Hace poco escribimos sobre el "desfile de horrores" en Siria que fue atribuido a las fuerzas de Assad desde una misma fuente primaria: el 'Observatorio Sirio para los Derechos Humanos' (SOHR, por sus siglas en inglés), un "grupo de la oposición" dirigido por un "expatriado" sirio que vive en Coventry, Inglaterra. Desde ese entonces, RT ha seguido el rastro del elusivo "Rami Abdulrahman" y sus fantásticas afirmaciones sobre los acontecimientos en Siria:


Desde el momento en que Rusia lanzó ataques aéreos contra objetivos terroristas en Siria el 30 de septiembre, las palabras de Abdulrahman se repitieron una vez más como un hecho a través de los medios de comunicación occidentales, esta vez ofreciendo la afirmación de que la ola inicial de ataques aéreos rusos contra los sitios terroristas había matado a 36 civiles sirios. Los poderes de observación de Abdulrahman son tan astutos que él "confirmó" esas muertes de civiles antes de que los ataques aéreos siquiera hayan comenzado.

Lejos de estar "aislado de la comunidad internacional", como Obama afirmó en la ciudad de Nueva York el lunes, Putin llegó hoy a París para reunirse con el presidente francés, Hollande, y la canciller alemana, Merkel, aparentemente para discutir los próximos pasos para la paz en Ucrania, pero con la intervención de Rusia en Siria y el cambio sistémico en el equilibrio global del poder se intuye que probablemente esto será lo más importante en su orden del día.

El "EIIL" [Estado Islámico de Irak y el Levante - NdT], por su parte, ha reaccionado a los ataques aéreos mediante la publicación de un twit de advertencia "Muerte a Putin: Estamos llegando #pronto", con una imagen del Kremlin en llamas. Noten el logotipo en la parte superior izquierda: una vez más tenemos que agradecer al grupo de inteligencia privado de Estados Unidos e Israel, SITE, por "hablar en nombre de los terroristas"...
Imagen

Inventar crímenes de la nada, o peor aún, hacer que pasen crímenes cometidos por ellos mismos o sus títeres con el fin de engañar a las masas y vender las guerras, es un procedimiento operativo estándar en la política exterior de EEUU. En 1990, Bush padre pagó 10 millones de dólares a la mayor firma de relaciones públicas de los Estados Unidos, Hill & Knowlton, para iniciar una campaña mediática de tipo "Saddam Hussein es la encarnación del mal". De manera sumamente notoria, alistaron a la hija del embajador de Kuwait a comparecer ante un comité del Congreso de Estados Unidos, donde vertió lágrimas porque la "Guardia Republicana de Élite de Saddam lanzaba a bebés de las incubadoras", a pesar de que tal cosa no haya sucedido.
Imagen

La mentira.
Puede que la historia no se repita de manera exacta, pero en el caso de la "América moderna", está actualmente atrapada en "repetir", tocando la misma pista sádica una y otra vez. Como los medios de comunicación occidentales se revuelven para contrarrestar el cambio en la opinión de las masas domésticas detrás del apoyo a la intervención de Rusia en Siria, están ocupados refrotando viejos "crímenes" cometidos por el "régimen" de al-Assad, en la vana y fugaz esperanza de que al menos algo de la maldad que le atribuyeron a al-Assad se pueda pasar a Putin.

Un ejemplo de ello fue la "exposición" publicada en The Guardian de Londres ayer sobre una persona anónima llamada por el nombre de "César", que decía haber "desertado" de dicho "régimen" hacia Catar con miles de fotos de "víctimas de la tortura de Assad en centros de detención en Siria".

Catar, que ha invertido al menos 4 mil millones de dólares en la guerra contra Siria, y se comprometió a destinar otros 20 mil millones a la "reconstrucción" del país que ha aniquilando activamente, difícilmente pueda ser una parte desinteresada. Los Emires de Catar están empeñados en la eliminación de los al-Assad y en rehacer Siria a su propia imagen islámica monstruosa. Es por ello que, en la víspera de las conversaciones de paz de Siria en Ginebra en enero de 2014, el Estado medieval y antihumano de Catar encargó a una firma de la élite de abogados de Londres (Carter Ruck) preparar un "informe" brillante acerca de "la tortura y el asesinato a escala industrial de al-Assad".
Imagen
El bufete de abogados de Londres que contrataron, Carter-Ruck, es casi tan fiable como fuente "independiente", así como Tony Blair lo es como "enviado de paz". Curiosamente, Carter-Ruck fue instrumento para el lanzamiento de otra maniobra de propaganda contra Siria anteriormente (toda esa perorata estridente sobre "las armas químicas de destrucción masiva de Assad"). Como Joe Quinn señaló aquí, "Carter-Ruck tiene un largo prontuario de "defensa" de corporaciones e importantes clientes plagados de escándalos, contra "difamaciones" que después de todo resultaron no ser tan difamatorias."

A juzgar por el patrón en Siria hasta la fecha, es muy probable que estas "fotografías de tortura" muestren a víctimas totalmente diferentes, y que este "informe independiente" se cocinó con fines de propaganda; específicamente, para reforzar la percepción manufacturada de que Bashar al-Assad es "el nuevo Hitler", y así hacer el llamamiento para que él y su familia (y cientos de miles de sus compatriotas sirios) sean masacrados por la OTAN.

Es mucho más probable que las víctimas "descubiertas" por "César", como la mayoría de las demás que fueron presentadas al público occidental como víctimas de "régimen" de Assad, fueran torturadas y asesinadas por mercenarios "islámicos" extranjeros financiados en conjunto por Catar y Arabia Saudita (después de todo, en YouTube abundan miles de horas de pruebas de vídeos reales que los muestran haciendo tales cosas en Siria, Libia y otros países). Alternativamente, estas fotografías muestran víctimas de entre los cientos de miles de víctimas de la tortura, iraquíes y libios, bajo la ocupación/bombardeo estadounidense.

Imagen

Rebelde sirio radical (izquierda) y rebelde sirio moderado (derecha).
Si pensamos de nuevo en la histeria generada en 2012 por las imágenes de los niños asesinados en la "masacre de al-Houla" en Siria, mientras todavía era una "masacre de Assad", la historia se lanzó en todos los canales de propaganda, pero luego desapareció en un agujero de la memoria cuando se supo que las víctimas eran en realidad decenas de niños sirios de familias leales al gobierno sirio, disparados, apuñalados, y despedazados hasta la muerte por el "Ejército Sirio Libre" entrenado por la CIA y la asistencia directa de agentes estadounidenses.

Sí, esos mismos "moderados" contra quienes el ejército ruso está ahora lanzando ataques aéreos, y por lo que el Pentágono está muy molesto. Es necesario destacar que no existen "grupos terroristas moderados" en Siria. Esto no es más que una distinción utilizada en el discurso occidental, ya que permite a los cambiadores de régimen "mantener sus opciones abiertas" y las narrativas "dinámicas". Las mismas personas etiquetadas como "EIIL", un día pueden ser etiquetadas como "combatientes rebeldes" a continuación, y es imposible verificar quién es quién. Así que cuando el senador estadounidense John McCain se queja de que "los ataques aéreos rusos fueron en contra de los individuos y grupos que han sido financiados y entrenados por nuestra CIA", podemos, por una vez, creer en las palabras de este distinguido observador internacional.