Traducción de Sott.net

Imagen

Una cabeza grande y vieja: Una imagen 3D, réplica de un cráneo de 28,000 años encontrado en Francia, muestra que era veinte por ciento más grande que el nuestro.
No es algo que nos gustaría admitir, pero parece que la raza humana puede estar volviéndose más tonta.

El cerebro del hombre ha estado encogiéndose durante los últimos 20.000 años, de acuerdo con un nuevo informe.

Este decrecimiento continúa después de dos millones de años durante los cuales el cráneo humano crecía continuamente, y sucedió en todo el mundo, en ambos sexos y en todas las razas.

'En los últimos 20.000 años, el volumen promedio del cerebro del humano varón ha disminuido de 1,500 centímetros cúbicos a 1,350 centímetros cúbicos, perdiendo un pedazo del tamaño de una pelota de tenis', escribe Kathleen McAuliffe en la revista Discover.

'El cerebro de las mujeres se ha encogido con la misma proporción.'

McAuliffe estaba respondiendo a los comentarios realizados por el Dr. John Hawks, un antropólogo de la Universidad de Wisconsin, quien discute que el hecho de que el tamaño del cerebro humano esté disminuyendo no significa necesariamente que nuestra inteligencia esté declinando también.

Algunos paleontólogos están de acuerdo con este diagnóstico, y creen que nuestros cerebros se han vuelto más pequeños pero más eficientes.

Sin embargo, otros creen que el hombre se ha vuelto más estúpido conforme evoluciona.

Muchas teorías han sido desarrolladas para explicar el misterio del decrecimiento del cerebro. En una de ellas se postula que las cabezas grandes eran necesarias para sobrevivir la vida del Paleolítico Superior, que involucraba frío y actividades al aire libre.

En una segunda teoría se postula que los cráneos se desarrollaron para adaptarse a una dieta difícil de masticar, compuesta de conejos, renos, zorros y caballos.

De acuerdo con los partidarios de esta teoría, conforme nuestra comida se ha vuelto más fácil de ingerir, nuestras cabezas han dejado de crecer.

Otros expertos mencionan que con una mortalidad infantil alta, sólo los más fuertes sobrevivían, y los más fuertes tendían a tener cabezas más grandes. Por lo tanto, la disminución de la tasa de mortalidad infantil llevó a una disminución proporcional del tamaño de nuestros cerebros.

A medida que surgieron sociedades más complejas, el cerebro comenzó a decrecer porque las personas no tenían que ser muy inteligentes para mantenerse con vida.

En un estudio reciente dirigido por David Geary y Drew Bailey, científicos cognitivos de la Universidad de Missouri, investigaron cómo el tamaño craneal había disminuído conforme los humanos se adaptaron a un entorno social cada vez más complejo entre 1,9 millones y 10.000 años atrás.

Descubrieron que cuando la densidad de población era baja, tal como en la mayor parte de nuestra evolución, el cráneo aumentaba de tamaño. Pero cuando ciertas áreas de la población pasaban de ser escasas a densas, el tamaño del cráneo disminuía.

Concluyeron que con el surgimiento de sociedades cada vez más complejas, el cerebro disminuía de tamaño porque las personas no tenían que ser tan inteligentes para sobrevivir.

Pero el Dr. Geary advierte que no hay que estereotipar que nuestros antepasados hayan sido más inteligentes que nosotros.

Dijo: 'Hablando prácticamente, nuestro antepasados no eran igual de inteligentes o creativos que nosotros, porque carecían del apoyo cultural actual.'

'El surgimiento de la agricultura y las ciudades modernas basadas en la especialización económica, han permitido que las personas más brillantes enfoquen sus esfuerzos en la ciencia, las artes y otros campos.

Sus contrapartes ancestrales no tenían esa infraestructura que los apoyara. Todos sus esfuerzos se enfocaban en sobrevivir.'

Por otro lado, el Dr. Hawks cree que la disminución del tamaño de nuestros cerebros realmente muestra que estamos volviéndonos más inteligentes.

El cerebro, comenta, usa hasta el 20 por ciento de todo el combustible que consumimos. Por lo tanto, un cerebro más grande requeriría más energía y le tomaría más tiempo desarrollarse.

El Dr. Hawks señala que un auge en la población humana hace 20.000 - 10.000 años dio lugar a una mutación inusualmente ventajosa.

Él cree que esto pudo haber resultado en un cerebro más estilizado, y que nuestra química cerebral cambió para aumentar la capacidad de nuestro cerebro.

Pero parece que el tamaño de nuestro cerebro podría estar aumentando de nuevo.

Un estudio reciente del antropólogo Richard Jantz de la Universidad de Tennessee encontró que el tamaño de nuestro cerebro está volviendo a aumentar.

El midió y comparó los cráneos de ascendentes americanos, africanos y europeos de tiempos coloniales con los del siglo 20, y desubrió que el tamaño de nuestro cerebro está aumentando de nuevo.