Imagen
© Centro de Información Falun Dafa
Grabado en lino por un practicante de Falun Gong, representa una escena de Masanjia en octubre de 2000, donde 18 mujeres practicantes de Falun Gong fueron desnudadas y forzadas entrar a una celda de hombres criminales.
Según psiquiatra es el trauma más perjudicial para la salud mental y autoestima de las personas. Provoca sufrimiento físico, vergüenza y miedo que puede durar para siempre

En 2001, un informe especial de Naciones Unidas sobre la violencia contra las mujeres, citó: "En octubre de 2000, los guardias de la prisión Masanjia en Shenyang, provincia de Liaoning, supuestamente desnudaron a 18 mujeres practicantes de Falun Dafa [conocido también como Falun Gong] y las arrojaron a celdas de hombres, donde mantienen a delincuentes convictos".

Según fuentes provistas por Falun Gong, las 18 mujeres fueron brutalmente violadas. Después de las violaciones, los funcionarios de Masanjia prohibieron las visitas a las víctimas, y los funcionarios del campo intentaron encubrir el crimen.

El abuso sexual es un tema constante del repertorio de torturas de Masanjia, que fue establecido para forzar a las practicantes de Falun Gong a renunciar a sus creencias espirituales.

Según el informe, en el campo de trabajos forzados de Masanjia "se aplican porras eléctricas sobre senos y genitales de mujeres practicantes".

Las declaraciones aportadas por víctimas practicantes de Falun Gong, sostienen que en Masanjia, y en otros campos de trabajo, las porras eléctricas que tienen una carga de miles de voltios se insertan dentro de las vaginas, del ano, dentro de la boca y en los senos, o en cualquier parte del cuerpo.

A principios de 2003, en uno de los más depravados incidentes, los senos de Wang Yunjie fueron electrocutados durante horas, según reportó la página web Minghui de Falun Gong. Las imágenes muestran heridas abiertas de sus pechos debido a torturas.

Esperando que Wang muriera, el campo de trabajo la puso en libertad. Finalmente murió en 2006 como consecuencia de las torturas recibidas.

Otro caso es el de Li Huiying, una juez de Dalian, una importante ciudad de la costa de China. En 2005 llegó a Masanjia como parte de su condena a trabajos forzados por su creencia en Falun Gong.

Li Huiying informó a compañeras practicantes que fueron atacadas sexualmente con una varilla rota y dentada, y una botella de cerveza partida.

Las mujeres en Masanjia están obligadas a mantenerse de pie desnudas en el frío glacial. A menudo las desnudan completamente para torturarlas, pero también las humillan obligándolas a estar de pie desnudas frente a una cámara de vídeo.

"El abuso sexual genera no sólo dolor físico, sino también vergüenza y miedo que puede durar para siempre", dijo el Dr. Jingduan Yang, un psiquiatra que reside en Filadelfia. "Es el trauma más perjudicial para la salud mental y autoestima de las personas".

El Dr. Jingduan explica que el objetivo del abuso sexual en los campos de trabajo es romper el sistema de creencias del individuo, y según su experiencia con pacientes torturadas señala:

"Una paciente tenía miedo de la gente parada detrás de ella, porque fue secuestrada por la espalda. En cualquier sonido agudo que escuchaba, podía oír a compañeros practicantes de Falun Gong gritando de dolor".

Las víctimas pueden sufrir de "severo dolor neurológico, muscular, calambres, ansiedad severa, depresión, insomnio, evasión, pesadillas, ataques de pánico y escenas retrospectivas", explica el Dr. Jingduan.

En 2005, el abogado de derechos humanos Gao Zhisheng, emprendió su propia investigación sobre la persecución a Falun Gong, y descubrió que los practicantes eran rutinariamente sometidos a torturas sexuales.

En una carta abierta a los líderes del Partido Comunista Chino, Gao escribió: "durante la persecución, casi todo genital y senos de mujeres o genitales de cada hombre, fueron atacados sexualmente de la manera más vulgar. ... Ningún lenguaje o palabras podrían describirlo o volver a crear la vulgaridad de nuestro gobierno, e inmoralidad en este sentido. ¿Quién estando vivo permitiría quedarse callado ante tales verdades?".