El volcán Etna
© EFE
Expertos del Instituto Nacional de Geología y Vulcanología (INGV), informaron que el proceso eruptivo no se prolongaría.
El volcán Etna, en la localidad de Sicilia, Italia despertó con espectaculares fuentes de emisión de lava y actividad estromboliana desde el nuevo cráter en el sureste, por tercera vez en lo que va del año.

La emisión de lava estuvo acompañada por la fuga de cenizas volcánicas, informa la prensa italiana.
Para los expertos del Instituto Nacional de Geología y Vulcanología (INGV), el proceso eruptivo no se prolongaría.

Durante los eventos, la actividad en el aeropuerto de Catania se ha mantenido en forma regular.

En su anterior fase eruptiva, el 9 de febrero después de 12 días de moderada actividad estromboliana, se dio forma en la región sudeste del volcán, un nuevo cráter en el Etna.

Durante esa jornada produjo un nuevo episodio paroxístico eruptivo de más de 5 horas. Un flujo de lava cayó hacia el Valle del Bove, deteniéndose antes de llegar al fondo.

Otra actividad de este volcán se inició 27 de enero 2012 después de más de 50 días de reposo.

El Etna es el volcán más grande de Europa y uno de los volcanes más activos del mundo.