Vladímir Zhirinovski
© RIAN
"No son meteoritos sino pruebas de armas estadounidenses"
El líder del Partido Liberal-Demócrata ruso, Vladímir Zhirinovski, declaró a los medios de comunicación, que la caída de un supuesto meteorito en la provincia de Cheliábinsk, en este país, no fue sino un ensayo de una nueva arma destructiva de los Estados Unidos.

"No cayeron meteoritos, fueron los estadounidenses los que ensayaron los efectos de una nueva arma. John Kerry (secretario de Estado de EU) quería advertir desde el pasado lunes a Sergei Lavrov (el ministro ruso de Exteriores), pero éste estaba de viaje", comentó Zhirinovski, quien es conocido en el ámbito político ruso por sus excéntricas declaraciones políticas.

El dirigente de la tercera fracción más influyente en el Parlamento ruso, dijo que el universo se rige por sus propias leyes.
"Aquí nunca cae nada. Y si cae es obra de los humanos, provocadores e instigadores de guerras", expresó.
Una lluvia de meteoritos acompañada con surcos de humo cayó esta mañana sobre Cheliábinsk, en los Urales. Según los testigos, se escuchó una fuerte detonación cuya onda expansiva rompió cristales en las ventanas de edificios. Hasta el momento se reportan mil doscientos heridos.

Los expertos comentan que las declaraciones de Zhirinovski fueron un pretexto para ventilar la situación en torno a consultas fallidas entre el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y su homólogo estadounidense, John Kerry.

El jueves, el Departamento de Estado de EU informó que Kerry no lograba comunicarse desde hace tres días con Lavrov, quien se encuentra realizando una gira por África. La cancillería estadounidense explicó que Kerry deseaba examinar con Lavrov la situación en torno a Corea del Norte y en Siria.