Imagen
La revolución 'Houthi', de 4 años de edad, en Yemen no consiguió un nombre de color, ya que no fue respaldada por las potencias occidentales. De hecho, la prensa y los gobiernos occidentales ni siquiera la llaman revolución, sino que la llaman "insurgencia", al igual que en Irak. Y todos sabemos que los que luchan contra el ejército estadounidense en Irak son terroristas, ¿no?

Para los que no estén al día con el léxico dominante: una rebelión popular de la población local contra el orden impuesto por Estados Unidos (como en Yemen) se llama "insurgencia" o "grupo militante ', o llevada a cabo por "terroristas". Por otro lado, una rebelión limitada que es provocada y orquestada por las fuerzas estadounidenses contra un gobernante al que EE.UU. quiere eliminar (como en Ucrania), se llama "revolución" a cargo de "personas amantes de la libertad".

Yemen bajo la tiranía de los británicos

Yemen, históricamente, se ha dividido en dos partes, norte y sur. El sur estuvo directamente controlado por los británicos entre 1839-1967 como parte de su imperio. Después de la primera guerra mundial y la caída del Imperio Otomano, el norte se independizó mientras que el sur siguió siendo una colonia británica.

Imagen

Un soldado británico enseña amablemente ejercicios de piso a los yemeníes
La ciudad portuaria de Adén, en el sur, era considerada como clave para la defensa de los intereses imperiales británicos en Oriente Medio, el Golfo Pérsico y el Océano Índico. Todavía en mayo de 1956, un ministro menor británico, Lord Lloyd, declaró que "en el futuro previsible no sería razonable o sensato o de interés de los habitantes de la colonia, aspirar a cualquier objetivo más allá de la de un considerable grado de autonomía gubernamental interna".1 Como es natural, los yemeníes fueron menos entusiastas acerca de ser indefinidamente serviles a los británicos, que tendían a provocar genocidios extraordinarios como parte de sus conquistas imperiales.

En respuesta a un movimiento sindical cada vez más poderoso, formado por la clase obrera árabe, que exigía mejores salarios, calidad de vida e infraestructura, los británicos intentaron consolidar su control en el sur mediante el establecimiento de la Federación de Arabia del Sur en 1959, un asunto destartalado compuesto por diversos emires, jeques y sultanes corruptos que estaban dispuestos a aliarse con los británicos contra las aspiraciones nacionalistas de Yemen a cambio de posición y riqueza.

British Petroleum había establecido una refinería de petróleo en el sur en 1954 y la riqueza que este recurso podría y debería haber previsto al pueblo yemení, en su lugar, fue enviada fuera del país para promover aún más los intereses estratégicos británicos en otras partes del mundo, dejando a gran parte de la población empobrecida. Mientras que la élite gobernante británica siempre veía (y todavía lo hace) a todos (o más bien la mayoría de) los pueblos no occidentales como poco más que salvajes aullando, así como tantas otras naciones colonizadas, el pueblo yemení no tuvo problemas para reconocer la injusticia de la situación. Frente a un movimiento nacionalista cada vez más militante, los británicos reaccionaron a las quejas justificadas de una población civil movilizada de la única manera que saben hacerlo - subterfugio y violencia.

Imagen

Soldados británicos en la década de 1960 en el sur de Yemen cuestionan cortésmente a un joven.
Después de una ola de huelgas convocadas por el Congreso de Unión de Sindicatos de Adén, en la década de los 60, que fueron seguidas por arrestos masivos, golpizas y tortura por parte de los militares británicos, un número de activistas y organizaciones de Aden y las zonas periféricas se unieron para establecer el Frente por la Liberación del Sur del Yemen Ocupado o el FLSYO. Los líderes eran empleados de clase media, maestros, funcionarios etc.2

Para hacer frente a los insurgentes ("terroristas" en el lenguaje moderno), los británicos optaron por el método probado y confiable de aterrorizar a la población local. Proclamaron las zonas insurgentes como "zonas prohibidas" y lanzaron panfletos diciendo a los habitantes que las abandonaran. Con esta formalidad completada, la Fuerza Aérea Real disparó y bombardeó libremente las zonas, ametrallando a cualquier signo de actividad humana. Los cultivos fueron destruidos, los animales de granja incautados y las casas destrozadas. Cuando los agricultores yemeníes comenzaron a trabajar sus campos por la noche, el ejército británico añadió bombardeos nocturnos.3

Se llevaron a cabo operaciones de búsqueda a gran escala en un intento de restringir el movimiento de hombres y armas por el FLSYO. Inevitablemente, estas búsquedas, que implicaban el maltrato racista y el manoseo físico, alienaron aún más a la población. Stephen Harper, el corresponsal del Daily Express en Adén, escribió con entusiasmo hacia las tropas que "hay un montón de pisoteo, culatazos y golpes de puño", pero que esto no era brutalidad sino "justa ira"4 ante el descaro de la creencia yemení de que tenían derecho a gobernarse a sí mismos. Un oficial recordó cómo, cuando a las tropas se les prohibió llamar 'wog' a los árabes, ingeniosamente respondieron llamándolos 'gollies' en su lugar. [Ambas expresiones peyorativas en inglés - NdT]

La naturaleza contraproducente de tales abusos siempre estuvo (y sigue estando) perdida en la élite política británica y militar, y, obviamente, no hizo nada para ganarse "los corazones y las mentes" de la población yemení en su rebelión contra la dominación extranjera.

Otra táctica utilizada por el ejército británico (quizás pueda reconocer ésta) fue el despliegue de "Secciones Especiales Sucursales". Éstas eran patrullas móviles de ocho a diez hombres con un oficial al mando. Vestidos como árabes, ellos llevaron a cabo redadas, allanamientos y ataques contra objetivos civiles y militares británicos y yemeníes, que luego podían ser atribuidos a los insurgentes en un esfuerzo por justificar la opresión británica. El SAS en su primer despliegue oficial contra las guerrillas urbanas, también se desplegó en escuadrones 'Keeni Meeni' (un término swahili que significa apropiadamente 'serpientes deslizándose'). Los miembros de los 'Keeni Meeni' eran hombres del SAS que se creía más probable que fueran capaces de pasar por árabes.5

Sin fuentes de inteligencia dentro de la población árabe local, los líderes militares británicos se establecieron en la inspirada idea de que la tortura de los prisioneros era la segunda mejor opción. Esta implicaba principalmente palizas de una forma u otra, pero también técnicas de privación sensorial que luego serían utilizadas en la guerra sucia de 30 años en Irlanda del Norte y más recientemente en Irak y Afganistán.

En ese momento, se hicieron denuncias de tortura y brutalidad en la prensa británica contra el Argyll and Sutherland Highlanders, un regimiento de infantería del ejército británico. La convicción de los miembros de este regimiento, en 1981, por el brutal asesinato de dos campesinos católicos en Irlanda del Norte en 1972, dio lugar a revelaciones acerca de los acontecimientos en Yemen. El Glasgow Sunday Mail informó que se había:
"llevado a cabo una investigación minuciosa y amplia incluyendo las declaraciones juradas de una docena de soldados y oficiales que detallaban el asesinato y el robo a los árabes locales. Un solo soldado admitió disparar a muerte a cinco civiles árabes desarmados en distintos incidentes. Varios otros dijeron que utilizaban inyecciones de morfina para matar a los cautivos. Otros afirmaban ser testigos del asesinato por bayoneta de un adolescente árabe cuyo único crimen fue ser encontrado en un café después del toque de queda."6
En 1962, el Imam de Yemen del Norte fue derrocado en un golpe de Estado. Él había estado en el poder sólo una semana después de suceder a su padre, cuyo reinado corrupto había dejado al 80% de la población en situación de pobreza (él fue apoyado por los británicos y los saudíes). El golpe de Estado, por lo tanto, no fue sorprendente. Una nueva República Árabe de Yemen fue establecida y apoyada por el presidente egipcio pan-arabista Nasser. Los realistas leales al derrocado Imam comenzaron una insurgencia apoyada por los miembros de la realeza saudí y jordana y siguió una guerra civil durante 8 años con la ayuda encubierta de los gobiernos y militares británicos e israelíes.7

Imagen

Un soldado británico invita a un hombre yemení suertudo a tomar el té de la tarde en Adén
La participación británica fue motivada por el deseo de asegurar que los corruptos dictadores de pacotilla gobernaran tanto en el norte como en el sur de Yemen, el tipo de personas que no representarían una amenaza para el control británico sobre el estratégicamente importante sur de Yemen. La participación israelí fue por las mismas razones, a excepción de que Israel siempre ha querido tantos dictadores de pacotilla corruptos y corruptibles en Medio Oriente como fuera posible, para asegurar su propia hegemonía. El Primer Ministro egipcio, Nasser, fue motivado a ayudar a los rebeldes debido a su objetivo antiimperialista de larga data de unir a los pueblos árabes. Y los saudíes estaban motivados (como siguen estando hoy en día) por el deseo de asegurar que la verdadera democracia no aparezca en Yemen e infecte a Arabia Saudita, llevándolos al final de su dominio. Estas motivaciones compitiendo representaron a 200.000 muertos al final de la guerra.

Por su parte, los británicos estaban muy conscientes de la naturaleza del régimen al que estaban apoyando. El Secretario de Relaciones Exteriores británico en el momento, Alec Douglas-Home, admitió que los republicanos tenían más "atracción hacia los yemeníes promedio [...] que hacia los Imanes", y esto "nos causaría una gran cantidad de problemas". Básicamente, la voluntad del pueblo de Yemen del Norte de una democracia real y mejores niveles de vida era un problema para el gobierno británico porque el gobierno británico quiso apoyar a los Imanes corruptos.

Incluso cuando los mercenarios británicos del SAS estuvieron involucrados en el ataque a los rebeldes y el ejército egipcio, la oficina del primer ministro británico señaló que el presidente egipcio Nasser había sido:
"... Capaz de capturar a la mayor parte de las fuerzas dinámicas y modernas en el área mientras a nosotros nos quedó, por nuestra propia elección, reforzar las fuerzas que no son meramente reaccionarias (lo que no importaría tanto) pero cambiantes, poco fiables y traicioneras".
El propio primer ministro británico Harold Macmillan admitió que era:
"repugnante tanto para la equidad política como para la prudencia que tan a menudo debemos parecer estar apoyando a regímenes despóticos expirados que se oponen al crecimiento de las formas modernas y más democráticas de gobierno".
La guerra terminó en 1968 después de la derrota de Egipto en la guerra de 1967 con Israel, y Arabia Saudita puso fin a su apoyo a los realistas. El Norte renació como la nación de "Yemen del Norte". Los británicos se retiraron del Sur en 1967, aunque seguían librando una guerra encubierta contra los grupos socialistas allí, para garantizar que los intereses británicos fueran protegidos.8

Yemen unificado 1990-2015

Imagen

Saleh y Hadi, en tiempos más felices (para ellos)
Saltando unas breves "guerras civiles", en 1994 el norte y el sur de Yemen se unieron en un solo país, y en 1999 el primer presidente electo directamente fue Ali Abdullah Saleh. Saleh había sido anteriormente presidente de Yemen del Norte y de Yemen unificada desde 1994. Él sirvió durante dos términos en los que se le acusaba de corrupción y mala administración. Saleh gobernó Yemen en un acuerdo para compartir el poder con otros dos: el Mayor General Ali Mohsen al-Ahmar, quien controló la mayor parte del ejército; y el jeque Abdullah al-Ahmar, mascarón de proa del partido islamista Islah. Ahmar fue el corredor elegido de Arabia Saudita para los "pagos de patrocinio transnacionales" a diferentes actores políticos. Sí, los falsos reyes árabes en sus palacios en Arabia dando abiertamente grandes sumas de dinero a todas las facciones que compiten en Yemen en un esfuerzo por influir en el rumbo del país. Si tan sólo los políticos occidentales pudieran ser tan honestamente corruptos, ¿eh?

Bajo Saleh, Yemen continuó siendo uno de los países más pobres del mundo con desempleo generalizado e inflación persistente, y donde las ganancias de miles de millones de dólares en ingresos del petróleo terminaban en las arcas de los británicos, las corporaciones petroleras francesas y estadounidenses y los bolsillos de Saleh y sus compinches. Mientras tanto, el 40% de la población de Yemen vive con menos de 2 dólares al día. En 2011, mientras Saleh estaba en el proceso de tratar de hacerse presidente de por vida, la 'primavera árabe' estalló en Túnez y barrió el mundo árabe, incluyendo a Yemen. A lo largo de 2011 las protestas contra Saleh barrieron el país y fueron respondidas de la misma forma en que el gobierno británico respondió a protestas similares en la década de 1960 en el sur de Yemen. En marzo de 2011, por ejemplo, al menos 50 manifestantes fueron asesinados por francotiradores en la capital Saná.

En abril de 2011, Saleh aceptó renunciar, pero rápidamente se retractó, lo que llevó a más protestas y a un intento de asesinato. Al parecer, esto le convenció de que sería mejor renunciar y lo hizo el 4 de junio, pero no antes de nombrar a su vicepresidente Abd Rabbuh Mansur Hadi como su sucesor. No fue sino hasta diciembre 2011 que el poder real fue transferido.

Como se habrán dado cuenta por los acontecimientos recientes en Yemen, al presidente Hadi no le ha ido mucho mejor que a Saleh, eso es porque él, como Saleh, está controlado en gran medida por los gobiernos occidentales y sus corporaciones y los saudíes siempre vigilantes y paranoides. Los hutíes son un grupo fuerte de 100.000 musulmanes chiítas del norte de Yemen. Ellos toman su nombre de Hussein Badreddin al-Houthi que encabezó una rebelión contra el régimen de Saleh respaldado por Estados Unidos en 2004. Desde entonces, los hutíes y sus partidarios han hecho campaña y luchado por la eliminación de las administraciones al estilo Quisling en Yemen y durante la "primavera yemení" del 2011, ellos declararon un estado independiente en el norte.

ISIS y al-Qaeda: las fuerzas delegadas del Imperio

En agosto pasado, los hutíes comenzaron una serie de manifestaciones en la capital, Saná, contra el aumento de los precios del combustible en su nación rica en petróleo. Durante las protestas los hutíes lucharon con las fuerzas del gobierno y también contra "al-Qaeda en la Península Arábiga". Los de la AQAP son, por supuesto, mercenarios de Arabia Saudita haciéndose pasar por los terroristas más buscados del mundo.

Imagen

Hutíes inspeccionan las secuelas de un bombardeo de Arabia, cerca del aeropuerto de Saná.
El 21 de septiembre de 2014, los hutíes tomaron el control de Saná y obligaron al primer ministro a dimitir. El Presidente Hadi ofreció a los hutíes y a Congreso General del Pueblo (un partido político yemení que promueve el nacionalismo pan-árabe) un acuerdo para compartir el poder, pero ambos lo rechazaron basados en el hecho de que se trataba de un caso de "conozcan al nuevo jefe, igual que el anterior". Hadi se adelantó e hizo el juramento al nuevo gobierno el 9 de noviembre de todos modos.

En enero de este año, los hutíes se habían apoderado del palacio presidencial y la residencia privada de Hadi, lo que le obligó a huir al sur de Adén. Los hutíes tomaron entonces oficialmente el control del gobierno de Yemen el 6 de febrero, disolvieron el Parlamento y declararon a su Comité Revolucionario como la autoridad que actúe en Yemen. Cuando los aviones de la fuerza aérea yemení bombardearon el palacio de Hadi en Adén la semana pasada, él "se desvaneció" sólo para aparecer... ¡en Arabia Saudita, por supuesto!

Les va a ser muy difícil a los lectores encontrar informes de este incidente en los medios de comunicación occidentales. ¿Por qué? Porque si esta rebelión no es más que el trabajo de una pequeña "facción", ¿cómo explicar que parecen tener el apoyo de la dirección de la fuerza aérea de Yemen? Es evidente que la prensa occidental no nos está diciendo la verdad sobre la situación.

Durante este tiempo, los antiguos defensores de las corporaciones occidentales y destructores de la libertad y la democracia en todas partes ("al-Qaeda" "AQAP" "EI" "ISIS", etc., etc.), que habían declarado la guerra a los hutíes (naturalmente), decidieron bombardear dos mezquitas chiítas en Saná que estaban hasta los topes de hutíes. 142 personas murieron y al menos 350 resultaron heridas. Pueden ver la imagen. Cuando el eje de Arabia, Israel y Estados Unidos no pueden luchar abiertamente, usan a sus delegados, que también son "enemigos declarados" de Occidente, para hacer el trabajo por ellos. La ventaja de esta táctica es que el eje puede entonces justificar el bombardeo a su verdadero enemigo - los rebeldes hutíes - y a todas las demás personas de Yemen que realmente aman la libertad - con el pretexto de librar una "guerra contra el terror". ¡Fácil!

Imagen
Curiosamente, un portavoz del grupo Houthi acusó al presidente de Yemen, Hadi, de armar a los miembros de al-Qaeda en el este del país, con el fin de crear una nueva crisis de seguridad. En un discurso televisado, el 22 de marzo, el líder Houthi, Abdul Malik al-Houthi acusó a Estados Unidos e Israel de apoyar los ataques en las mezquitas. Él también culpó a los estados árabes regionales de financiar a grupos terroristas que operan dentro de Yemen. Ahora esos "estados árabes regionales" están ocupados en una "coalición" que está bombardeando posiciones Hutíes.

Si siguen a la prensa occidental reportando estos eventos, escucharán referencias repetidas a "al-Qaeda en la península Arábiga" y los temores de que ellos "inicien ataques contra Occidente". Obviamente, esto es pura mierda sin adulterar diseñada para justificar los ataques saudíes apoyados por Estados Unidos a los hutíes y los otros que quieran deshacerse de los EE.UU. o el régimen impuesto y corrupto de Arabia, y que quieran también una reestructuración de la sociedad yemení. Si no era ya evidente que se trata de un ataque estadounidense a Yemen por poder, ahora dicen que dos buques de guerra estadounidenses en el Golfo de Adén están "listos para responder en Yemen", con el apoyo logístico y de inteligencia de Estados Unidos y una "célula de planificación conjunta con Arabia Saudita" creada para coordinar esfuerzos con los saudíes. ¡Así es! ¡Ve por ellos Tío Sam! ¡Envía los misiles del crucero Tomahawk cargados de "libertad y democracia" para sacar a esos rebeldes que luchan por... bueno, la libertad y la democracia! (sólo que no la correcta).

La 'Sociedad Civil' llega a Yemen

Los que han leído mis artículos sobre Euromaidán del año pasado en Kiev, que condujo a un golpe de Estado, sabrán que diversos organismos de "ayuda" estadounidense jugaron un papel importante en la organización de esa particular "revolución". No debería ser ninguna sorpresa que las mismas agencias han estado trabajando duro en el Yemen desde hace varios años. Al parecer, el plan de respaldo (si bombardear a los hutíes no funciona) es dar marcha atrás mediante la creación de un movimiento de secesión en el sur de Yemen. USAID, por ejemplo, ha financiado un proyecto de 3.580.000 dólares, considerado como un "programa de deportes para jóvenes", denominado "Promoción de la Juventud para el Compromiso Cívico (PYCE) para capacitar a los jóvenes de Adén en PACA [formación de actividad política], primeros auxilios, defensa personal, fotografía, caligrafía [haciendo pancartas de protesta] y varios otros temas", que incluyen "habilidades de medios de comunicación." Todos los ingredientes necesarios para una buena "revolución popular" respaldada por Estados Unidos.

Tanto las monarquías árabes del Golfo como las potencias occidentales están decididas a aferrarse al sur de Yemen, tan importante estratégicamente. El único escenario en el que estarían dispuestos a permitir a los hutíes cierto nivel de independencia está en una pequeña parte del norte en el contexto de un sur separado, que permanecería bajo el control exclusivo de Occidente.

Imagen

La sociedad no-tan-Civil fue llevada a Ucrania el año pasado
Vale la pena señalar aquí, aunque sólo sea para añadir un ejemplo más de la larga lista, la hipocresía mostrada por las potencias occidentales. Cuando el ex presidente ucraniano Yanukovich fue derrocado y forzado a huir a Rusia el año pasado en un golpe de Estado violento apoyado por Occidente, fue etiquetado como corrupto e ilegítimo por los gobiernos occidentales. Sin embargo, cuando el presidente corrupto Hadi fue derrocado en un golpe de Estado apoyado por no estadounidenses en Yemen el mes pasado, y obligado a huir a la inimaginablemente corrupta Arabia Saudita, él sigue siendo el "presidente legítimo de Yemen" a los ojos de Occidente, y han dado el apoyo total a una campaña de atentados dirigida por Arabia Saudita contra las personas que lo derrocaron. La "doble moral" por sí sola no logra definir esto.

Pero la pregunta realmente importante aquí es: ¿es ésta "la grande"? 10 estados árabes, todos ellos ejecutando un papel importante en este juego de la "bomba de la democracia de Oriente Medio"; los saudíes están listos para enviar 150.000 tropas a Yemen, y Egipto está feliz de unirse a la refriega; Irán está apoyando a los hutíes; hay buques de guerra estadounidenses estacionados en Yemen; Rusia e Irán no sólo sugieren sino que "exigen" que el bombardeo se detenga; y todo sucede en un momento en el que un "acuerdo nuclear" de Estados Unidos con Irán supuestamente está a punto de emerger mientras que Israel se muerde las uñas para bombardear a Irán... ¿podría ser la chispa legendaria que encienda el "yesquero" en el que Occidente ha convertido deliberadamente al Medio Oriente, la cual ha sido largamente profetizada?
  1. Glen Balfour-Paul, The End of Empire in the Middle East, Cambridge 1991, p.67
  2. Joseph Kostiner, The Struggle for South Yemen, London 1984, p. 53
  3. John Newsinger, British Counter-Insurgency, Palgrave 2002, p. 117
  4. Stephen Harper, Last Sunset, London 1978, p. 85
  5. Tony Geraghty, Who Dares Wins, London 1992, p. 400-403
  6. David Ledger, Shifting Sands: British in South Arabia 1981, Peninsular
  7. Mark Curtis, Unpeople: Britain's Secret Human Rights Abuses: The covert war in Yemen, 1962-70
  8. ibid