Jorge Rafael Videla y Reinaldo Bignone
© AP
Bignone y Videla, frente a una nueva condena.
Víctimas de la dictadura argentina (1976/83) que habían sido robadas luego de nacer durante el cautiverio de sus madres y que fueron entregados en adopción por los militares, celebraron este jueves las condenas impuestas a dos ex dictadores y otros jerarcas castrenses.

Decenas de esos niños, ahora mujeres y hombres, se abrazaron emocionados en el tribunal tras la lectura del veredicto que condenó a los exdictadores Jorge Videla a 50 años de prisión y a Reynaldo Bignone a 15 años, entre otros represores que fueron condenados en ese mismo juicio.

"Es un día histórico porque la sentencia tiene significado no sólo en lo personal sino también como sociedad", dijo Mariana Zaffaroni Islas, cuyo caso se ventiló en el juicio que se inició hace un año y medio.

Unos 500 niños fueron robados por militares, policías o allegados durante la dictadura, según la entidad humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo, cuya labor ha permitido que 105 de ellos hayan recuperado su verdadera identidad.

"Para cualquier ciudadano que vive en un país donde acciones como éstas no quedan impunes con el paso del tiempo, representan una garantía de que se hace justicia", afirmó Mariana, restituída a sus familiares en 1993 luego de haber sido secuestrada al año y medio de vida.

Muchos de estos jóvenes pudieron reconstruir su verdadera historia y conocer a miembros de sus familias biológicas tras presentarse espontáneamente en la Casa de las Abuelas porque sospechaban de su identidad.

Uno de los casos más emblemáticos de este juicio fue el de Francisco Madariaga Quintela, que este jueves cumplió 35 años y que tuvo a la pareja con la que vivió creyéndolos sus verdaderos padres durante 32 años en el banquillo de los acusados.

El tribunal condenó a sus apropiadores, el exoficial del Ejército Víctor Gallo a 15 años de prisión y a su ex esposa Susana Colombo a cinco años, por sustracción, retención y ocultamiento de un menor.

"Me privaron durante 32 años de estar con mi padre y de conocer a mi mamá", quien dio a luz en el centro de exterminio 'El Campito' y luego fue asesinada, probablemente en los llamados vuelos de la muerte, de los que se arrojaban prisioneros políticos al mar, recordó el joven.

De la treintena de casos que se investigaron en el juicio para probar la existencia de un plan sistemático de robo de bebés durante el régimen de facto, 28 personas recuperaron su identidad.

Una de ellas, Victoria Montenegro, agradeció en las afueras del tribunal a sus padres desaparecidos por haberle "dado la vida y a las Abuelas por haberle devuelto su identidad".

La mujer reveló durante el juicio que su apropiador se vanagloriaba de haber asesinado a sus padres durante un enfrentamiento armado, en una de las audiencias del juicio más conmovedoras.
Manifestantes escuchan la sentencia
© EFE
Manifestantes escuchan la sentencia a los exdictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone hoy, jueves 5 de julio de 2012, en el juicio en su contra en Buenos Aires (Argentina).