Imagen
Rusia invadió Ucrania y anexó a Crimea. Rusia abatió el MH17. Rusia está planificando invadir los países bálticos. Rusia está detrás de la crisis de los refugiados sirios.Día tras día, los medios reproducen mentiras esquizoides sobre ese extraño reino de la irrealidad en el que existen los llamados "laboratorio de ideas" [think-tanks en inglés - NdE].

Su insistencia absoluta en que
todos adoptemos su postura paranoide antirrusa implica que en cuanto refutamos una serie de mentiras, otra nueva serie ya está puesta en circulación.

Una barbaridad como ésas hizo su aparición recientemente en Newsweek, [en el artículo] "Putin's Big Lie Turns Reality on Its Head" [La gran mentira de Putin invierte la realidad], escrito por Adrian Karatnycky y emitido por el Consejo Atlántico, una institución relacionada con el instituto de Brooking con un legado bañado en sangre a fuerza de hacer que el mundo sea seguro para la democracia hegemonía estadounidense.

El ucraniano señor Karatnycky es un "Colaborador Principal", después de una década como Presidente de Freedom House, un frente de la CIA que no es sino otro "laboratorio de ideas" que sirvió de instrumento para la "exportación de la democracia", evidentemente según los estándares estadounidenses.

El artículo de Karatnycky debuta así:
Cada verano, como parte de sus continuos esfuerzos por influenciar a sus jóvenes, los líderes del gobierno ruso y propagandistas acuden a un centro de conferencia en Klyazma River a unas 130 millas del noreste de Moscú para dirigir la Conferencia Educacional de la Juventud Rusa "Terra Scientia".

A pesar de su nombre excelso, la conferencia tiene poco que ver con la libre investigación. Durante turnos, por seis semanas, con unos 1000 participantes en cada uno de ellos, representando distintas esferas de emprendimientos, a los líderes jóvenes de Rusia más confiables políticamente se les presenta una corriente ininterrumpida de ideas, mensajes y puntos de discusiones a los que se recurrirá a lo largo del año en labores cívicas y educativas.
Imagen

El ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, participando con los jóvenes en la "Terra Scientia" en la Klyazma rusa, foro educativo para los jóvenes del pueblo Dvoriki, el 24 de agosto de 2015.
Sería interesante saber exactamente cómo el Sr. Karatnycky define "libre investigación". Dada la razón de ser del Consejo Atlántico, podríamos suponer que Karatnycky iguala "investigación libre" a subirse al barco de los mismos objetivos políticos y económicos de EEUU/OTAN, concretamente, el subterfugio económico, las "revolución de colores", incursiones militares de la OTAN, etc. Mientras uno está en la línea de todo esto, se puede decir que se encuentra en condición de llevar una "investigación libre".

De no ser así, podemos conjeturar que Karatnycky siente que los esfuerzos del gobierno ruso para fortalecer la nación deben de ser, por su misma naturaleza, algo inherentemente siniestro. La Conferencia de Educación de la Juventud Rusa 'Terra Scientia' no puede reducirse a un simple esfuerzo constructivo por parte del gobierno ruso para promocionar valores rusos entre la población rusa, sino que por defecto tiene que ser algo en contra de América.

Me sorprende que Karatnycky no hiciera mención a las prácticas de adoctrinamiento de la "juventud hitleriana". Quizás le haya parecido un recordatorio demasiado candente de la influencia que los nazis gozan en la actualidad en su país de origen, tales como los grupos del "Sector Derecho", quienes fueron potenciados mediante su ardua labor como "expertos eurasiáticos" en los círculos políticos de Washington.

Siguiendo con sus declaraciones:
"El 24 de agosto, le tocó el turno al Ministro del Exterior, Sergei Lavrov, de entretener a una amplia audiencia de estudiantes jóvenes y profesores de ciencias sociales. En sus observaciones incluyó el requisito de alabanzas patrióticas acerca de los logros del Presidente Vladimir Putin en los asuntos exteriores y de seguridad nacional."
¿"El requisito de alabanzas patrióticas"? Bueno, seguimos sin enterarnos. ¿Por qué Lavrov no debería de entretener a jóvenes estudiantes y profesores acerca de los logros del Presidente Vladimir Putin en cuestiones de asuntos exteriores y seguridad nacional? ¿Además de otras áreas?

Para empezar, el liderazgo de Putin anunció un cambio de grandes proporciones en su país después de los años de Boris Yeltsin, y décadas de pésima administración soviética, sin mencionar todo tipo de intromisión por los EE.UU. que dejaron a Rusia al borde de la ruina.

Desde el principio de sus casi quince años como líder, Putin y su equipo se han dedicado en cuerpo y alma a la corrección y reparación de una increíble corrupción masiva y negligencia sistémica. Resumiendo, es probable que el Presidente ruso no solo se haya quedado sin colegas de entre los líderes mundiales, sino que sigue oponiéndose al subterfugio respaldado por Occidente con el fin de otorgarle a Rusia y otros países, hartos de la influencia occidental, una oportunidad para luchar por no sumergirse con el barco en curso de naufragio, como lo es el de la "civilización" occidental ponerizada.

Cuando a personas como el Sr. Karatnycky, (cuya carrera se basa en desgarrar países como Rusia), les llegan noticias de los éxitos del Presidente Putin, de inmediato se sienten "provocados" de forma inconsciente. Pero teniendo en cuenta lo limosos que son y el humo que venden con sus paramoralismos, airean su rabia infantil utilizando todo tipo de indirectas insidiosas. Adrian Karatnycky no solo cabildeó a tiempo completo para acercar a países ex-soviéticos hacia la esfera de influencia de Washington, sino que tiene un interés financiero en que Ucrania salga victoriosa, en términos occidentales.
"Lavrov declaró alegremente que Putin era "el líder más popular del mundo" y que muchas encuestas públicas respaldaban su aseveración. Desgraciadamente, parece que Lavrov ignoraba que de acuerdo al estudio del Centro de Investigación Pew, publicado el 5 de agosto, la credibilidad de Putin puntuaba un promedio dentro de la clasificación del 24% y que era visto negativamente por toda Europa, Norteamérica, Latinoamérica y Oriente Medio".
Imagen

Nedelya.ua organizó una encuesta...
Las encuestas tienen su gracia. Pueden ser sesgadas e modificadas para crear todo tipo de impresiones. Pero resulta interesante cuando una de ellas, normalmente insignificante, parece convertirse en una mentira de las más "respetadas", como las de la Investigación Pew. A lo mejor, el Sr. Karatnycky y sus estúpidos asociados del Consejo Atlántico desconocían la encuesta hecha en Ucrania - sí, Ucrania - donde sus líderes actuales arrojaron vitriolo antirruso con la misma frecuencia que ingerían el "pollo Kiev" (según tengo entendido, cada viernes). Esta encuesta fue dirigida por un sitio web patriótico de derecha (Nedelya.ua), que tenía por pregunta de encuesta: ¿En qué político confiaría como gobernador de su país?

De los 41.664 votos, tan solo el 1% fue a favor de su presidente Petro Poroshenko. ¡Sin embargo, Putin emergió con un sorprendente 84%! Una vez más, esto ocurría en Ucrania; el país que supuestamente está siendo invadido por Rusia, según nos cuentan prácticamente cada semana. (A propósito, Obama también arrojó una votación del 1%, ni más ni menos). ¿Qué tal eso en cuanto a la popularidad y el gusto por la verdad?
"Lavrov tampoco informó a su audiencia de jóvenes líderes que desde que Rusia tomó el control de Crimea -una violación de la ley internacional- y emprendió su guerra clandestina contra Ucrania, actualmente la gente alrededor del mundo desconfía de Rusia de manera abrumadora."
Suponiendo que con "gente alrededor del mundo" el autor se refería a la mente imperialista americana y sus chantajeados y corruptos lacayos internacionales, entonces sí, me imagino que la "desconfianza" hacia Rusia es un hecho. Una encuesta internacional englobando a más de 68 países conducida por Gallup en 2014 muestra que a nivel mundial la gente suele mostrar una desconfianza abrumadora hacia EE.UU., que fue votado como tres veces más peligroso que el siguiente país de la lista.

En cuanto a los hechos que se refieren al referéndum de Crimea, solo sugeriría que el autor abriese una lata de cerveza Schlitz y que mirase este documental, el cual refuta casi todas las afirmaciones hechas por los medios de comunicación occidentales sobre la decisión de Crimea de unirse a la Federación Rusa. Tan sencillo como eso, Karatnycky.

Pero no lo hará. Cualquier indicio que sugiera que Crimea ejerció una elección auténtica y soberana para volver a unirse a Rusia después de que EE.UU. trabajara con tanto empeño y despilfarrara tantísimo dinero en la colocación de sus lacayos al poder en Kiev, solo para constatar como una de las regiones más preciadas de Ucrania eligiera no formar parte de la nueva configuración, colapsaría a este colega ucraniano del Consejo Atlántico.
"Pero el tema central de la presentación de Lavrov fue su declaración de que Occidente estaba en declive y que los esfuerzos de EE.UU. y Europa "para preservar artificialmente... el dominio están resultando en un caos internacional." La afirmación del declive occidental pareció tener poco peso en ese día particular, que fue cuando el índice del Compuesto de Shanghai marcó una caída del 7,6%, contribuyendo a un declive del 42% desde junio".
Imagen

Sólo con que esta portada satírica del WSJ hubiera sido publicada como verdadera, la agresión de EE.UU. hubiera sido mejor vista como el problema catastrófico que realmente es.
¿Una caída de la bolsa de Shanghai refuta en cierta manera la veracidad de la afirmación de Lavrov? ¿Tenemos que inferir que una de las mayores economías mundiales como lo es China, aun en medio de tiempos difíciles sin lugar a duda, tenga comparación alguna con el desastre titánico de la economía americana?
"A Lavrov tampoco le disuadieron palabras como declives abismales en la economía de los demás países del BRIC (Brasil, India, China y Sudáfrica), ni tampoco el colapso de los precios de bienes, incluido el gas y el petróleo - el respaldo de la economía rusa. A su vez este colapso ha precipitado la caída del valor del rublo a 71 por dólar, el más bajo del año hasta la fecha.

Podría ser que Occidente estuviera en declive, pero a Lavrov se le pasó inadvertido que la economía rusa estaba en caída libre y que el Fondo Monetario Internacional advierte - excepto pérdidas en precios del petróleo de menor calidad y del gas- que Rusia se enfrenta a la pérdida del 9% de su producto doméstico bruto en respuesta a las sanciones impuestas por Occidente."
Los fundamentos de la economía rusa, a pesar de sus límites, se basan principalmente en la exportación de recursos naturales y de ahí su fiabilidad, pero no se puede decir lo mismo de la economía de los EE.UU., ya que se basan en la explotación de los recursos de otras naciones, razón por la que viven muy por encima de sus posibilidades, hasta tambalearse al borde del mismo precipicio. Tanto es así que el Consejo de la Reserva Federal desistió de subir las tasas de interés debido al temor de sus accionistas en Wall Street en cuanto a las repercusiones que pudiera ocasionarle a la montaña de deudas de los EE.UU. Solo están "en declive" aquellas personas que se ven expuestas a la flagrante quiebra bancaria de la economía de EE.UU. y deudas monetarias de Wall Street.
"Sin embargo la construcción del sueño de Lavrov queda francamente inacabada. Como representante de un país que acababa de anunciar algo parecido a un veto sobre todas las exportaciones agrícolas ucranianas en 2016, que ha desplegado unidades armadas suyas en combate sobre suelo ucraniano, que ha enviado hasta 30.000 combatientes para guerrear con Ucrania, y que ha suministrado cientos de tanques y piezas de artillería en apoyo a los separatistas para ayudarles a organizarse, Lavrov declaró a la asamblea de jóvenes líderes que Rusia "se oponía a usar el lenguaje de la fuerza y sanciones".
Imagen

Brutalidad apoyada por EE.UU. e inflingida a los civiles de Nueva Rusia
Día, tras día, tras día se ha demostrado hasta la saciedad que con excepción de los individuos rusos independientes encontrándose en el Este de Ucrania por voluntad propia, ningún soldado ruso fue enviado jamás a Ucrania para "librar la guerra". Karatnycky no se molesta en enlazar alguna prueba en su afirmación de "30.000 combatientes rusos en Ucrania" porque no las hubo. Lo que ocurre en realidad es la sempiterna humillación que los EE.UU. y sus títeres psicopáticos imponen a la gente de las Repúblicas de Donetsk y Lugansk, quienes declaran sin ambigüedad que no quieren vivir bajo la mano fascista de un régimen violento y totalitario controlado desde Washington.
"Desgraciadamente Terra Scientia no es lugar para el estudio y la reflexión. Parece que virtualmente no hay lugares tales en la Rusia oficial. El conocimiento y las discusiones abiertas que vierten sobre problemas serios han sido sustituidos no tan solo por sofistería, sino que también por la tan cacareada tradición de la Gran Mentira, una técnica muy admirada por Putin, quien profesó a rabinos en estado de shock su admiración por la efectividad del propagandista nazi Joseph Goebbels."
Quizás sea este el punto más pusilánime y manipulativo llevado a cabo por la diatriba antirrusa y anti Putin de Karatnycky. Primero, ¿el autor estimaría tan poco a sus lectores como para no considerar la posibilidad de que pudiesen consultar el enlace con un clic, leer el artículo y comprobar de lo que se trataba en realidad, su contexto y el motivo que indujo a que Putin dijera que, desde luego, Goebbels tenía "talento"? Lo que no se menciona en el pasaje de arriba es que Putin tuvo una reunión con los líderes de la comunidad religiosa judía de Israel y Europa, quienes reconocían el trabajo de Putin en su lucha contra el resurgimiento de la ideología nazi en el mundo, particularmente en Ucrania. A continuación, el pasaje que el autor distorsionó con tamaña gravedad:
"Quiero expresar mi agradecimiento a la comunidad judía y sus organizaciones no gubernamentales que son tanto activas como valientes; lo vemos en el mundo actual de que manera se emprende una lucha sin concesiones en contra de toda manifestación ideológica nazi y cualquier intento de reavivarla," dijo Putin.
Imagen
Putin se pronunció también en contra de los que niegan el holocausto, llamándolos "no solo estúpidos, sino sinvergüenzas también". Añadió: "Desafortunadamente, hace unos 70 años, esta desvergüenza solía lograr sus propósitos. Después de todo, [Joseph] Goebbels había dicho, 'Cuanto más inverosímil la mentira, más rápido la creen las personas.' Y funcionaba; era un hombre de talento," dijo Putin refiriéndose al jefe de la propaganda alemana nazi.
Queda perfectamente claro en la declaración de Putin que se refería a la capacidad poderosa y destructiva de mentirosos como Goebbels. Como él mismo fue víctima de ciertas mentiras muy destructivas, tendría que darse por enterado. En qué pensaría Karatnycky al tergiversar la declaración de Putin para que significara que estaba expresando su admiración por el concepto de la "Gran Mentira", y su proponente Joseph Goebbels. Esto va más allá de lo imaginable - a no ser que uno considere que el mismísimo Karatnycky estaba tratando de perpetrar la Gran Mentira sobre Putin para luego ir promocionando entre occidentales la mentira patética e infantil de que Putin es un "Hombre Malvado".

Segundo, The Times of Israel [Los Tiempos de Israel - NdT] acertaron el tenor de la afirmación de Putin cuando lanzaron el titular: "Putin, exponiendo a mentirosos sinvergüenzas, tratando amargamente a Goebbels de 'hombre de talento'". Así que uno se pregunta, ¿qué es lo que permite a Karatnycky - y aquellos que comparten su evidente patología - distorsionar hasta tal punto la verdad, a pesar de la carencia absoluta de base en la realidad? Desde luego, estamos ante algo muy revelador e increíblemente irónico. Ciertas publicaciones mediante órganos del imperio como el mismo Consejo Atlántico están siguiendo la técnica de Goebbels. Si hay algo de "admiración", ésta es de su parte, siendo la imitación la forma más sincera de adulación.

Imagen

"La gran mentira"
En términos psicológicos, todo se reduce a la proyección: lo que existe dentro de uno se exterioriza o proyecta sobre los demás. Este fenómeno es particularmente virulento entre aquellos que se benefician del vilipendio y la demonización de otra persona o grupo. Por supuesto que a estas alturas todo el mundo sabe que Joseph Goebbels era un nazi y propagandista extraordinario. "Escribió el libro", según cuentan, y es un parangón histórico renombrado de la malevolencia motivada y facilitada por la política. Le resulta asquerosamente sencillo a Karatnycky redactar este insípido artículo asumiendo que sus lectores respondan emocionalmente a sus sugestiones patológicas y sin hacer uso de sus facultades reflexivas.

Lo que estamos presenciando aquí no dista mucho de las películas de propaganda nazi con sus despliegues de tiros y judíos desaliñados con balas o ratas persiguiéndoles por ahí. Con Karatnycky y su marco abarcando el globo proamericano, los propagandistas prooccidentales ejemplifican la técnica de la Gran Mentira en acción hoy en día. Sus alusiones cínicas en cuanto a la carga emocional del holocausto para poder proyectar sus propias tendencias genocidas sobre el presidente de Rusia son vilmente irónicas. ¿Saben deletrear p s i c o p á t i c o ?
"Durante varios años, los eruditos rusos han documentado la aceleración del país en su huida de la realidad. Mientras que el uso de tal propaganda para las masas apenas causa sorpresa, lo que sorprende es el escaso intercambio de información auténtica entre la élite rusa. Por consiguiente, cada vez hay menos oportunidad para abordar los asuntos de Estado y los verdaderos retos a los que Rusia tiene que enfrentarse.

Dado el mundo de ensueño construido por el Kremlin, al pueblo ruso le espera un duro despertar. Cuando llegue el momento, es muy probable que las consecuencias sean dramáticas para la estabilidad del régimen autoritario que Putin ha construido, y al que Lavrov sirve de forma tan leal y sin crítica alguna."
En realidad, es el mismo hecho que los "auténticos retos confrontando a Rusia" están siendo gestionados acertadamente, lo que provoca que gente como Karatnycky intente minar, subvertir y destrozar la independencia de Rusia. Son los Karatnyckys de este mundo a quienes les espera un despertar bien duro, y poco falta ya.

Los rusos ya han aprendido sus lecciones sobre "capitalismo del mercado libre", el "neoliberalismo", el intervencionismo, las falsas banderas, las "revolución de colores", la quinta columna, la coerción económica y el terrorismo patrocinado por el Estado. El que su análisis y decisiones estratégicas se basen en la realidad objetiva, y no en la "creación de realidad", es lo que los convierte en una amenaza tan seria para el status quo impuesto por Occidente. Y esta es la razón por la cual nos topamos con artículos como éste, totalmente divorciados de la realidad, a pesar de proliferar como armas de engaño de masas que se introducen en las mentes de occidentales crédulos a través de los pérfidos y pusilánimes medios de comunicación occidentales.