Feroces enfrentamientos: En una estratégica ciudad en el este del país se combate con morteros, lanzacohetes, tanques y armas de fuego entre los rebeldes prorrusos y las tropas de Kiev.

Ucrania
© Reuters
Un soldado pone un cañón en posición cerca a la ciudad de Debaltsevo.
Creer que la tregua, que entró en vigor el domingo en Ucrania, todavía está vigente cuando en la ciudad de Debaltsevo, en el este del país, se desatan feroces enfrentamientos parece no tener sentido. En esta estratégica localidad el alto el fuego es una fantasía. Allí tropas de Kiev y los rebeldes prorrusos libran por estas horas intensos combates en las calles.

Es la primera vez que hay combates dentro de esta ciudad, donde en las últimas horas han muerto cinco soldados ucranianos. Las tropas de Kiev estaban hasta ahora rodeadas y sometidas al bombardeo de artillería de los insurgentes, fuertemente armados.

Desde hace varios días, miles de tropas gubernamentales estaban en Debaltsevo, asediadas por rebeldes prorrusos, armados con tanques, lanzacohetes múltiples Grad y morteros.

Debaltsevo es una localidad ubicada en el este de Ucrania, entre los feudos insurgentes de Lugansk y Donetsk.

La ¿tregua? en el este de Ucrania entró este martes en su tercer día sin señales de que remitan los combates ni de que haya empezado la retirada de armas pesadas del frente prevista por los acuerdos de Minsk. De hecho, al aprecer el alto el fuego jamás se concretó en los hechos.

"Los combates se han desplazado al interior de la ciudad. Los rebeldes utilizan morteros, lanzacohetes y armas de fuego", declaró en Debaltsevo el jefe adjunto de la policía regional, Olexandre Kiva, cuyas palabras fueron confirmadas por un portavoz militar.

Una fuente separatista, citada por la agencia rusa Interfax, afirmó que los rebeldes ya habían tomado la mayor parte de la ciudad. Según Rusia y los rebeldes, hasta 8.000 soldados ucranianos se hallaban atrapados en esta localidad. En este contexto de incertidumbre, Estados Unidos pidió el lunes a Rusia y a los separatistas prorrusos a poner fin "de inmediato" a los ataques en el este de Ucrania, y expresó su preocupación sobre las violaciones de la tregua.

Parece difícil pero el gobierno alemán anunció este martes que la canciller Angela Merkel, el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente ucraniano Petro Poroshenko acordaron "medidas concretas" para permitir que los observadores de la OSCE controlen el alto el fuego decretado en el este del país a pesar del desastre vigente.

"Teniendo en cuenta la situación en Debaltsevo", los tres dirigentes "se pusieron de acuerdo en medidas para permitir a la OSCE supervisar la situación en el terreno", indicó en un comunicado el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert. Las medidas, que no fueron detalladas.

(Fuente: Agencias)