Imagen
© elmundo.es
El choque entre dos esferas de material cósmico.
Un grupo de investigadores tomaron nanodiamantes y huellas de pequeñas bolas. En el hallazgo estaría el origen del cambio climático. Los investigadores afirman que fue un asteroide o un cometa de grandes dimensiones fragmentado en pedazos

Un grupo de 16 científicos internacionales de varias universidades encontraron en el lago Cuitzeo de México, una capa negra de carbono muy fino a 2.8 metros de profundidad e identificaron las huellas de pequeñas bolas, que habrían chocado a gran velocidad contra la Tierra. En este hallazgo estaría el origen del cambio climático. Los investigadores afirman que fue un asteroide o un cometa de grandes dimensiones fragmentado en pedazos.

Hace 12.800 años el clima en la Tierra sufrió un enfriamiento, que duró 1.000 años, cuyo origen fue poco claro para la ciencia. La teoría de que se debió al impacto de un meteorito en Norteamérica vuelve a tomar fuerza, después de que un equipo internacional de investigadores logró identificar el lugar, en México, en el que chocó un gran meteorito precisamente en esa época, indicó elmundo.es.

Los científicos, un equipo de 16 investigadores de varias universidades encontró, en el lago Cuitzeo, una capa de sedimento muy fino con una composición de elementos muy extraña, y precisamente de hace 13.000 años. Por su estudio, sería el resultado del impacto de un meterorito contra la Tierra.

En este choque que dejó una capa negra de carbono y nanodiamantes, de unos 10 centímetros, estaría en el origen de ese cambio climático. Las últimas hipótesis apuntaban hacia un cambio en la corriente del Golfo de México, que habría descargado demasiada agua dulce en el Atlántico Norte, pero este trabajo da lugar a otra posibilidad. De hecho, hace 65 millones de años un impacto, mucho mayor, provocó el cambio atmosférico que terminó con los dinosaurios.

Los científicos tomaron pruebas que consideraban concluyentes, a 2.8 metros de profundidad. Además los investigadores identificaron las huellas de pequeñas bolas, que habrían chocado a gran velocidad durante el impacto.

Los datos del lago Cuitzeo sugieren que fue un asteroide o un cometa de grandes dimensiones fragmentado en pedazos, algunos de varios cientos de metros de diámetro. Este objeto habría entrado en la atmósfera en un ángulo muy bajo, provocando el calor que el enfrentamiento quemó toda la vegetación que había alrededor e incluso derritió las rocas de la superficie. Como consecuencia, hubo un importante cambio en el clima.