Imagen
© Observatorio la Silla- Chile-ESO
Nebulosa Aquila y os llamados "pilastros de la creación" (Messier 16, o NGC 6611)
El científico Chandra Wickramasinghe afirma que nuevas evidencias obligan al cambio de paradigma de una biología centrada en la Tierra a una centrada en el cosmos.

El profesor y científico Chandra Wickramasinghe director de Astrobiología de la Universidad de Buckinghamdel Reino Unido, echó por tierra las teorías que dicen que la vida nació y evolucionó con un principio terrestre.

El académico destacó a su vez el gran impacto que tiene entonces en la humanidad aceptar y reconocer que el principio biológico de la vida viene realmente del espacio y se esparce por la vía Láctea y por todas las Galaxias.

Wickramasinghe intervino en un encuentro científico en Sri Lanka que reunió académicos del Colegio Médico de Ceylán y el Royal College de Medicina de Londres, el 12 de septiembre pasado.

Las palabras de su discurso publicadas por la universidad interesaron a la comunidad científica internacional:
"La ciencia convencional aparece íntimamente envuelta en un sistema de pensamiento pre - copernicano. Nuevos hechos están obligando a un cambio de paradigma desde una biología centrada en la Tierra a una biología centrada en el cosmos, en la que la vida de la Tierra se convierte en una expresión trivial de un espectáculo omnipresente de la vida cósmica", dijo Chandra Wickramasinghe en su discurso.
En relación a este tema, el académico presentó este mes las últimas evidencias en un estudio publicado junto al profesor Milton Wainwright, de la Universidad de Sheffield, en la revista Cosmología.

Estudios de los meteoritos encontrados en Sri Lanka, que cayeron el año pasado, evidenciaron la presencia de microorganismos extraterrestres, los mismos que fueron dispersados durante una lluvia inusual en la región.

El profesor advierte que estas evidencias están por largo tiempo observadas en muchos campos de estudios, y es algo que se conoce desde siglos a. C.
"Hace mucho tiempo que estamos considerando, sin ninguna prueba, que la vida debe ser de alguna manera algo especial de la Tierra. Cada libro de texto de la biología comienza con confianza afirmando lo que sólo es, de hecho, un mito científico", dijo Wickramasing. "La evidencia de la astronomía, la geología y la biología cuestiona enérgicamente su validez".
La nueva teoría planteada explica que la vida biológica es omnipresente y se va a todas partes en la forma de polvo cósmico. El científico señala que las evidencias actuales se centran en el transporte de bacterias y virus.

Según Wickramasinghe, las primeras bacterias que llegaron desde los cometas y meteoritos a la Tierra fueron hace casi cuatro millones de años.

Los recientes avances en microbiología, incluyen descubrimientos de que muchos tipos de microbios pueden soportar los más duros ambientes, y todos estos apuntan a un origen espacial de la vida, dice en su discurso.
"Se recuperaron microorganismos de los abdómenes de insectos que quedaron atrapados y fosilizados en ámbar hace 30 millones de años", dice el académico.
A su vez señala que ahora se puede afirmar con confianza "que tenemos en realidad descubierta la existencia de vida extraterrestre interestelar del espacio en forma de polvo de los cometas".

"Mi teoría es en esencia, una versión moderna de una antigua idea, panspermia". Wickramasinghe comentó que esta teoría que incorpora el concepto de las semillas de la vida fue discutida por el filósofo griego en Anaxoragas el siglo V a. C.

Según el académico, los astrónomos demostraron recientemente que hay muchos otros sistemas planetarios similares al nuestro y la distancia entre una Tierra y otra Tierra similar "es muy corta" cosmológicamente, por lo que "intercambios de bacterias y virus entre planetas no sólo es posible, sino que "es inevitable".

Enfermedades del espacio

Según el académico Chandra Wickramasingheaceptar esta nueva teoría permite comprender que no solo la vida biológica llega desde el espacio, sino también las enfermedades.

En su discurso expuso que algunas de las grandes epidemias que azotaron al mundo llegaron "caídas del cielo". Un ejemplo de esto sería la pandemia de influenza de 1918-1919 que causó unos 30 millones de muertes en el mundo.
"La pandemia de gripe de 1918 se produjo en tres oleadas. La primera apareció en el invierno y la primavera de 1917-1918(...)La segunda onda letal comenzó en Ford Devens, Massachusetts, el 12 de septiembre de 1918, y se dio en casi todo el mundo en muy poco tiempo (...)Su comportamiento epidemiológico fue muy inusual".
"De un lado, la enfermedad apareció en el mismo día en partes muy separadas del mundo, y de otro lado, se llevó días a semanas en difundirse a distancias relativamente cortas. Se detectó en Boston y Bombay en el mismo día, pero se tomó tres semanas hasta que alcanzó la ciudad de Nueva York. Serían microorganismos en nuestro caso, que están presentes en todas partes, y en todo momento en el Universo".
¿Estamos solos en la inmensidad del espacio?

El profesor advierte que para algunos será difícil de aceptar afirmar que la vida proviene del cielo.

"El hecho que nuestra creación se encuentra fuera de la Tierra puede provocar conflictos con la teología centrada en la Tierra"(...), y sugiere que "algunas filosofías puede que necesiten ser revisadas en este aspecto".

Para el profesor Chandra Wickramasinghe, hace millones de años cuando la Tierra no estaba tan contaminada, no sería tan difícil de creer que la vida viene del cosmos. El profesor destacó que la visión de las estrellas en aquella época era multiplicada por mil, con una vista magnífica.
"La realidad de tan impresionante espectáculo seguramente habría llevado a una pregunta que deben haberse cuestionado una y otra vez: ¿Estamos solos en la inmensidad del espacio? ¿Es la Tierra el único planeta habitado en medio de las innumerables estrellas que vemos en el cielo?"