La Universidad de Harvard asegura que el consumo sostenido de bebidas dulces está relacionado con 133.000 muertes por diabetes, 44.000 por enfermedades cardiovasculares y 6.000 por cáncer.
Imagen
© Internet
El azucar es el culpable de casi todas las enfermedades endilgadas a las grasas...
El Global Burden of Diseases Study de 2010 y las encuestas sobre el consumo de bebidas azucaradas en 114 países determino la investigación presentada por la Asociación Americana del Corazón y dirigida por el académico Gitanjali Singh, de la Escuela de Salud Pública de Harvard (EEUU) hacia la relación entre su consumo y las 133.000 muertes por diabetes, 44.000 por enfermedades cardiovasculares y 6.000 por cáncer en nueve regiones del mundo analizadas.

Esta fuerte conclusión se extiende con mayor fuerza por América Latina y el Caribe donde existe la mayor tasa de decesos por diabetes (38.000) vinculados al consumo de brebajes azucarados, mientras en Eurasia Central y del Este predominan los fallecimientos por enfermedades cardiovasculares (11.000) debido al mismo motivo.

Esta cifra (78%) devela que es en los países pobres hay una mayor tasa de consumidores de refrescos endulzados, principalmente por una ausencia de políticas públicas que eduquen a la población y que legisle sobre el tema.

En Nueva York lograron prohibir los refrescos y bebidas tamaño gigante, ya que era una de las causas de la obesidad y también según un estudio de la depresión y luego de esta investigación, también de miles de muertes. Pero el problema radica más que en la prohibición, en el cambio de hábitos, ya que las bebidas no podrán ser sacadas de los supermercados y seguirán siendo consumidas en exceso.