Charlie Hebdo
© AFP
Miembros de las fuerzas especiales francesas sostienen armas en el techo de la imprenta de Dammartin-en-Goele.
Luego del ataque terrorista contra la revista Charlie Hebdo en París, en el que 12 personas murieron a manos de al menos dos encapuchados portando rifles AK-47 y actuando con la agilidad y destreza de profesionales, Francia ha sufrido dos crisis de rehenes más. A éstas se suman varios actos de violencia contra mezquitas, así como el suicidio de un policía involucrado en la investigación. Y todo esto en un lapso de apenas tres días.

Un hombre tomó cuatro rehenes en una tienda de comida judía. Según se nos dice, el atacante fue identificado como Amedy Coulibaly, y estaba vinculado a los hermanos Cherif y Said Kouachi, que fueron identificados por las autoridades como los responsables de la masacre en las oficinas de Charlie Hebdo. (De modo muy conveniente, uno de los encapuchados "olvidó" su identificación en el auto que utilizaron para escapar de la escena del crimen. Cabe señalar que un joven de 18 años que fue inicialmente identificado como el conductor del auto se "entregó" voluntariamente a la policía y declaró haber estado en su escuela al momento del ataque, lo que fue corroborado por sus compañeros de clase).
Mueren cuatro rehenes en el asalto a la tienda de comida judía

El secuestro de la tienda judía en París ha terminado con la muerte del yihadista y cuatro de las personas retenidas por él. Amedy Coulibaly, cómplice de los autores de la matanza en «Charlie Hebdo», se había atrincherado esta mañana con una decena de rehenes y pretendía condicionar la operación de asalto al refugio de los hermanos Kouachi, amenazando con matar a los retenidos si no les dejaban huir, atrincherados en una imprenta al noreste de París.

La Policía francesa realizó una operación simultánea en ambos focos. Al filo de las 17.15 se procedió al asalto de la tienda kosher situada en la parisina Puerta de Vincennes; aunque no pudo evitar la matanza, con cuatro rehenes muertos y otros tantos heridos. El secuestro tiene una fuerte connotación antisemita ya que el supermercado donde se ha atrincherado vende productos judíos y se encuentra muy próximo de una sinagoga, muy frecuentada los viernes por franceses de confesión judía.
Como suele ocurrir con los sospechosos de actos terroristas, no hubo captura alguna. Los tres sospechosos fueron abatidos por la policía.
En dos asaltos simultáneos, la policía francesa mató a los tres sospechosos del atentado a Charlie Hebdo

Dos se encontraban en una fábrica en el nordeste de París, el otro en un supermercado kosher en la Porte de Vincennes. En el operativo de rescate también murieron cuatro rehenes. París vive aún horas de tensión y terror.

Los dos principales sospechosos del atentado a la revista francesa Charlie Hebdo y uno de sus cómplices fueron muertos en dos asaltos coordinados de la policía, luego de atrincherarse por separado en una imprenta y un supermercado en París y sus cercanías, en otra dramática jornada que dejó cuatro rehenes muertos tras una de las semanas más violentas en Francia en décadas.

Los hermanos Cherif y Said Kouachi, de 32 y 34 años, habían evadido durante 48 horas la búsqueda policial desatada dentro de las fronteras del país galo, la más importante de su historia con 88.000 efectivos de todas las fuerzas desplegados dentro de sus fronteras, luego del atentado del miércoles en la revista satírica Charlie Hebdo, que dejó 12 muertos.

Esta madrugada, a bordo de un auto robado, los prófugos fueron identificados por la policía en la ruta nacional 2, que llega a la capital francesa, al intentar evadir una barrera de control policial.

Después de un tiroteo y persecución, los dos sospechosos se atrincheraron en la imprenta Dammartin-en-Goele, en la región de Seine-et Marne (40 km al noreste de París), con un rehén.

En la localidad de Dammartin-en-Goele, un perímetro industrial que alberga una imprenta, cientos de militares, policías y gendarmes se encontraban desplegados en torno al polígono industrial donde está la imprenta.

Cerca de las 17 horas, los franceses de origen argelino Kouachi salieron de la imprenta tirando con sus ametralladoras kalashnikov sobre las fuerzas del orden pero rápidamente fueron abatidos por los francotiradores, informó la radio France Inter.

Un gendarme fue levemente herido, indicó la emisora, al tiempo que el rehén, un joven de 26 años, fue encontrado ileso encerrado en una oficina.

Los hermanos Kouachi fueron considerados el jueves como "héroes" por la agrupación Estado Islámico (EI) por su ataque a Charlie Hebdo, una revista que había sido amenazada por islamistas por haber publicado caricaturas satíricas sobre Mahoma.
A pesar de la frialdad que los Kouachi demostraron para utilizar armas de fuego dos días antes, cuando mataron no sólo a civiles sino a policías armados (uno de los cuales era musulmán), en esta ocasión optaron por un ataque suicida que no tuvo como consecuencia más que su propia muerte.

Desafortunadamente, los muertos no hablan. En este sentido, resulta curioso que el subdirector de la Policía judicial de Limoges, que trabajaba en la investigación del caso Charlie Hebdo, se quitara la vida con su arma reglamentaria.

Al parecer, la crisis continúa en Montpellier, aunque se nos informa que esto no tiene relación con los ataques de los presuntos yihadistas.
Tercera toma de rehenes en Francia, ahora en joyería de Montpellier

Hasta el momento se sabe que el sujeto entró armado a la tienda de joyas y amenazó a las dos personas que se encontraban en su interior

PARÍS, 9 de enero.- Dos personas fueron tomadas como rehenes por un hombre armado dentro de una joyería en la ciudad de Montpellier, al sur de Francia, informó un funcionario de la policía.

Las fuerzas del orden han desalojado la zona adyacente al establecimiento mientras se investiga lo sucedido, que ha sido desvinculado de las tomas de rehenes vividas durante la jornada en el centro de París y en Dammartin, al noreste de la capital francesa.
Se trata de un atraco. No tiene absolutamente nada que ver con lo que ha ocurrido en París", declaró a medios locales el fiscal de Montpellier, Christophe Barret.
Mientras tanto, alguien parece interesado en crear un cisma social en Francia entre musulmanes y el resto de la población.
Varios ataques en Francia contra lugares de culto musulmán tras el atentado contra Charlie Hebdo
  • Fuentes oficiales han declarado que se trata de una explosión 'criminal'
  • Las autoridades no vinculan por ahora el suceso con el atentado contra Charlie Hebdo
  • En las localidades de Mans y Port-la-Nouvelle también se han registrado incidentes
Charlie Hebdo
© AFP
Destrozos causados por el ataque a un restaurante de kebab cercano a una mezquita de Villefranche-sur-Saône.
Una explosión de origen criminal ha tenido lugar esta mañana [08/01/2015], hacia las 06.00 horas, delante de un restaurante de kebab cercano a una mezquita en la localidad de Villefranche-sur-Saône (Rhône), al este de Francia, según informa el diario Le Progrès.

La Policía ha abierto una investigación judicial y una fuente oficial ha declarado que se trata de una detonación "criminal".
Una cosa queda en claro: Ni a la población de Francia ni a la del resto del mundo le conviene una confrontación cultural o religiosa. Quien sea responsable por los recientes actos terroristas pone en peligro la estabilidad y la unidad de uno o más países. Éste es el momento de recordar que los crímenes perpetrados por un puñado de personas están muy lejos de representar a las minorías, o a grupos religiosos o étnicos.