Imagen
© Reuters en español
Funcionarios médicos que luchan contra un brote de ébola en Guinea enviaron equipamiento médico especializado, impusieron restricciones a los funerales y buscaron contener el pánico para evitar que se propague la fiebre.
Si el actual brote en África no se controla debidamente, el virus podría cambiar de continente con las "circunstancias adecuadas".

Expertos advirtieron hoy de que si se dieran las "circunstancias adecuadas", el virus del Ébola podría transmitirse a Europa, y consideraron que las organizaciones internacionales deberían "cerrar fronteras" y contener el brote en África central.

Esta advertencia tuvo lugar en el XVIII Congreso organizado por la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, en el que 1.300 especialistas tratan las últimas novedades experimentales y asistenciales contra enfermedades como la gripe, el VIH y Sida, la sepsis, la tuberculosis o la hepatitis C.

Durante la presentación del Congreso, el presidente de su Comité Científico, Joaquín Portillo, advirtió de que cualquier avión que llegue a un aeropuerto europeo desde África central "puede producir una diseminación" del virus del Ébola.

Portillo destacó que los ciudadanos pueden tener la "seguridad" de que hay "sistemas preparados para atender" este tipo de dolencias y recordó que uno de los primeros brotes de Ébola que se conoció fue en Alemania, a través de unos primates, "y se pudo contener".

A su juicio, este brote debería ser tratado y controlado en los países del África central, donde "aparecen de forma periódica" porque los grados de pobreza y la falta de salubridad por la falta de recursos económicos y sanitarios "es brutal".
Imagen
© EFE
El virus del Ébola provoca brotes epidémicos de fiebre hemorrágica vírica grave en seres humanos. Los brotes tienen una tasa de letalidad de hasta el 90% y no hay ningún tratamiento o vacuna para las personas ni los animales.
"La suerte, entre comillas, es que el Ébola mata de forma rápida y esto corta la diseminación", dijo Portillo, quien agregó que el brote actual "está durante más tiempo y afecta a diversos países, por lo que deberían ser la ONU y las agencias internacionales las que deberían focalizar los esfuerzos en África central".

Según indicó, "no sería extraño que un avión procedente de Mali o Guinea Conakry llegara al aeropuerto Charles De Gaulle de París con una persona que está incubando el virus".

La presidenta del comité organizador del Congreso, Concepción Gimeno, señaló que aunque el virus no se contagia en el periodo de incubación, sí puede hacerlo en una primera fase, cuando los síntomas se asemejan a un cuadro gripal, y en la segunda, cuando el paciente sufre hemorragias por todos los orificios.

"¿Nos lo podemos encontrar? Sí, podría ser", afirmó Gimeno, quien señaló que África "tiene que estar mucho más preparada y la Organización Mundial de la Salud (OMS)tiene que ir y cerrar fronteras para que el brote no pase de un país a otro".

Las declaraciones de este Congreso están de actualidad por el brote de Ébola originado en marzo en Guinea Conakry, y que también está afectando a Liberia, país fronterizo.

Hasta ayer, según la OMS, se habían detectado 157 casos en Guinea Conakry, con 101 fallecidos de los que 67 fueron confirmados por pruebas de laboratorio; y en Liberia 21 casos, con 10 muertes, cinco de ellas confirmadas en laboratorio.