La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que los gobiernos de los países afectados por la epidemia del ébola pueden verse obligados a imponer restricciones a la circulación de personas o con relación a reuniones o eventos públicos.
ébola
© AHMED JALLANZO
Un recepcionista de un hotel en Liberia se protege con guantes.
Así lo ha señalado la directora general de este organismo de Naciones Unidas, Margaret Chan, quien precisó que tales decisiones dependerán de la situación epidemiológica en cada lugar.

Chan se encuentra en Guinea Conakry, donde acaba de lanzar, junto con cuatro presidentes africanos, un plan de respuesta internacional para detener la propagación de esta letal enfermedad, que ha causado 729 muertos y 1.300 afectados desde que empezó el actual brote.

En un discurso en presencia de los presidentes deGuinea Conakry, Liberia, Sierra Leona y Costa de Marfil, la jefa de la OMS sostuvo que los países afectados pueden necesitar recurrir a sus fuerzas policiales para garantizar la integridad de los equipos sanitarios que están luchando contra la peor propagación de esta enfermedad desde que fue detectada, hace cerca de cuarenta años.

"Los gobiernos pueden necesitar usar sus fuerzas policiales y de defensa civil para garantizar la seguridad de los equipos de respuesta. Algunos ya lo están haciendo", declaró.

Según la OMS, se requiere una mayor sensibilización del público con respecto a esta enfermedad y los políticos, así como los líderes comunitarios y religiosos, deben participar en este esfuerzo difundiendo mensajes veraces sobre ella.

Chan dijo que se necesita urgentemente un mapa exacto y detallado del actual brote de ébola, una enfermedad hemorrágica con una altísima tasa de mortalidad.

Precisó asimismo que la cepa que se está transmitiendo en el oeste de Africa es -entre todas las que componen las familia de los virus del Ebola- la más letal.

De en torno a 1.300 casos detectados, 729 han resultado mortales en Guinea Conakry (339 casos), 233 en Sierra Leona, 156 en Liberia y uno en Nigeria, donde precisamente las autoridades investigan dos nuevos posibles contagios en personas que estuvieron en contacto con la víctima.

Sesenta de los fallecidos eran sanitarios, mientras que Chan ha confirmado que personal internacional también ha sido infectado, "todo lo cual erosiona la capacidad de respuesta" a esta emergencia.

La directora de la OMS también quiso aclarar mensajes erróneos sobre el contagio del ébola. "No es un virus que se transmita por el aire. Su transmisión requiere de una contacto cercano con los fluidos de una persona infectada o después de su muerte. Aparte de esta situación específica, el público en general no está en alto riesgo de infección", explicó.