Protestas en Roma
© AP
Cientos de manifestantes protestaron en las calles de Roma en contra de la reforma laboral.
Las protestas iniciaron desde el mediodía ante el auditorio Antonianum, donde la ministra del Trabajo y Previsión Social, Elsa Fornero, participaba en un acto con el alcalde de Roma, Gianni Alemanno. Cientos de manifestantes lanzaron objetos contra los agentes que les impidieron el paso.

El cortejo se dirigió después hacia la Cámara de diputados, donde esta tarde se espera la aprobación de la reforma laboral que Mario Monti presentará en la cumbre de jefes de Estado y de gobierno europeos que se celebrará el jueves y el viernes en Bruselas. Las fuerzas del orden intervinieron nuevamente para impedir el paso a los manifestantes, mientras los organizadores de la protesta, en su mayor parte sindicatos de base, denunciaron que varios fueron golpeados. El centro de Roma fue parcialmente cerrado, lo que causó el caos en el tráfico, mientras helicópteros sobrevolaban la zona adyacente al Parlamento, que estaba rodeada por los agentes.

Los manifestantes lanzaron consignas contra los recortes económicos al sector social y criticaron la reforma laboral, que prevé aumentar la edad de jubilación y modificaciones al artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores (que tutela contra los despidos injustificados), entre otras medidas.

La polémica se encendió luego que en una entrevista con el diario estadunidense The Wall Street Journal, Fornero declaró que el ejecutivo busca "proteger a las personas y no al puesto de trabajo". "El empleo no es un derecho, debe ser ganado, incluso a través de sacrificios", dijo.

Ante la ola de críticas, el ministerio del Trabajo precisó que Fornero se refería "a la tutela del trabajador en el mercado laboral y no al puesto de trabajo individual". Pero según Antonio Di Pietro, líder del opositor partido Italia de los Valores, "la abadesa Fornero ha reescrito, sin pedir permiso a nadie, el artículo 1 de la Constitución (que establece el derecho al empleo)". También la Liga del Norte recordó que el derecho al trabajo está establecido en la Constitución y demandó si Fornero juró el cargo ante la Carta Magna.