(España, Galicia) -El mismo día que saltó la noticia de que el Gobierno permitirá la caza en todos los parques nacionales hasta el 2020, la junta consultiva del parque natural de Corrubedo se reunía para definir nuevas medidas que eviten los daños de los jabalíes en las propiedades de los vecinos.

Aunque las batidas seguirán sin autorizarse -se han demandado en los últimos meses debido a los ataques de estos animales en las cosechas- el control de la población será más exhaustivo y ya se han comenzado a definir las medidas que pretenden poner fin a este tipo de episodios.
Imagen

Imagen de archivo
Además, se hace un llamamiento a los afectados para que denuncien los ataques a través del personal del parque para poder compensar económicamente las pérdidas. Y es que han sido pocas las reclamaciones oficiales que se han formalizado.

Aparcamiento

El encuentro celebrado ayer también sirvió para insistir en la necesidad de construir un aparcamiento en las inmediaciones de O Vilar y para hablar de números. Además de repasarse las inversiones llevadas a cabo, se establecieron partidas para el acondicionamiento de itinerarios en el parque natural, la ordenación del uso público en el sistema dunar, el arreglo de caminos y senderos y la señalización.

Los daños causados por los temporales no han sido baladí y hubo que llevar a cabo diferentes actuaciones como la reposición de pasarelas en las playas de O Vilar y A Ladeira, destruidas por la fuerza del mar.

Asimismo, y tal y como figura en la memoria del 2014, se ha realizado en los últimos meses un seguimiento de las poblaciones de píllara de las dunas y de alcaraván. Como en años anteriores, se balizaron las zonas de cría y se instalaron parcelas de exclusión. Los resultados obtenidos demuestran que estas medidas incrementan la tasa de supervivencia y el número de eclosiones, sin ocasionar daños al proceso de incubación.

«Hacemos un llamamiento a los afectados para que denuncien los ataques que sufren»