intentas mantener el tiempo en tus manos, siempre se desliza a través de tus dedos". Mientras la poética aseveración del físico británico aún resuena en la habitación, Julián Barbour, el periodista que lo entrevista y usted, probablemente carezcan de toda conexión con los tres sujetos de igual nombre e igual apariencia existentes en el segundo previo al presente.

Por más esmero que el lector ponga en hilar un pensamiento con otro a través de cada instante, tal vez no exista forma alguna de demostrar a ciencia cierta que el instante que está viviendo no es más que otra estampilla entre las millones de millones que conforman lo que uno pudiera llamar "eternidad". Con aire de letal revelación, Barbour redondea asegurando que "la gente no puede capturar el tiempo debido a que no existe en absoluto".

La inusual idea que el autor de "El fin del tiempo: la próxima revolución de la física" expone, no es, lo que se dice, nueva. Sin embargo, hasta el presente nunca ha gozado del auge de la popularidad que la teoría relativista de Einstein o la teoría de cuerdas tuvieron en su momento. Con cierta razón, Barbour la llama la "cenicienta" de la física teórica.

El concepto de un universo atemporal no solo es irresistiblemente atractivo para un puñado de nuevos científicos, sino que un modelo tal lograría allanar el camino a muchas de las paradojas con que la física moderna se enfrenta a la hora de explicar el universo. Solemos creer y hasta percibir que el tiempo es de naturaleza lineal, cuyo curso fluye inevitablemente desde un futuro hacia un pasado.

Family

El gen MAOA influye en el desarrollo de comportamientos antisociales

Un gen implicado en la regulación de las emociones y del comportamiento podría influir a largo plazo en el impacto de la violencia experimentada en la infancia sobre el comportamiento antisocial, ha revelado un estudio. Sin embargo, la investigación también señala que el ambiente -en concreto, la exposición a la violencia en la infancia- es igualmente determinante. En realidad, dicen los expertos, lo más determinante en este sentido es la constante interacción de una persona con su entorno y su bagaje genético.

© Christoph Bock (Max Planck Institute for Informatics).
Un gen implicado en la regulación de las emociones y del comportamiento podría influir a largo plazo en el impacto de la violencia experimentada en la infancia sobre el comportamiento antisocial.

Esta es la conclusión de un estudio longitudinal llevado a cabo por un equipo de investigadores del Instituto universitario de salud mental de la Universidad de Montreal (CIUSSS), en Canadá, con 327 jóvenes que vivían en Quebec, algunos de los cuales se vieron expuestos a la violencia de niños.

"Sabemos que las personas que son víctimas o testigos de violencia en la infancia tienen más proclives a tendencias antisociales de adolescentes y adultos", explica Isabelle Ouellet-Morin, investigadora del CIUSSS y una de las autoras del trabajo.

Comentario: Recomendamos ver la siguiente conferencia por el Dr. Joe Dispenza, autor del libro Breaking the habit of being yourself. A través de la neurociencia y la epigenética se ha dado a la tarea de elaborar diferentes formas para ayudar a las personas a superar los problemas del día a día o este tipo de trastornos que se mencionan en el artículo, por medio de cómo vemos a la realidad.


Como bien lo mencionan en el artículo los genes no siempre son la causa de los diferentes tipos de enfermedades que uno puede sufrir en la vida, el estrés forma parte importante de esto y debemos saber bien de qué manera manejarlo para no dañar a nuestro cuerpo. Por ello, recomendamos leer el siguiente Enfoque SOTT. Salud positiva en un mundo insano ¿es posible?

Aunque también es importante saber que puede haber individuos genéticamente programados a funcionar como depredadores humanos, que se manifiestan de tal manera sin importar el entorno en el que viven, vea por ejemplo: Algunas diferencias entre psicópatas y narcisistas

Recomendamos leer también los siguientes artículos:


Gear

El problema de acumular conocimiento y no practicarlo

Si no practicamos y vivimos el conocimiento que tenemos, entonces realmente no podemos decir que sabemos. Y esto es lo nos sucede actualmente, en una era prácticamente de ignorancia y disociación entre el conocimiento y lo que hacemos con ese conocimiento.

© Desconocido
La diferenciación entre el conocimiento y el ejercicio de ese conocimiento, que constituye la verdadera sabiduría, fue hecha desde un inicio por las diferentes tradiciones. Ya Platón había distinguido entre una vida filosófica integral, como la de Sócrates, y una filosofía discursiva como la de los sofistas, que eran capaces de grandes acrobacias lingüísticas para persuadir a casi cualquiera pero no que no eran capaces de poner en práctica sus argumentos ellos mismos. Aunque la filosofía moderna haya asumido ser un comentario de la filosofía platónica y considere que el espíritu helénico es su ilustre ascendente, podríamos afirmar que son los sofistas los que han triunfado.

El conocimiento hoy en día, controlado por la academia (término que hoy parece mal tomado de la escuela de Platón) y las instituciones que la fondean, en gran medida se ha desviado de la concepción original de la filosofía. Presenciamos desde hace siglos una disociación entre el conocimiento intelectual y la vida moral y ascética necesaria para encarnar los principios que se discuten y se defienden como verdades. Pero es una verdad muy endeble la que sólo se sostiene con palabras y no con actos, ni con la transformación de la conciencia y el tangible mejoramiento del individuo, tanto moral como intelectualmente.

Comentario: Para profundizar en algunas ideas planteadas por el autor de este artículo, le recomendamos leer la serie La Onda, disponible en línea aquí, especialmente el Capítulo 8 - A dondequiera que mires, está la Cara de Dios; y el Capítulo 12 - Todo lo que existe son lecciones...

Puede leer también los siguientes artículos:


Top Secret

Lo que la industria farmaceútica y tu doctor no te dicen sobre la depresión (vídeos)

Traducción por el equipo de SOTT.net en español.

Antes de comenzar, es importante mencionar que sí, algunos individuos sufren más que otros cuando se habla de depresión y las personas necesitan ayuda para salir de estos lugares obscuros. No hay ninguna duda de que en este artículo lo que está siendo desafiado es el modelo actual de la depresión como una enfermedad y cómo este modelo puede no ser de utilidad para deshacerse de este problema que continúa creciendo de manera exponencial. ¿Las drogas realmente son la respuesta? ¿Acaso hacen algo siquiera? ¿Cuál es la ciencia detrás de la depresión? Es importante mencionar que muchos doctores no se encuentran al tanto de esta información y no es probable que "no te lo estén contando" a propósito.

Los antidepresivos son la droga más recetada en Estados Unidos. Las compañías farmacéuticas recaudan billones de dólares cada año solo vendiendo antidepresivos y también, gastan billones de dólares en publicidad y comerciales para sus productos. No es nada más que eso, se ha encontrado que las compañías farmacéuticas falsifican información e influencian a la literatura científica. Esto es un grave problema que se expande como plaga en la industria médica actual. Por ejemplo, el mes pasado una investigación independiente encontró que la droga más recetada, el Paxil (paroxetina), no es segura para los adolescentes, a pesar de que un gran número de literatura previa había sugerido lo contrario. El ensayo de la droga en el 2001, financiado por GlaxoSmithKline, había encontrado que esta medicina era completamente segura y utilizaron ese conocimiento "científico" para distribuir el Paxil como una droga segura para adolescentes. Puede leer más sobre esta historia aquí.

"La profesión médica esta siendo comprada por la industria farmacéutica, no solamente en términos de práctica sino también en términos de investigación y enseñanza. Las instituciones académicas de este país se están permitiendo el recibir pagos de agentes de esta industria farmacéutica. Creo que esto es vergonzoso." - (fuente) (fuente) Arnold Seymour Relman (1923-2014), Profesor de la escuela de Medicina de Harvard y Editor en Jefe del New England Medical Journal.


Este es un problema que se ha vuelto visible en la comunidad médica, por esto, John Ioannidis, un epidemiólogo de la escuela de Medicina de la Universidad de Stanford publicó un artículo que fue el más leído en la historia de la Biblioteca Pública Científica (PLoS en inglés) titulado Por qué la mayoría de las investigaciones publicadas son falsas. En el reporte, encontró que las investigaciones actuales que han sido publicadas son falsas.

Esto fue hace más de diez años, en la actualidad, el Dr. Richard Horton, editor en jefe de The Lancet, hizo un llamado a las masas. Declaró que la mitad de la literatura publicada podría ser falsa. (fuente)

Los ejemplos son interminables, así que demos un vistazo a la depresión.

Comentario: Y esta última pregunta es la que se hace el Dr. Gabor Maté en una de sus conferencias, vea: Salud positiva en un mundo insano ¿es posible?

Uno de los grandes problemas al que nos enfrentamos con estas situaciones de trastornos, tiene que ver también con cómo se estigmatiza a los pacientes que tienen depresión, esquizofrenia o algún otro trastorno mental. En vez de incluirlos en la sociedad, los relegamos, haciendo que su condición empeore; porque en muchas ocasiones lo que estos pacientes necesitan es tener conexión con los demás, no llenarse de medicamentos; tener una buena alimentación, tener actividades que los entretengan y buscar un propósito propio para salir adelante.

Recomendamos también practicar el programa de relajación y meditación Éiriu Eólas, que ha beneficiado a muchas personas a sobrellevar este tipo de trastornos.

Puede ver también este programa de Radio SOTT donde se llevó acabo un análisis sobre la Teoría de Desintegración Positiva del Dr. Dabrowski, quien después de muchos años de investigación propuso la idea de cómo la depresión puede ser un punto de partida importante para crecer como personas a través de lo que el llama la desintegración positiva.

Recomendamos leer también:


Hearts

Entender su cerebro puede volverlo más relajado y mucho más productivo

El ser humano es el único animal con cerebro reflexivo, sin embargo, la mayoría de nosotros lo saboteamos todos los días y, al hacerlo, limitamos nuestra productividad y nuestro bienestar. El Dr. Theo Compernolle es un médico belga con casi tres décadas de experiencia en psiquiatría clínica, neuropsiquiatría y neurología.



Su libro, "Brain Chains: Discover your brain, to unleash its full potential in a hyperconnected, multitasking world," (Cadenas cerebrales: Descubra su cerebro, para liberar todo su potencial en un mundo hiperconectado y multitarea), revela cómo distinguir entre el cerebro reflexivo y el reflejo, y entender el funcionamiento interno del cerebro puede mejorar dramáticamente su productividad y calidad de vida.

El año pasado, comencé a caminar en la playa durante dos horas diarias, lo que me permite leer entre dos y tres libros a la semana. En total, leí aproximadamente 150 libros el año pasado y "Brain Chains" (Cadenas Cerebrales) es claramente uno de los 10 mejores.

Comentario: Recomendamos este vídeo, donde se demuestra cómo es mejor concentrarse en una sola tarea a la vez y no tener que estar siempre ocupados.

Puede ver los siguientes artículos relacionados:



Magnify

El miedo en el cerebro: nuevas claves


Imagen que muestra las neuronas inhibitorias LRIPs (en verde) extendiéndose desde la corteza entorrinal (en la parte inferior derecha) hacia el hipocampo. Se ha descubierto que las LRIPs forman parte de un sofisticado mecanismo crítico en la formación de recuerdos de contexto. Imagen: Jayeeta Basu. Fuente: Mortimer B. Zuckerman Mind Brain Behavior Institute.
El miedo es una respuesta orgánica que nos ayuda a sobrevivir, pero si esa respuesta se produce en momentos no necesarios - por ejemplo, en entornos no peligrosos- puede condicionar nuestra vida. Esto es lo que sucede, por ejemplo, a personas que sufren estrés postraumático o ataques de pánico. Por eso resulta importante encontrar la causa cerebral del miedo sin sentido.

En esta dirección, a principios de 2015, un equipo de científicos de la Stony Brook University de EEUU descubrió un circuito neuronal responsable de reconocer y recordar amenazas, así como de activar el cerebro en respuesta a cualquier peligro.

También constató en ratones que dicho circuito - situado en el núcleo paraventricular del tálamo (PVT, por sus siglas en inglés)- se puede "desconectar", a través de la manipulación de una proteína que modula la plasticidad neuronal (la capacidad de las células cerebrales para reorganizar sus conexiones): el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). Con esta manipulación, los ratones sometidos al estudio perdieron sus miedos.

Ahora, se ha producido un nuevo avance en esta misma dirección, gracias a una investigación realizada por científicos del Mortimer B. Zuckerman Mind Brain Behavior Institute de la Universidad de Columbia y del Columbia University Medical Center (CUMC), ambos en EEUU.

Roses

Los universitarios con más inteligencia emocional tienen menos conductas de riesgo

Un estudio realizado a estudiantes de Enfermería revela que los alumnos con más capacidades emocionales consumen menos alcohol, se alimentan mejor y se protegen más en sus relaciones sexuales. La investigación realizada en la Universidad de Oviedo recomienda desarrollar estas habilidades entre los nuevos enfermeros para que desempeñen mejor un trabajo que repercute sobre los pacientes.

¿Existe una asociación entre la inteligencia emocional de los estudiantes de Enfermería y las conductas de riesgo que practican? Es la pregunta a la que responde una investigación llevada a cabo por un grupo de profesores de Salud Pública de la Universidad de Oviedo.

Los principales resultados revelan que los alumnos con más inteligencia emocional tienen, en general, un estilo de vida más saludable e indican, además, que a más inteligencia emocional menos conductas de riesgo.

Los investigadores realizaron un estudio transversal con 275 estudiantes del Grado de Enfermería que accedieron a participar voluntariamente en el trabajo. Con este propósito, se midió su inteligencia emocional mediante la escala de Schutte, así como otras variables que pudieran afectarla (edad, sexo, nivel socioeconómico, curso y satisfacción vital).

Hearts

El origen psicosomático de las enfermedades: estrés, trauma, alianzas con los padres y bloqueos energéticos

"Existen enfermos, no enfermedades", dice la frase popular como un recurso para abordar una cualidad un tanto misteriosa propia de las enfermedades; específicamente que por los mismos métodos y con los mismos medicamentos no se obtienen siempre los mismos resultados.

La medicina en su práctica cotidiana no es una ciencia exacta —o al menos aún no logra descifrar del todo los secretos del cuerpo humano para poder predecir con exactitud la respuesta a un tratamiento en todas sus aristas (esto es tomando en cuenta efectos colaterales y bajo una perspectiva holística). Uno de los aspectos más elusivos que se presenta en el estudio del cuerpo humano y su homeostasis tiene que ver con factores de acción psicosomática o psicobiológica, muchas veces responsables de que una persona no sane pese a que se le ha aplicado un método teóricamente funcional y responsables también de la cronicidad de ciertas enfermedades que llegan a ser "incurables". Podemos decir que cada enfermo, cada cuerpo es un universo, pero sobre todo porque cada mente es un universo —de aquí el factor particular e impredecible que genera ruido en la medicina.
"¿Y acaso no es más grande aquel que cura el alma, que es más que el cuerpo?"

-Paracelso.
Hay una tendencia cada vez más marcada en la ciencia moderna a aceptar que las enfermedades son padecimientos integrales que deben también tomar en cuenta entre sus causas la intercomunicación del sistema mente-cuerpo. La forma principal en la que la medicina ha incorporado este factor "mental" tiene que ver con el estrés. El psicólogo Walter Cannon acuñó el término en su acepción moderna para referirse a aquello que perturba el estado de equilibrio del organismo o homeostasis —término que también acuñó siguiendo el concepto de milieu intérieur de Claude Bernard, bajo la hipótesis de que existe una especie de estado de equilibrio o unidad interior que podríamos llamar salud (en inglés la palabra "health" (salud) se deriva de la raíz anglosajona "hal", la misma de la que proceden "whole" (entero), "holy" (sagrado) y "heal" (sanar).

Hans Seyle fue la primera persona en reconocer la existencia del estrés biológico con sus efectos nocivos. Seyle entendió el estrés como la respuesta de un organismo que intenta adaptarse a un agente externo que perturba su equilibrio. En un experimento con ratones notó que al inyectarles extractos de varios órganos éstos generaban una sustancia glandular. Seyle creía que había descubierto una nueva hormona, pero luego observó que no obstante el tipo de sustancia irritante que les inyectaba se producían los mismos síntomas - mismos que había identificado en personas con diferentes enfermedades. El trabajo de Seyle culminó en lo que llamó el"Síndrome de Adaptación General", un término universal para las enfermedades y "una teoría de cómo el estrés mental o físico es convertido en 'problemas psicosomáticos" por las hormonas del "eje hipotálamo-pituitaria-adrenal' del sistema endócrino.

Comentario: Desde SOTT recomendamos conocer el programa de reducción del estrés y meditación Éiriú Eolas, el cual consiste en una serie de ejercicios de respiración seguidos de una meditación, que permiten alcanzar una relajación profunda y ayudar a liberar gradualmente las emociones o tensiones bloqueadas. Este programa se enfoca en la estimulación del nervio Vago, el cual también está asociado a la compasión y a la empatía, por lo que la práctica de este programa también ayuda a establecer una mejor conexión con los demás en nuestro entorno y con nosotros mismos en general. Para más información, vea: Éiriú Eolas: Expansión del conocimiento


Recomendamos leer también los siguientes artículos relacionados:


Heart

No somos nuestros genes, somos nuestras percepciones: una biología más allá del genoma humano

El biólogo Bruce Lipton cuenta una fascinante historia que se repite. La llama la reaparición de "la broma cósmica", un fenómeno que le ocurre a los científicos periódicamente, o cada vez que creen que han encontrado un conocimiento exhaustivo que parece revelar los secretos del universo de manera definitiva.

Le ocurrió a la física clásica en 1893, cuando en la cresta del universo mecánico de Newton, dice Lipton, el rector de Harvard anunciaba que ya no se necesitaría ofrecer doctorados en física, puesto que se habían desvelado todos los enigmas del universo. 2 años después se descubrieron la radioactividad, las partículas subatómicas y los rayos X. Poco después llegó la física cuántica y la relatividad.

El hombre tiende a cantar victoria antes de tiempo y sobre todo a creer que lo que sabe es definitivo - olvida que el conocimiento depende de sus circunstancias y de la propia percepción (y la colectiva), o, como señala Lipton, de "la biología de la creencia". Claro que es definitivo, pero sólo porque cuando creemos que ya lo sabemos todo, nada nuevo cabe.
Un avatar de esta broma cósmica, que se hace a cuestas del ser humano, está ocurriendo actualmente según Lipton.

Comentario: Recomendamos ver esta conferencia del Dr. Gabor Maté, en donde indaga sobre cómo los diferentes tipos de enfermedades son en muchos casos producto del estrés o algún trauma que hayamos vivido de pequeños. Habla de cómo existen diferentes patrones que una persona sigue y al final pueden resultar en enfermedades graves.

Es interesante que se efectúe este tipo de análisis con respecto a las enfermedades, ya que estamos acostumbrados a ciertos canones dentro de los temas de salud que no toman en cuenta el lado humano de las personas, inmediatamente son etiquetadas por algún tipo de enfermedad y no se investiga realmente con profundidad cuáles fueron los detonadores.

Recomendamos los siguientes artículos relacionados:



Alarm Clock

Bertrand Russell sobre la cura para el sedentarismo y la hiperexcitabilidad del hombre moderno

El gran filósofo y matemático Bertrand Russell tuvo una de las mentes más perspicaces y por momentos irónicas. De manera preclara se anticipó a lo que hoy es un enorme problema de salud y, según nos dice, también político: el sedentarismo y la inactividad.
Con una deliciosa e irónica penetración, Russell escribe:
Nuestra construcción mental está hecha para una vida de severa actividad física. Yo solía, cuando era más joven, tomar mis vacaciones caminando. Caminaba 25 millas al día y cuando llegaba la tarde ya no tenía necesidad de que algo me quitara el aburrimiento, ya que el deleite de sentarme era suficiente. Pero la vida moderna ya no puede conducirse bajo estos principios de extenuación física. Gran parte del trabajo es sedentario, y la mayoría de los ejercicios manuales sólo ejercitan pocos músculos especializados. Cuando las muchedumbres se congregan en Trafalgar Square a vitorear en eco al anuncio de que el gobierno ha decidido masacrarlos, no lo harían si hubieran caminado 25 millas ese día. Esta cura para la beligerancia es, sin embargo, impracticable, y si la raza humana va a sobrevivir - algo que, tal vez, sea indeseable - otros medios deben asegurarse para encontrar una salida inocente a toda esa energía física no utilizada que produce excitación... Nunca he escuchado que la guerra emerja de los salones de baile.

Comentario: No solamente nos hemos vuelto más sedentarios, sino que estamos hiperexcitados con un sinnúmero de estímulos que a la larga terminan generando estrés crónico, el cual está asociado a muchas enfermedades que van más allá de la ansiedad, la depresión y la agresividad (por no hablar de la propaganda mediática que busca aterrorizarnos y hacernos pelear unos contra otros constantemente).

Sin duda, alguna actividad física como el yoga o la danza (que además puede ayudarnos a expresar emociones), la meditación y el canto, pueden ayudar a canalizar toda esa energía y a enfocarnos mejor en lo que realmente importa.

Le recomendamos leer: