Imagen
No ha cerrado los detalles, no hay nada firmado, pero Manuela Carmena ya cree que será investida alcaldesa de Madrid con el apoyo del PSOE de Antonio Miguel Carmona.

"Es todo cuesta abajo", "es fácil", aseguraba este lunes la flamante candidata de Ahora Madrid que ha logrado quedarse a sólo un concejal de Esperanza Aguirre, y que podrá gobernar gracias a los 9 concejales de Carmona, con el que asegura haber hablado únicamente para felicitarse por los resultados de las elecciones municipales de este domingo.

La que probablemente será la nueva alcaldesa de Madrid, feudo histórico del PP durante los últimos 24 años, tampoco puede explicar si Carmena entrará a formar parte de su gobierno, pero insiste en que durante la campaña quedó patente que ambas formaciones tienen el "objetivo común" de luchar contra la corrupción.

De hecho, Carmena ya ha comenzado a celebrar reuniones y este mismo lunes ha conversado con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Javier Vieira, y con el juez decano de la capital, Antonio Viejo, a los que ha trasladado su idea de "impulsar una oficina para parar los desahucios"."Me he quedado muy contenta, es una idea estupenda", aseguraba.
"Todavía no está constituido el Ayuntamiento, pero no podemos perder un momento", zanjaba.

Así se ha expresado este lunes la exmagistrada en el madrileño mirador de La Cornisa, donde ha acudido acompañada por sus 19 concejales, entre ellos varios activistas, dirigentes y militantes de base de Podemos, Equo o el sector de IU liderado por Mauricio Valiente, número cuatro en la lista con la que Carmena y los suyos han irrumpido en el Consistorio trastocando los esquemas de Esperanza Aguirre, su rival del PP.

Carmena todavía no ha conversado con la actual regidora en funciones, Ana Botella,pero asegura que deberá hacerlo pronto para coordinar el traspaso de poderes.
Imagen
© EFE/Juan Carlos Hidalgo
Manuela Carmena, posa junto a las 20 primeras personas de la lista de Ahora Madrid, en el Mirador de la Cornisa, en Madrid.
Tampoco ha hablado con Esperanza Aguirre, que ha logrado sólo un concejal más que la jueza pero no gobernará, y a la que quiere llamar este mismo martes para "charlar con ella". "No tenía a mano su teléfono", justificaba.

"Quizás Aguirre no está satisfecha de su comportamiento durante la campaña", ha apuntado la candidata, que durante estas últimas dos semanas ha aguantado varias reprimendas y ataques de la 'lideresa' demostrando que ambas tienen estilos muy distintos a la hora de hacer política.

Tras estas municipales Madrid y Barcelona quedan en manos de candidaturas de unidad popular que vienen a romper los esquemas de los partidos tradicionales.

Este lunes, Carmena ha prometido que tenderá puentes entre Madrid y Barcelona, que previsiblemente será gobernada por la ganadora de los comicios, Ada Colau (Barcelona en Comù). "Me siento muy cerca de Barcelona", "el catalán es un idioma que hay que querer", ha dicho la exmagistrada, en la línea de conciliación habitual.

En la noche del domingo, cuando Carmena subió al escenario de la Cuesta de Moyano para celebrar los veinte concejales logrados, prometió mantener ese estilo, la línea que han seguido hasta ahora, y hoy volvía a incidir en esa promesa."No vamos a gobernar sólo para los que han apostado por el cambio". "Vamos a seducir a los que no lo han hecho".