Un viento solar producido en la superficie del Sol fluye a velocidades de más de varios millones de kilómetros por hora alrededor de todos los objetos del sistema solar, formando remolinos y vórtices a su paso. Los campos magnéticos transportados por el viento solar doblan, tuercen y rompen cuando chocan contra los campos magnéticos que rodean otros objetos de nuestro sistema solar, produciendo explosiones de partículas a millones de kilómetros por hora y enviando corrientes eléctricas que producen tormentas magnéticas que, alrededor de la Tierra, pueden dañar tecnología importante, como satélites y redes eléctricas.

campo_eléctrico_viento_solar_asteroide
© NASA/JHU-APL/Michael Zimmerman
Dirección de campo eléctrico (flechas) y fuerza (colores) producido por la interacción simulada del viento solar con un pequeño asteroide de forma irregular, de unos 150 metros (yardas) de largo por 50 metros de ancho. Los tonos más profundos rojos indican campos eléctricos fuertes y posiblemente peligrosos.
En objetos sin aire, como en lunas y asteroides, la luz solar expulsa de la materia electrones con carga negativa, proporcionando a las áreas iluminadas por el sol una potente carga eléctrica positiva. El viento solar es un gas conductor de la electricidad llamado plasma, donde la materia ha sido separada en electrones, que son relativamente ligeros, e iones positivamente cargados, que son miles de veces más masivos. Mientras las zonas iluminadas por la luz solar adquieren carga positiva, las que están en oscuridad acumulan una intensa carga negativa cuando los electrones del viento solar llegan anticipándose a los iones, más pesados, para llenar los vacíos que crea el viento solar al pasar.

Investigadores financiados por NASA han desarrollado un nuevo modelo por computadora que puede predecir y visualizar la interacción entre el viento solar, la radiación solar y la superficie de asteroides, con detalle sin precedentes.

Zimmerman y su equipo planean aplicar el modelo para ver si la actividad eléctrica en torno a los asteroides presenta cualquier peligro potencial a los exploradores humanos.

"Por ejemplo, la comprensión del entorno eléctrico alrededor de un asteroide podría ayudar a identificar los lugares donde los astronautas pueden hacer con seguridad el primer contacto con el objeto," dijo el co-autor William Farrell del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Si un astronauta está atado a una nave espacial que se encuentra en la luz del sol y cargada positivamente, y toca una superficie de asteroides con carga negativa en la sombra, podría haber un flujo de corriente inesperada entre los dos sistemas al contactar. Nosotros simplemente no podemos especular sobre la naturaleza de esa corriente sin este modelo ".