Imagen
© K Schijver y A. Title
Localización de los eventos clave en una imagen ultravioleta del Sol captada por el SDO el 1 de agosto de 2010. Las líneas blancas marcan el camino de los campos electromagnéticos en la superficie
Astrónomos detectaron que toda la actividad solar estaba conectada por un sistema de separatrices o fallas magnéticas donde un pequeño cambio en el plasma puede generar tormentas.Astrónomos descubrieron que las tormentas solares no son eventos aislados, aún cuando ocurran en un solo hemisferio; sino que son resultado de toda la actividad magnética de la superficie solar.

El primero de agosto de 2010 el laboratorio solar de la NASA, el Solar Dinamics Observatory (SDO, por sus siglas en inglés) detectó un tsunami solar, una erupción en la superficie clase C3, que estalló e hizo volar toneladas de plasma (átomos ionizados) en el espacio.

En los tres meses que le siguieron, Karel Schrijver y Alan Title del Laboratorio de Astrofísica Solar Lockheed Martin en Palo Alto, California, investigaron los datos que la sonda captó y presentaron los resultados en la conferencia Americana de Geofísica en San Francisco.

"Las explosiones solares no son eventos localizados o aislados. La actividad solar está interconectada por el magnetismo en distancias impresionantes. Llamaradas solares, tsunamis y eyecciones de masa coronal pueden viajar miles de kilómetros de distancia en un concierto complejo y violento", aseguró la NASA en un artículo en su página.

"Para predecir estas erupciones no podemos solo enfocarnos en los campos magnéticos de las regiones con mayor actividad. Tenemos que conocer la actividad magnética de práctimante todo el Sol", dijo Title.

Esta investigación revela que para hacer predicciones futuras más precisas es necesario ampliar la búsqueda de datos de la actividad solar que afectaría todos los sistemas de comunicación en la Tierra, incluyendo sistemas GPS y de control aéreo, creando un desastre mayor al de cualquier tormenta terrestre.

Schrijver y Title lograron trazar un mapa magnético de la actividad solar que publicaron en la revista Journal of Geophysical Research en el que detectaron que toda la actividad solar estaba conectada por un sistema de separatrices. Una separatriz es una zona de falla magnética donde un pequeño cambio alrededor del plasma puede generar enormes tormentas electromagnéticas.

Los investigadores habían mantenido como hipótesis la causa de esta actividad solar, sin embargo nunca se había logrado confirmar hasta ahora.

"La idea de llamaradas que vienen y van existía desde hace un cuarto de siglo, pero las observaciones no lo habían demostrado. Sólo se utilizaba información estadística de causa y efecto", aseguraron los autores en el artículo.

Si bien no todas las erupciones solares se tornan globales, la actividad de todo el astro sí puede generarlas.

"Seguimos investigando alrededor de la postura causa y efecto. Cómo un evento puede generar otro, en cuáles erupciones se genera otra y bang, bang, bang, ¿son en secuencia? O si todas ellas son consecuencia de un gran cambio en el campo magnético solar", dijo Schrijver a la NASA.